Fiesta de Santa Águeda en Catania entre fe, tradición y folclore

Fiesta de Santa Águeda en Catania entre fe, tradición y folclore

La fiesta de Santa Águeda en Catania, con procesiones, trajes típicos y las famosas candelore, es un gran evento para muchos devotos. ¿De qué se trata?

La fiesta de Santa Águeda en Catania es uno de los eventos religiosos más importantes de Italia. La Santa es recordada con procesiones acompañadas de trajes y elementos tradicionales. Basta pensar que, en los días de la fiesta de Santa Águeda se reúnen más de un millón de personas entre turistas, ciudadanos y fieles. Aunque este año no puede ser así, la fama y la historia especial de esta tradición permanecen.

La historia de Santa Águeda

Santa Águeda vivió en el siglo III después de Cristo, cuando el Cristianismo – junto con las persecuciones – se extendió por el Imperio Romano. La familia de Águeda, para proteger su fe, intentó refugiarse en Palermo, pero el gobernador Quinciano los encontró. Cuando vio a Águeda, de vuelta en Catania, se enamoró de ella. Trató de hacerla abjurar de su fe, pero la Santa se negó, permaneciendo fiel a su elección. Quinciano trató de disuadirla de diferentes maneras: al ver que la joven no cedía, la sometió a torturas y suplicios atroces, para luego morir mártir. Su fama se extendió en poco tiempo, después de su muerte, y ahora es venerada como una Santa mártir de la Iglesia Católica.

Santa Águeda patrona

Santa Águeda es la patrona de muchas ciudades y lugares en Italia y en todo el mundo. La conocemos sobre todo como la patrona de la ciudad y de la archidiócesis de Catania. También es recordada por ser la protectora de las mujeres con enfermedades mamarias, de los fundadores de campanas y los bomberos.

La procesión de Santa Águeda

procesión de sant'agata

La procesión anual de Santa Águeda en Catania tiene lugar los días 3, 4 y 5 de febrero. El primer día está dedicado a la ofrenda de velas: la procesión tiene lugar desde el horno hasta la catedral. Este es el día dedicado a la recolección de la cera: se ofrecen velas y cirios para pedir la protección de la Santa. La costumbre popular dicta que la vela ofrecida debe tener la misma altura o peso que la persona que la ofrece.

El segundo día, el cortejo se reúne por la mañana y la procesión dura todo el día. Los devotos usan el tradicional “saco” – una túnica blanca – junto con un gorro de terciopelo negro, guantes blancos y un pañuelo blanco. El busto de Santa Águeda se iza sobre un fercolo de plata (una especie de palanquín) y, junto con el cofre que contiene las reliquias de la Santa, se transporta por las afueras de la ciudad en medio de vítores y celebraciones. El fercolo, con busto, cofre y velas, puede pesar hasta 30 quintales. La Santa está siempre precedida por las tradicionales candelore, grandes cirios que representan a los ciudadanos.

Al tercer día la procesión pasa desde el centro de Catania y los devotos acompañan a la Santa hasta que regrese a la cámara de la catedral desde la que partió donde se guardan sus reliquias.

Las candelore de Santa Águeda

Uno de los elementos característicos de la fiesta de Santa Águeda son las famosas candelore.

Candelaria

Te puede interesar:

La Candelaria: historia y curiosidades
La Candelaria, la historia de una fiesta con grandes sugerencias que tiene sus raíces en los ritos precristianos vinculados al triunfo de la luz.

Se trata de grandes cirios, enriquecidos con esculturas y decoraciones, que siempre acompañan a la Santa, precediendo al fercolo. Cada “cereo” está vinculado a un grupo de ciudadanos, que a menudo coincide con un grupo de trabajadores: desde el Cereo Fiorai (Floristas) hasta el Cereo Pescivendoli (Pescaderos), o el Cereo Macellai (Carniceros). Las candelore de Santa Águeda se llevan en procesión estrictamente “en el hombro” – el peso de las candelore va de 200 a 860 kilos – y cada cereo tiene una posición fija en la procesión.