Vinajeras para celebración: jarras pequeñas con un contenido precioso

Vinajeras para celebración: jarras pequeñas con un contenido precioso

¿Para qué sirven las vinajeras para celebración? Descubrimos la historia y el uso de dos pequeños y preciosos accesorios para la liturgia, indispensables para la celebración eucarística.

Con la definición de vinajeras para celebración, o vinajeras para liturgia, nos referimos a los dos pequeños vasos sagrados que contienen el vino y el agua que se usan durante la celebración eucarística. Por lo general, la vinajera para el vino está hecha de vidrio, y siempre es la más grande, la del agua es más pequeña, están hechas de vidrio transparente para que su contenido sea evidente de inmediato. En la antigüedad, cuando no estaban hechas de vidrio, solían estar marcadas con un elemento distintivo, como una perla para la vinajera destinada al agua y un granate para esa destinada al vino.

Por lo general, las vinajeras para litúrgicas son preparadas por el diácono o por el monaguillo antes de la Misa, junto con los otros accesorios sagrados, en una mesa, para que puedan recuperarse fácilmente en el momento apropiado. Por lo general, se colocan en una bandeja y junto a ellas se dobla el manutergio, el paño pequeño para secar las manos.

El diácono o el monaguillo llevarán las vinajeras de la mesa al altar en el momento del Ofertorio, según lo prescrito por los Principios y Normas para el uso del Misal Romano, junto con el pan, el cáliz, el copón y todos los demás accesorios necesarios para la liturgia.

Pero, ¿por qué el sacerdote mezcla agua y vino al momento de las ofrendas?

Una vez que las vinajeras para celebración se han llevado al altar, el sacerdote vierte unas gotas de agua en la copa de vino. La costumbre de mezclar vino con agua se remonta a los orígenes de las ceremonias cristianas, cuando se usaba un vino muy alcohólico, lo que hacía necesario mezclarlo con agua. Más allá de los propósitos prácticos, este gesto de mezclar agua y vino contenidos en las vinajeras para liturgia se convirtió en objeto de especulaciones teológicas. Mientras tanto, existe la referencia del Evangelio (Jn 19,34) de agua y sangre que fluyen juntas desde el costado de Cristo herido por la lanza de Longino. En general, entonces, el agua identificaba la naturaleza humana, el vino la divina. Clemente de Alejandría en el siglo II d.C. reconocía en el agua combinada con el vino la salvación que la sangre de Cristo trae a todos los que confían en Él, mientras que Cipriano y los agnósticos en el siglo III d.C. argumentaban que el vino mezclado con agua recordaba la figura de Cristo que, ‘mezclándose’ con los fieles, reunía sus pecados sobre sí mismo, creando un vínculo indisoluble e inseparable, así como el que hay entre agua y vino una vez que se mezclan. En el Misal Romano, cuando el sacerdote vierte agua en el cáliz, dice estas palabras: “El agua unida al vino sea signo de nuestra participación en la vida divina de Quien ha querido compartir nuestra condición humana”. Entonces podemos leer en la mezcla de agua y vino una referencia clara a la encarnación de Cristo, a Su doble naturaleza divina y humana que se revela.

El agua en la vinajera no debe absolutamente usarse para otros fines, como lavarse las manos. Para la purificación de las manos del sacerdote, así como de los vasos sagrados, se utilizará el agua de una jarra. Las vinajeras para litúrgica deben limpiarse con frecuencia y su contenido debe reemplazarse con una cierta frecuencia, sobre todo para evitar que el vino se agrie.

Historia de las vinajeras litúrgicas

La palabra vinajera proviene del latín ampŭlla (diminutivo de amphŏra, que significa “ánfora”) que significa “ánfora pequeña“.

Las vinajeras para la celebración fueron adoptadas por ceremoniales católicos solamente desde el siglo XI. Anteriormente, y desde los orígenes del Cristianismo, cada miembro de los fieles llevaba consigo el vino para la misa en recipientes llamados amulae. El sacerdote o el diácono vertían el contenido de las amulae en el cáliz, donde todos luego habrían bebido, mezclándolo con agua o recogiéndolo en un recipiente más grande, el hama, y luego devolvían el recipiente al propietario. El vino así recogido se usaba para la consagración y luego se distribuía a los pobres de la comunidad. El agua que se mezclaba con el vino estaba contenida en los llamados fons.

