La historia de Santa Rosalía, patrona de Palermo

La historia de Santa Rosalía, patrona de Palermo

Santa Rosalía, patrona de Palermo, se celebra el 4 de septiembre. Conocemos mejor a esta querida santa que venció la peste y salvó su ciudad.

Todavía hoy en día, en Palermo y en otras ciudades de Sicilia, se celebra la memoria de Santa Rosalía, y no sólo en el día de su muerte, que tuvo lugar el 4 de septiembre de 1170 en la cueva del Monte Pellegrino, donde la Santa vivió en paz y soledad como ermitaña. Los palermitanos celebran Santa Rosalía, a la que cariñosamente llaman Santuzza, con una celebración especial: u fistinu (la fiesta), que tiene lugar del 11 al 15 de julio y que celebra el fin de la pestilencia en 1625 por parte de la Santa.

Pero ¿quién era Santa Rosalía y por qué sigue siendo tan querida en Sicilia?

Historia de la santa

Santa Rosalía es ante todo un personaje histórico, una joven mujer que vivió en el siglo XII, en la Sicilia dominada por los Altavilla, una de las familias de origen normando más importantes de la época. Rosalía nació en 1130 y murió joven, en 1170. Su nacimiento, así como su corta vida, están envueltos en un halo legendario, fruto de la devoción popular nacida cuando la joven santa todavía estaba viva. Más allá de los testimonios populares y las historias que han surgido en torno a su figura, sabemos que Rosalía Sinibaldi nació en una de las familias más importantes de su tiempo. Su padre era el Conde Sinibaldo Sinibaldi, señor de Quisquina, descendiente de Carlomagno; su madre, María Guiscardi, estaba vinculada a la corte normanda de Roger II. En esa misma corte, Rosalía vivió su infancia y adolescencia, convirtiéndose en una de las damas de honor de la reina Sibila. Cuenta la leyenda que antes del nacimiento de Rosalía a Roger II de Sicilia y su primera esposa Elvira les apareció una figura misteriosa que les informó del nacimiento de la niña, llamándola “una rosa sin espinas”. De ahí el nombre elegido para ella, Rosalía, que combina los términos latinos rosa y lilium, “rosa” y “lirio”.

diferencia entre Veneracion Devocion y Adoracion

Te puede interesar:

¿Cuál es la diferencia entre Veneración, Devoción y Adoración?
La veneración, en el ámbito religioso, es el acto de honrar a Dios, la Virgen, un Santo, un ángel, o un objeto sagrado, como una reliquia.

Prometida en matrimonio con Balduino, uno de los caballeros más fieles de Roger, en la víspera de la boda Rosalía vio el rostro de Jesús en el espejo en el que se contemplaba a sí misma. Luego se cortó las trenzas y tras comunicar su decisión a la familia, la corte y el prometido, abandonó el palacio y se dirigió al monasterio del Santísimo Salvador en Palermo, donde vivía una comunidad de monjes que se inspiraban en la regla de San Basilio. Posteriormente, para escapar de las constantes visitas de sus padres y Baldovino, quienes no se resignaban a haberla perdido, Rosalía se trasladó a una cueva cerca de Santo Stefano Quisquina, en los terrenos de su padre, donde vivió durante doce años como ermitaña. En otra cueva, la del Monte Pellegrino, en Palermo, donde la chica se había refugiado por invitación de la reina Margarita de Navarra, Santa Rosalía resbaló suavemente del sueño a la muerte.

En 1624, Palermo fue golpeada por una terrible epidemia de peste negra, traída a la isla por un bergantín de Túnez cargado de víctimas de la peste. Giannettino Doria, obispo de Palermo, trató por todos los medios de llevar ayuda y consuelo a la gente de la isla, pero el santo parecía impotente ante la calamidad. Hasta que apareció Santa Rosalía cerca de la cueva del Monte Pellegrino.

La primera en verla fue Girolama La Gattuta, una bordadora de Ciminna, municipio del área metropolitana de Palermo, enferma de fiebre maligna en el Hospital Grande de Palermo. Un día la enferma vio a una monja vestida de blanco seguida por un rastro de relámpagos. La tocó y sanó milagrosamente. La monja era Santa Rosalía, quien le pidió a la mujer que fuera al Monte Pellegrino, donde entre tanto se había erigido un altar de piedra dedicado a ella, pero Girolama no lo hizo y volvió a enfermarse. Al final, subió a la cueva el día de Pentecostés, con su esposo Benedetto Lo Gattuto y dos amigos. Aquí bebió el agua clara que brotaba de las paredes rocosas de una cueva y se recuperó milagrosamente. Girolama volvió a ver a la Santa que le reveló dónde estaban sus restos mortales. Se advirtió al obispo Giannettino Doria y los restos de la Santa fueron recuperados bajo una gran losa de mármol y calcarenita. Los huesos eran muy blancos, incrustados en la calcarenita y desprendían un intenso olor a flores. Fueron llevados al Palacio Arzobispal para examinarse.

los santos contra la enfermedad

Te puede interesar:

Santos Sanadores a los que recurrir contra las enfermedades
El hombre siempre ha pedido ayuda y consuelo a Dios en caso de enfermedades graves. Pero hay santos sanadores de patologías.

