El culto de San Miguel Arcángel

El culto de San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel es uno de los tres arcángeles reconocidos por el Cristianismo, y no sólo. Su figura es de hecho el objeto de culto y veneración también por otras profesiones de fe, como el Judaísmo y el Islam. Más bien, podemos decir que es reconocido por todos como el Arcángel por excelencia, antes de que este término se usara para Gabriel y Rafael. Su nombre significa “¿Quién como Dios?”, sus símbolos siempre han sido la espada, o la lanza y la armadura. Miguel es un guerrero celeste, de hecho, EL guerrero, comandante de las huestes angélicas, él que dirigió los ejércitos del Paraíso contra Lucifer y sus rebeldes, expulsándolos más allá de las nubes y haciéndolos caer al infierno.

Para los musulmanes fue el ángel que, junto con Gabriel, instruyó a Mahoma al Corán, un ángel austero y sombrío que nunca reía. Algunas tradiciones, especialmente las orientales, lo representan con una balanza en la mano, mientras sopesa y juzga las almas de los muertos.San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel es una figura emblemática, que se extiende a través de la historia de Europa, no sólo la religiosa, objeto de veneración por los bizantinos y los Lombardos, comparado por ellos al Dios Odín, de lo cual imitaba las virtudes guerreras y dimensión militar, y en otras partes de Hércules, Mitra, Hermes. Su culto se ha extendido al Este y al Oeste, llevando a la construcción de lugares de veneración colocados a lo largo de una línea recta, la llamada Línea sagrada, que conecta Irlanda con Israel, pasando por Inglaterra, Francia, Italia, Grecia.

Patrón de numerosas ciudades y pueblos, Protector del pueblo Judío, Guardián de la Iglesia Católica, Protector de los Enfermos y Paramédicos; de las Fuerzas Policiales, de la Policía a los Marineros, de los Paracaidistas a los Bomberos; Radiólogos y Abaceros y todos aquellos que usan balanzas, como farmacéuticos, pasteleros, comerciantes; de espadachines, maestros de armas; de los doradores; de los fabricantes de bañeras.

Definitivamente vale la pena conocerlo mejor.

Historia de San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel en la Biblia se menciona cinco veces, y siempre como líder supremo del ejército celestial.

Una vez, él y Lucifer lideraban a las milicias divinas juntos, como los más fúlgidos entre los ángeles, los más fuertes, los más valientes, los más cercanos a Dios.

Apocalipsis 12,7-8: 7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; 8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

Después de la traición de Lucifer, después de su rebelión, la perfección representada por estos dos ángeles se rompió y se convirtieron en enemigos acérrimos. Miguel hizo de la guerra contra su viejo hermano la razón de su propia existencia, expulsándolo del cielo, persiguiéndolo a través de los milenios, defendiendo a la humanidad de sus trampas y sus tentaciones. Desde entonces, el Arcángel Miguel se ha convertido en el castigador de todos aquellos que se levantan contra Dios, los orgullosos, defensor de la Fe, de la Verdad, de la Iglesia misma.

Como ya hemos escrito, su nombre deriva del hebreo Mi-ka-El que significa “¿quién como Dios?”.

“Arcángel” deriva del griego y es una palabra compuesta de àrchein, “mandar” y ànghelos, “mensajero”. Entonces los Arcángeles, y Miguel en particular, son los que mandan a los otros ángeles.

A menudo, el culto de San Miguel se entrelaza con el de la Virgen María. Ambos luchan contra el demonio, ambos están representados mientras lo aplastan bajo sus pies, en la forma de una serpiente o un dragón. Ambos, sobre todo, son protectores de la humanidad contra sus adulaciones, guardianes del rebaño de Dios contra el Mal. Según una antigua tradición, San Miguel Arcángel será quien tocará la trompeta del Juicio anunciando el fin del mundo.

San Miguel Arcángel se celebra junto con los otros dos Arcángeles, Gabriel y Rafael, el 29 de septiembre.

Ya hemos mencionado cómo el culto a San Miguel Arcángel se desarrolló de Este a Oeste, y cómo su difusión en Occidente se debió en gran parte a los Lombardos, que lo reservaron desde el siglo VI, con motivo de su paso a Italia, un gran devoción y erigieron en su nombre muchos edificios religiosos, incluido el Santuario de San Miguel Arcángel en Monte Gargano, en Apulia. Aquí, donde hoy se encuentra el pueblo de Monte Sant’Angelo, con su espléndido santuario dedicado precisamente a San Miguel, se dice que el Arcángel se le apareció al joven arquero Galgano, mientras perseguía a un maravilloso toro blanco. A través de la intercesión del Arcángel, las flechas lanzadas contra el toro volvieron y golpearon a su cazador, que se convirtió al Cristianismo.

