Ayuno propuesto por Nuestra Señora de Medjugorje

Ayuno propuesto por Nuestra Señora de Medjugorje

El ayuno propuesto por Nuestra Señora de Medjugorje es solo una de las formas de ayuno alentadas por la Iglesia desde sus orígenes. Pero, ¿por qué ayunamos? ¿Cuáles son las ventajas físicas y espirituales de esta práctica? Y de nuevo, ¿cuáles son las reglas para someterse al ayuno correctamente?

El ayuno es una práctica profesada por los cristianos como una forma de penitencia y regulada por normas precisas. De hecho, podemos decir que el ayuno y la abstinencia son parte de la vida de los fieles, así como la oración, la limosna y las obras de caridad. Estas son todas las formas a través de las cuales el cristiano se acerca a Dios, mostrándose digno de Su Reino. Son herramientas destinadas a pedir perdón por los pecados de uno y suplicar la ayuda del Padre en tiempos de dificultad. ¡En el Antiguo Testamento se creía que practicar el ayuno podría incluso salvar en caso de una catástrofe!

Los cristianos practican el ayuno durante algunos días del año, en particular junto con las fiestas solemnes, y esto le da al ayuno y la abstinencia también un valor social y comunitario, porque no sólo el creyente individual está llamado a ellos, sino toda la comunidad cristiana.

Para aprender más sobre las razones y ventajas de esta práctica, primero debemos considerar las razones cristianas para estas prácticas, cómo han sido reguladas con el tiempo, y la diferencia entre el ayuno eclesiástico y la abstinencia.

Jesús no imponía el ayuno a sus discípulos, aunque, como pertenecientes al pueblo judío, todos lo practicaban. Jesús respetaba la práctica y el valor del ayuno utilizado por su pueblo de pertenencia, en su sentido más interior y religioso. Para él, el ayuno, la oración y la limosna son un acto de ofrenda y amor al Padre “que está en lo secreto” y “que ve en lo secreto” (Mt 6,18). Jesús mismo enfrenta cuarenta días de ayuno en el desierto para prepararse para cumplir su tarea y enfrentar su destino para la salvación de los hombres y el triunfo del amor de Dios.

Durante mucho tiempo, la Iglesia impuso el ayuno dos veces por semana, los miércoles y viernes. El ayuno del viernes era una forma de celebrar y honrar la pasión y muerte de Jesús. El ayuno del miércoles, por otro lado, mostraba el amor de los fieles por Jesús al recordar el miércoles de la Semana Santa, cuando Judas fue a los fariseos y fijó el precio de su traición con ellos.

En 1966, al concluir el Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI promulgó la Constitución Apostólica Paenitemini, que tenía el propósito de definir y reformar la disciplina eclesial en materia de penitencia.

En particular, para los propósitos de nuestro discurso, estamos interesados en profundizar la declaración del Pontífice que dice:

La verdadera penitencia no puede prescindir, en ninguna poca de una “ascesis” que incluya la mortificación del cuerpo; todo nuestro ser, cuerpo y alma, debe participar activamente en este acto religioso, en el que la criatura reconoce la santidad y majestad divina” (Paenitemini, primera parte de la Constitución). Es inmediatamente evidente cómo la mortificación de la carne a través del ayuno y la abstinencia se consideran un componente fundamental de la penitencia, dirigida a elevar al hombre por encima de sus límites físicos, para abrir su mente y alma para recibir Cristo. “(La penitencia) apunta a la liberación del hombre, que a menudo se encuentra, asimismo, debido a la concupiscencia, casi encadenado por sus propios sentidos. A través del “ayuno corporal” el hombre renueva sus fuerzas y “las heridas infringidas en la dignidad de nuestra naturaleza por la interposición es curada por la medicina de esta sanadora abstinencia.

La Constitución también establece normas sobre los períodos de penitencia: todos los viernes del año y el miércoles de Ceniza.

