Santos Mártires: sacrificar la propia vida en el nombre de Dios

Santos Mártires: sacrificar la propia vida en el nombre de Dios

Los Santos Mártires son hombres y mujeres, a menudo muy jóvenes, que sacrificaron su vida por el amor de Dios, y por ello merecieron la beatificación. Vamos a conocerlos mejor.

Morir por amor. Se oye a menudo, en las canciones viejas, en las novelas, en las historias inmortales de amores infelices. Por supuesto, cuando hablamos de los Santos Mártires que han sufrido torturas inimaginables y fueron asesinados por quienes han sido capaces de doblegar su voluntad, su fe, ciertamente no estamos hablando de un concepto romántico. Los enamorados que morían con el corazón roto en las grandes historias de amor sufrían la imposibilidad de poder estar al lado de la persona amada, o el insoportable dolor de la pérdida. Los Santos Mártires, en cambio, fueron torturados y asesinados por haber reclamado con demasiada pasión, demasiada convicción y demasiado amor, su fe, su profunda devoción a Dios.
Entonces, podemos decir que esta forma de muerte por amor no deriva de una carencia, sino de una plenitud de amor, de totalidad, de un cumplimiento fatal.

El martirio es una especie de testimonio de amor a Dios. No en vano la palabra mártir deriva del griego màrtys, testigo. En el Catecismo de la Iglesia Católica leemos: “El martirio es el supremo testimonio de la verdad de la fe; designa un testimonio que llega hasta la muerte. El mártir da testimonio de Cristo, muerto y resucitado, al cual está unido por la caridad. Da testimonio de la verdad de la fe y de la doctrina cristiana. Soporta la muerte mediante un acto de fortaleza. Dejadme ser pasto de las fieras. Por ellas, me será dado llegar a Dios” (CIC, n. 2473).

El mártir simboliza y testifica la victoria de la vida sobre la muerte, reviviendo sobre su propia piel, en su propia carne, la Pasión de Jesús, soportando sufrimientos indecibles con plena conciencia de que el consuelo del amor de Dios aligerará todo tormento. Con confianza ciega y amor conmovedor, los Santos Mártires se entregaron a las manos de sus verdugos, en muchos casos incluso perdonándolos en el mismo momento en que les infligían su extremo suplicio. Por dramática que pueda parecer la muerte de un mártir, no debemos pensar en ella como un sacrificio doloroso. Hay alegría en querer sacrificarse en nombre de Dios y de la propia fe, hay un impulso irrefrenable, imparable, un anhelo de amor que ningún hombre, por cruel que sea, puede detener, ningún tormento puede amortiguar. Y esto es lo que hace tan especiales a los Santos Mártires, emblemas de un fervor religioso, de una conciencia interior proyectada únicamente hacia Dios. Ejemplos en los que inspirarse, cuando nos encontramos ante las vicisitudes de la vida, para no ceder al dolor y al miedo.

Pero ¿quiénes son los Santos Mártires?

Los primeros en ser definidos como Santos Mártires fueron los Apóstoles, testigos de la vida y obra de Jesús, perseguidos y asesinados por haber traído Su Palabra al mundo. Posteriormente se definieron así todos los hombres y mujeres que, habiendo vivido demostrando fe y devoción, fueron perseguidos y asesinados por no querer abjurar de su credo.

La Iglesia Católica reconoce tres tipos de martirio cristiano, todos merecedores del Paraíso. Por tanto, no es necesario morir para demostrar el propio amor a Dios. Basta con vivir la propia fe en Él con valentía y abnegación, moldeando la propia vida en nombre de la devoción.

Aquí están los tres tipos de martirio reconocidos:

  • Martirio blanco: propio de quienes son perseguidos por su fe y deben vivir su vida con valentía y sufrimiento, en el nombre de Jesús, sin necesariamente ser asesinados;
  • Martirio verde: propio de quienes manifiestan su amor a Dios sometiéndose al ayuno y a la privación, eligiendo la soledad, el retiro, apartándose del contexto humano para sacrificarse únicamente por la fe;
  • Martirio rojo: el de los santos mártires propiamente dichos, que después de haber vivido en el amor de Dios han aceptado con gozo ser torturados y morir por su fe en Él, sin traicionarlo jamás.