Al año siguiente, en febrero de 1625, Santa Rosalía apareció de nuevo en el Monte Pellegrino a Vincenzo Bonello (o Bonelli), un fabricante de jabón de Monte di Pietà, a punto de quitarse la vida después de ver morir de peste a su joven esposa. La santa detuvo el gesto loco y le dijo al hombre que la peste habría terminado si sus restos hubieran sido llevados en solemne procesión por Palermo, cantando el “Te Deum Laudamus”. Vincenzo le contó a su confesor sobre esa aparición, luego se enfermó de peste y murió.
El 9 de junio de 1625 tuvo lugar la procesión como había solicitado Santa Rosalía, con el arzobispo de Palermo Giannettino Doria a la cabeza, seguido por todo el clero y las personalidades políticas de la ciudad. Las reliquias de la santa fueron llevadas en procesión al son de las notas del “Te Deum Laudamus”. La epidemia se detuvo y la gente comenzó a sanar. Por tanto, Santa Rosalía puede considerarse con razón una de las santas a invocar en caso de epidemias y enfermedades.

El Festino de Santa Rosalía

Es precisamente para conmemorar el paso de las reliquias de Santa Rosalía a través de Palermo y el consecuente fin de la pestilencia que el llamado Festino de Santa Rosalía se celebra cada año del 11 al 15 de julio. 

Inicialmente se trataba de una gran procesión en la que participaban varias carrozas, pertenecientes a las distintas cofradías de la ciudad. Incluso hoy en día la tradición de las cofradías sigue viva en el Festino. Una de las cofradías más antiguas y famosas es la Confraternita di Santa Rosalia dei Sacchi, formada por barberos y zapateros desde 1635 y dedicada al culto de la Santuzza. Cuatro hombres pertenecientes a esta cofradía se encargaban de transportar el cuadro de la Santa que se conserva en la Chiesa del Gesù o Casa Professa. Sesenta y dos pertenecientes a la Pia Congregazione di Maria SS. Annunziata, de la categoría de Fabricadores – luego sustituidos por los Albañiles – en su lugar llevaban la gran urna de plata que contiene las reliquias sagradas de Santa Rosalía, realizada en 1631 por los plateros de Palermo utilizando 412 kg. de plata pura.

En 1686, una única carroza triunfal grande reemplazó a las carrozas pequeñas. Reconstruida varias veces, muchos arquitectos famosos de Palermo la enriquecieron con detalles escenográficos. En 1701 Paolo Amato le dio la forma de un navío de línea, que aún hoy mantiene. En 1924 se construyó una carroza fija con torre central de 25 metros de altura, para los trescientos años del descubrimiento de los restos de la Santuzza. Pero prácticamente todos los años se fabrica una nueva carroza. Sobre la carroza hay una estatua de la Santa adornada con rosas, que también se renueva cada año. Para acompañarla, en procesión, un cortejo histórico con trajes del siglo XVII.

santa rosalia de palermo
El carro de Santa Rosalía frente a la catedral de Palermo

En la noche del 14 de julio, la gran procesión comienza desde la Catedral y avanza a lo largo del antiguo eje del Cassaro, la calle más antigua de Palermo (ahora Via Vittorio Emanuele), hasta el mar. El itinerario, que también atraviesa Porta Felice, quiere simbolizar el paso de la muerte (la peste) a la vida (el mar, que se iluminará con fuegos artificiales).
Música, cantos y sugerentes coreografías acompañan la carroza triunfal. El Alcalde coloca una corona de flores al pie de la estatua de Santa Rosalía en los Quattro Canti, la plaza octogonal en la intersección de los dos ejes principales de Palermo: Via Maqueda y Cassaro. Luego, la procesión continúa hacia el puerto para el gran espectáculo de fuegos artificiales.

Como muchas otras fiestas patronales de Italia, el Festino de Santa Rosalía atrae anualmente a decenas de miles de turistas y fieles, que acuden en masa para seguir la procesión del Carro della Santuzza y degustar los platos de la tradición popular de Palermo: pasta con sardinas (pasta chî sardi), caracoles hervidos con ajo y perejil (babbaluci), pizza siciliana (‘u sfinciuni), pulpo hervido (‘u purpu), garbanzo y semillas de calabaza (‘u scacciu), mazorca de maíz hervida (pullanca) y sandía (‘u muluni).

Significado del nombre Rosalía

Como hemos mencionado, el nombre Rosalía proviene de la unión de dos nombres de flores en latín: la rosa, símbolo de la realeza, y el lilium, el lirio, símbolo de pureza.

Rosalía habría sido originalmente una fiesta pagana dedicada a las flores, uno de las cuatro solennia sacrificia dedicadas a los muertos. Además de la fiesta de Rosalía recordamos: Parentalia, Violaria y el cumpleaños del difunto. La fiesta tenía lugar en conjunto con el período de floración de las rosas, por lo tanto, entre mayo y junio.

Pero otra tradición quiere leer en este nombre una etimología germánica, de hroth (“gloria”, “fama”) o hros (“caballo”). De hecho, el nombre fue llevado a Sicilia por los Normandos. También podría ser una adaptación del antiguo francés Roscelin, que significa ‘escudo glorioso’.

El culto a Santa Rosalía, siempre representada con sus dos símbolos, la corona de rosas y el lirio, ha contribuido en gran medida a la difusión y fortuna del nombre.