La Conferencia Episcopal Italiana ha publicado, en 1994, El sentido cristiano del ayuno y la abstinencia, una nota pastoral de naturaleza normativa en la que los fieles individuales tenían la oportunidad de reemplazar la abstinencia de los viernes fuera de la Cuaresma con otro tipo de penitencia, o con actos de oración o caridad. La misma nota también reiteraba la necesidad de observar el ayuno y la abstinencia el Sábado Santo hasta la Vigilia Pascual, sin embargo, dejando la libertad de abstenerse del ayuno y la abstinencia por una razón válida, en particular relacionada con la salud. Aquí están brevemente las disposiciones normativas sobre el ayuno y la abstinencia establecidas por la Conferencia Episcopal Italiana:

  1. La ley del ayuno «obliga a hacer una sola comida durante el día, pero no prohíbe tomar un poco de alimento por la mañana y por la noche, ateniéndose, en lo que respecta a la calidad y cantidad, a las costumbres locales aprobadas» (Paenitemini, III; EV 2/647).
  2. La ley de la abstinencia prohíbe el uso de carnes, así como alimentos y bebidas que, en un juicio prudente, se consideran como particularmente buscados y costosos.
  3. El ayuno y la abstinencia deben observarse el miércoles de ceniza y el viernes de la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo; se recomiendan el Sábado Santo hasta la vigilia pascual.
  4. La abstinencia debe observarse en todos y cada viernes de Cuaresma, a menos que coincidan con un día contado entre las solemnidades (como el 19 y el 25 de marzo). El resto de los viernes del año, a menos que coincidan con un día contado entre las solemnidades, debe observarse la abstinencia en el sentido dicho o algún otro trabajo de penitencia, oración, caridad.
  5. La ley del ayuno se refiere a todos los adultos mayores de hasta 60 años iniciados; la ley de abstinencia se refiere a aquellos que han alcanzado la edad de 14 años.
  6. De la observancia de la obligación de la ley del ayuno y la abstinencia puede excusarse una razón correcta, como por ejemplo la salud. Además, el párroco puede otorgar la dispensa de la obligación de observar el día de penitencia, o conmutar a otras obras piadosas.

Hoy, la observancia del ayuno estricto, por tanto, se limita al Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, mientras que la abstinencia los viernes de Cuaresma y posiblemente todos los viernes del año.

Pero, ¿por qué ayunamos?

Las razones por las cuales es saludable y correcto emprender un ayuno son variadas y de diferente naturaleza.

En primer lugar, hay una motivación física. El ayuno, a veces, es bueno, esto se conoce desde la antigüedad. El ayuno permite que nuestro cuerpo recupere sus ritmos naturales, a menudo ralentizados y distorsionados por los malos hábitos alimenticios. Libre de la carga de la digestión, el cuerpo se purifica, recupera el equilibrio y, de esta manera, se protege de los inconvenientes y las enfermedades, y también le da tiempo al sistema inmunológico para ‘reorganizarse’ para defenderlo.

Luego hay una razón psicológica. Los excesos a los que estamos constantemente sujetos en nuestra vida diaria nos hacen perder de vista lo que realmente importa.

El mundo occidental moderno es el mundo del todo e inmediato, dominado por el surplus, por la extrema facilidad con la que se puede obtener todo, sin el más mínimo esfuerzo, y esto de una manera falaz aumenta nuestra necesidad constante, haciéndonos cada vez más codiciosos y perezosos.

No vemos lo que ya tenemos, siempre luchando por tener algo más, por tener más. Este estado de constante y falsa necesidad e insatisfacción, nos hace olvidar lo importante que es cuidar nuestra alma, nuestro espíritu. Por lo tanto, nos volvemos débiles, incapaces de reaccionar ante las dificultades de la vida, incluso las más insignificantes, ¡por no hablar de los problemas reales!