Martirio de San Juan Bautista

El 29 de agosto se conmemora el martirio de San Juan Bautista, uno de los Santos más venerados del mundo, considerado el último profeta del Antiguo Testamento y el primer Apóstol de Jesús. La tradición cuenta que era santo incluso antes de nacer, ya que cuando la Virgen María se acercó a su madre embarazada de seis meses para anunciarle el próximo nacimiento de Jesús, él saltó de alegría en el vientre de su madre.
Su propia concepción, además, había sido anunciada por el Arcángel Gabriel, quien también les había dicho a sus padres, Isabel y Zacarías, que él habría sido “lleno del Espíritu Santo”, que habría sido “grande ante el Señor” y Su precursor.

San Juan, después de dedicar su vida a preparar el camino para la venida de Jesús, viviendo primero como ermitaño en el desierto, luego predicando la venida del Mesías y bautizando a hombres y mujeres en el Jordán, encontró su fin en el capricho de una chica. Había sido encarcelado por el Rey Herodes Antipas debido a su predicación que inculcaba ideas subversivas en la gente. Salomé, princesa de Judea e hijastra del rey, reclamó su cabeza en una bandeja de plata como regalo. A cambio, accedió a bailar para el placer de su padrastro y sus invitados en un banquete.

San Esteban

Esteban, un diácono de Jerusalén, fue el primer cristiano en ser martirizado y, como tal, es considerado el protomártir de la Iglesia.

Pero ¿qué se entiende por protomártir?
El título de protomártir indica el primer miembro de una profesión de fe cristiana o el primer miembro de una comunidad cristiana que ha sufrido el martirio en nombre de su propia fe.

Por ejemplo, Santiago el Mayor fue el primer apóstol mártir y, por lo tanto, se le considera el protomártir de los Apóstoles; Santa Tecla, discípula de Pedro, fue protomártir entre las mujeres, y así sucesivamente.

San Esteban era originario de Grecia y fue el primer diácono de la comunidad cristiana de Jerusalén. Su trabajo consistía en atender las necesidades de los apóstoles para que pudieran dedicarse por completo a la oración y la predicación de la Buena Nueva.

Se celebra el 26 de diciembre, día después de Navidad, día en el que en el 36 d.C. fue lapidado. Se dice que uno de sus acusadores fue Saulo, quien luego se convirtió en Pablo de Tarso, el apóstol de los gentiles, el primer gran misionero la Iglesia cristiana.

Santa Inés

En cambio, el 21 de enero se celebra a Santa Inés, protectora de las vírgenes, novias y jóvenes en edad de casarse. Inés es una entre los santos y las santas que murió muy joven, como por ejemplo Luis Gonzaga. De hecho, fue una muy jovencita de noble cuna perteneciente a la gens Claudia que sufrió el martirio bajo Diocleciano cuando sólo tenía doce años. Su belleza e inocencia habían atraído la atención del hijo del Prefecto de Roma, pero la jovencita ya había decidido consagrar su cuerpo y su alma a Jesús mediante el voto de castidad.
El pretendiente se quejó con su padre, quien primero trató de romper su testarudez obligándola a convertirse en una Vestal, luego la encerró en un prostíbulo, donde sin embargo ningún hombre podría violarla, ya que un ángel la cuidaba. Al final, arrastraron a Inés a la plaza y la desnudaron, pero su cabello creció hasta el punto de envolverla por completo. Entonces el Prefecto ordenó que la quemaran viva, pero las llamas se negaron a lamerla. Fue degollada con una espada afilada, como los corderos con los que a menudo se representa, y se dice que cuando cayó al suelo sus propios verdugos lloraron por ella.

San Sebastián

Alto oficial del ejército romano, se dice que San Sebastián era amigo íntimo del emperador Diocleciano. Quizás fue precisamente por eso que cuando este último descubrió que el joven, de fe cristiana, aprovechaba su amistad para ayudar a sus compañeros de credo condenados a muerte, se enojó tanto. No sólo Sebastián usó su influencia y posición para salvar a los cristianos y enterrar a los muertos, sino que también trabajó para difundir el cristianismo entre otros militares e incluso miembros de la corte imperial.
Cuando Diocleciano descubrió la ‘traición’ de su protegido se enfureció.
Por tanto, Sebastián fue condenado a muerte por él. Ordenó que lo desnudaran, lo ataran a un poste en el monte Palatino y lo atravesaran con innumerables flechas. Creyéndolo muerto, los verdugos lo abandonaron, pero el hombre había sobrevivido y fue salvado por Santa Irene, quien lo escondió y lo curó. Al recuperar la salud, Sebastián se presentó ante Diocleciano enfrentándolo y condenándolo por las persecuciones contra los cristianos. Por lo tanto, el emperador ordenó que el joven fuera azotado hasta la muerte y que su cuerpo fuera arrojado a la Cloaca Máxima. Se le recuerda el 20 de enero.