El Sínodo de Wurzburgo en 1298 estableció que las vinajeras para celebración fueran hechas de vidrio, peltre, oro y plata, mientras que no había indicaciones específicas en cuanto a la forma que deberían tener, siempre y cuando fueran pequeñas. Sin embargo, podemos distinguir tres tipologías principales de formas:

  • en forma de garrafa, con un cuello largo cuyo borde superior se abre para formar un pequeño vertedor puntiagudo, y sin asa;
  • en forma de jarra, con un cuerpo abultado que descansa sobre el pie, cuello largo con vertedor pitorro o alargado en forma de S, y asa de voluta;
  • en forma de caña, generalmente sin pie, con el borde superior con pitorro y asa.

A menudo, las vinajeras para celebración están adornadas con motivos decorativos, en particular cepas de vid y racimos de uvas.

¡Mira la galería!

Vinajeras agua y vino Molina cristal y acero
Vinajeras agua y vino Molina cristal y acero. Vinajeras para celebración realizadas por la famosa empresa española Molina y hace parte de la preciosa colección 'Artimetal'. Este objeto litúrgico es hecho siguiendo técnicas artesanales y es un producto de primera calidad, una verdadera obra de arte.
Compra Ahora
Viñajeras latón agua y vino
Viñajeras para la celebración agua y vino con uva y ángeles en latón
Compra Ahora
Vinajeras ánfora cerámica
Vinajeras de cerámica artística con platito decorado con espiga, ambos realizados y pintados a mano. Están disponibles en dos versiones: terracota antigua y perla con aplicaciones doradas en tercer fuego, y en tres colores decorados, cuero, azul y beige.
Compra Ahora
Vinajeras celebración Molina acero inoxidable
Vinajeras celebración Molina acero inoxidable. Vinajeras para celebración realizadas por la famosa empresa española Molina y hace parte de la preciosa colección 'Artimetal'. Este artículo litúrgico es hecho siguiendo técnicas artesanales y es un producto de primera calidad, una verdadera obra de arte.
Compra Ahora

Los monaguillos

Los monaguillos a cargo del servicio del altar son en particular los Maestros de Ceremonias. Se les asigna la tarea de llevar los accesorios sagrados al altar, durante el Ofertorio, y ponerlos de nuevo en su lugar después de la Comunión.

Los roles de los Monaguillos
Los roles de los Monaguillos

¿Pero quiénes son los monaguillos? Como profundizamos en un artículo anterior, son los ministrantes, los muchachos que ayudan al sacerdote durante la misa. Deben su nombre al verbo latino “ministrare”, que significa servir, y son reconocidos por la Constitución Conciliar como parte integral del ministerio litúrgico. Los ministrantes Maestros de Ceremonias llevan de la sacristía al altar, en orden, el cáliz completo con corporal (la tela cuadrada que cubre el cáliz y que luego se extiende en el altar durante el ofertorio), y los servicios de mesa como el purificador (la pequeña tela utilizada por el sacerdote para secar los labios después de beber y limpiar el cáliz y la patena), la patena (el plato que contiene la hostia) y luego las vinajeras de vino y agua. Además, preparan el agua y el purificador con el que el celebrante deberá lavarse las manos.

El agua bendita

En muchos artículos hemos reiterado la importancia del agua en la religión cristiana. No sólo el agua bendita, que renueva cada día el valor de nuestro Bautismo y promueve un contacto directo con Jesús. Debemos considerar que el agua es el elemento que determina la vida por excelencia, porque sin ella los hombres no podrían vivir. Además, tiene el poder de purificar, lavar la suciedad del cuerpo, pero, en un sentido espiritual, también del alma, limpiándola de todos los pecados, en primer lugar el pecado original que se cancela gracias al agua de la pila bautismal. ¡No es de extrañar que sea tan importante y valiosa!