Nuestra capacidad para soportar el dolor, sentir empatía, incluso amor por los demás, se pierde y nos convertimos en víctimas de atajos fáciles, como drogas, alcohol, fármacos, o creemos que estamos enfermos, deprimidos, cuando en realidad estamos solamente debilitado por nuestro propio bienestar. Ya no somos capaces de apreciar las cosas, porque tenemos que hacer lo mínimo para conseguirlas, y esto, en cierto sentido, las hace menos valiosas.

Ayunar durante dos días es una forma de ampliar esta distancia entre nosotros y lo que damos por sentado que se nos debe. Prescindir de lo que nos da satisfacción inmediata, algo que creemos que no podemos prescindir, nos enseña a relativizar, a reconocer la importancia auténtica de las cosas y, sobre todo, a comprender que tranquilamente se puede renunciar a ellas sin, por este motivo, sufrir daños excesivos.

Prescindir de las cosas nos acerca a las personas, nos empuja a escuchar, a la empatía.

Nos ayuda a darnos cuenta no solamente de aquellos que están en una situación mejor que la nuestra, pero sobre todo de aquellos que están en una situación peor, y cuán afortunados somos, en comparación.

Podemos aprender a vivir con las cosas al apreciarlas más, y sobre todo al juzgarlas por lo que son, no de acuerdo con nuestras expectativas que a menudo están distorsionadas.

Finalmente, pero para los cristianos es probablemente el punto fundamental, en el ayuno hay una motivación espiritual.

El ayuno ayuda a la mente a acercarse a la oración con mayor compromiso y atención. Así como nuestro cuerpo está menos ‘distraído’ de la digestión, también nuestra alma puede sumergirse más completamente en la contemplación de Dios y su palabra. El espíritu se abre a Él, y el Pan Eucarístico adquiere un significado nuevo y especial, alimentado por nuestra hambre, que ya no es solamente hambre de comida, sino de espiritualidad. Las oraciones en el día de ayuno, por lo tanto, tendrán mayor eficacia y llegarán más fácilmente a Dios.

Los días de ayuno en Medjugorje: miércoles y viernes

Los devotos de Nuestra Señora de Medjugorje afirman que la Reina de la Paz les impone el ayuno como una práctica fundamental e instrumento de devoción. Si a los enfermos se les permite donar su sufrimiento a Nuestra Señora, las personas que gozan de buena salud deben seguir ayunando con pan y agua dos veces por semana, los miércoles y viernes.

Ayunar y orar por un día entero, por lo tanto, dos veces por semana, sin ninguna concesión al té o café, un sacrificio preciso, expresamente solicitado por la Virgen. Las otras renuncias pueden y deben hacerse todos los días, pero los miércoles y viernes en Medjugorje la Virgen exige algo inequívoco de sus fieles. No deben privarse de comida, sino alimentarse solamente de pan y agua.

El ayuno de Medjugorje debe comenzar por la mañana y continuar hasta el día siguiente, las veinticuatro horas. Este ayuno mariano en particular tiene el propósito, por afirmación de la misma Virgen, de evitar las guerras.

De hecho, el ayuno purifica el cuerpo y el espíritu del mal, ayudando a las personas a redescubrir su corazón y purificarlo.

Oración y ayuno por la paz, por lo tanto, pero también para obtener la conversión de alguien que nos es querido, y otras gracias preciosas. Los videntes de Medjugorje siempre recuerdan cuán importantes y preciosos son los sacrificios de los que creen, cuánto el sufrimiento en sí mismo, la enfermedad, son dones, porque solamente a través del dolor puede el hombre acercarse a Dios.

Por lo tanto, la devoción a Nuestra Señora de Medjugorje no se mueve sólo a través de la práctica del rosario, la adoración de las estatuas que la representan y que también son armas importantes y poderosas que la Virgen nos ha dado. Recitar el rosario, llevar siempre con nosotros un brazalete o un llavero de Nuestra Señora de Medjugorje, es sólo el punto de partida. Si queremos que nuestras oraciones sean verdaderamente apreciadas, debemos abrazar la práctica del ayuno de Medjugorje con compromiso y alegría. Así habremos garantizado la curación y la liberación con el ayuno.