San Lorenzo

San Lorenzo, celebrado el 10 de agosto, y que todos conocemos bien por la tradición de las estrellas fugaces que llueven sobre la tierra esa noche, era un joven diácono. Sufrió el martirio bajo el emperador Valeriano. Originario de España, fue amigo y discípulo del futuro Papa Sixto II quien, una vez convertido en Pontífice, le confió el cargo de archidiácono. En la práctica, Lorenzo tenía que gestionar las actividades caritativas en la diócesis de Roma.

El emperador Valeriano ordenó que se ejecutara a todos los obispos, presbíteros y diáconos, y así fue también para Sixto II. Detenido a su vez, Lorenzo fue quemado en una parrilla, o según otra tradición, decapitado. La leyenda de la parrilla habría alimentado el vínculo entre el joven santo y las estrellas fugaces, que serían los lapillis que escaparon de su tortura.

Santa Bárbara

Santa Bárbara, celebrada el 4 de diciembre, es una santa famosa por los numerosos patronatos que se le han atribuido, aunque no se sabe mucho sobre ella históricamente. Entre los otros patronatos recordamos: artificieros, armeros, matemáticos, bomberos, campaneros, mineros, artilleros, arquitectos, picapedreros, albañiles, marineros, sepultureros.

Hija de un pagano, su padre la encerró en una torre debido a su belleza. Aquí le enseñaron filósofos y poetas, pero, en cuanto salió de la torre, descubrió la fe cristiana. Su padre amenazó con matarla si no abjuraba y la arrastró frente al Prefecto. Ante su negativa a renunciar a su fe, primero la envolvieron en ropas que le arrancaron la carne y luego la quemaron, pero se salvó milagrosamente. Luego, sus verdugos le cortaron los pechos, obligándola a desfilar desnuda por las calles. Su propio padre la decapitó en la cima de una montaña.

Cosme y Damián

Los Santos Mártires Cosme y Damián eran hermanos. Ambos médicos, todavía hoy se consideran entre los santos a los que recurrir para curar todas las enfermedades.

Celebrados el 26 de septiembre, nacieron en Arabia y usaron su influencia como médicos y curanderos para convertir a la mayor cantidad de personas posible al Cristianismo. Detenidos por orden del emperador Diocleciano, fueron mártires varias veces, según diversas tradiciones: fueron lapidados, luego fustigados, crucificados y golpeados con dardos y lanzas, arrojados al mar con una piedra colgando de su cuello, quemados en un horno de fuego. Finalmente, fueron decapitados, y con ellos los hermanos menores Antimo, Leoncio y Euprepio.

los santos contra la enfermedad

Te puede interesar:

Santos Sanadores a los que recurrir contra las enfermedades
El hombre siempre ha pedido ayuda y consuelo a Dios en caso de enfermedades graves. Pero hay santos sanadores de patologías.

Santa Lucía

Lucía de Siracusa es una de las siete vírgenes enumeradas en el Canon Romano. Se la recuerda el 13 de diciembre, día de su martirio, y se la invoca como protectora de la vista. Vivió a principios del siglo IV y murió durante la gran persecución deseada por el emperador Diocleciano. Pertenecía a una noble familia cristiana de Siracusa y fue denunciada por su prometido cuando se negó a casarse con él para consagrar su castidad a Dios y donar todas sus inmensas riquezas a los pobres. Debido a que se negó a abjurar, la rociaron con aceite y la torturaron con fuego, pero debido a que las llamas no la tocaban, la decapitaron o le cortaron la garganta. Sólo tenía veintiún años. No hay evidencia histórica de que también le hayan arrancado los ojos, pero el culto que nace alrededor de su figura a menudo la representa con un platillo en la mano y sus ojos apoyados en él, probablemente por su nombre, que significa Luz.