Fue el Papa Gregorio Magno quien trajo a los Longobardos a la conversión, sobre todo gracias a la Reina Teodolinda. San Miguel le gustó de inmediato a estos feroces guerreros del norte, porque encarnaba los talentos de Odín y lo eligieron como protector. Gracias a los Lombardos, el culto a San Miguel se extendió por el Norte de Italia. Incluso hoy hay testimonios de esta difusión en Pavía, antigua capital del reino Lombardo, y en el Valle de Susa, en Piamonte, donde todavía se encuentra la Sacra di San Michele (Sagrado de San Miguel), un monasterio encaramado en la cima del monte Pirchiriano, que durante siglos fue un destino y tránsito para los peregrinos entre Italia y Francia. Este magnífico complejo arquitectónico fue inspirado por Umberto Eco para su novela El nombre de la rosa.

La línea sagrada de San Miguel Arcángel

También hablamos sobre la línea sagrada que conecta todos los lugares de culto más importantes dedicados a San Miguel Arcángel, también conocida como la Ley line de San Miguel:

  • Skellig Michael en Irlanda
  • Monte de San Miguel en Cornualles, Inglaterra
  • Monte Saint-Michel en Normandía, Francia
  • la Sacra di San Michele en Valle de Susa,
  • San Miguel, Monte Sant’Angelo, Apulia
  • Monasterio de San Miguel en la isla de Symi, Grecia
  • Monasterio de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Israel.

Además de estar a lo largo de la misma línea recta imaginaria, tres de estos lugares importantes también son equidistantes entre sí: es el Monte Saint-Michel en Francia, la Sacra di San Michele en Valle de Susa y el santuario de Monte Sant Angelo en el Gargano.

Las “Ley Lines” son líneas rectas que unen lugares de la Tierra que siempre han sido considerados especiales, quizás nodos energéticos del planeta, imposibles de rastrear su verdadero significado. La Ley line de San Miguel, o la Ley line del Dragón, está, entre otras cosas, perfectamente alineada con la configuración del Sol en el día del Solsticio de Verano. Por lo tanto, no es un secreto que, desde la antigüedad, el culto a San Miguel Arcángel se ha estudiado desde muchos puntos de vista, siguiendo sugerencias que a menudo trascendían la religión y el valor espiritual de los lugares de devoción.

Las oraciones a San Miguel Arcángel

Las oraciones a San Miguel ArcángelYa hemos mencionado que a veces el culto a San Miguel Arcángel se asocia con el de la Virgen María. Ambos son emblemas de la lucha contra el mal, ambos son guardianes y protectores de la humanidad, ambos luchan contra el Diablo, lo aplastan bajo sus pies y lo llevan al infierno.

Las oraciones dirigidas a San Miguel Arcángel son, ante todo, solicitudes de ayuda y protección.

En el Príncipe de la Milicia Celestial uno confía para los problemas cotidianos, pero también a la vista del Juicio final. Se invoca como una guía, como un protector, como un escudo contra el mal y un apoyo. Nunca, como en las oraciones dirigidas a otros Santos, está claro que las invocaciones a San Miguel Arcángel son verdaderas armas de fe, para ser empuñadas en las batallas diarias. ¿Y cómo podría ser de otra manera, dada la iconografía que caracteriza a este bello e implacable Arcángel? Desde los orígenes de su culto, por lo tanto, las invocaciones, la consagración, las coronas angélicas fueron dedicadas a San Miguel Arcángel.

Una oración en particular merece más atención. Es la escrita en octubre de 1884 por el Papa León XIII, después de una visión aterradora en la que el Diablo amenazaba con destruir a la Iglesia y San Miguel se ponía en su defensa. León XIII exigió que esta oración se recitara después de cada misa, y la insertó entre los más poderosos exorcismos, en el Exorcismus in Satanam et Angelos Apostaticos. Este exorcismo esconde una profecía que nos toca de cerca, ya que el exorcismo se remonta a 800, y habla sobre acontecimientos que ocurrirían en el futuro inmediato. De acuerdo con la profecía, Lucifer y sus aliados tomarán el control del Papado, pero de todos modos no lograrán destruir a la Iglesia. El exorcismo sólo puede ser recitado por un sacerdote autorizado, pero la oración escrita por el Papa León XIII puede ser recitada por los fieles, y aunque no es eficaz como el exorcismo en el caso de posesión evidente, no obstante puede evitar que la posesión tenga lugar, protegiendo a las personas que han sido el blanco del Malvado.

Reportamos solamente la versión abreviada reportada por el Ritual Romano y publicada en 1902:

Gloriosísimo príncipe de los Ejércitos Celestiales, San Miguel Arcángel, defiéndenos en el combate contra los principados y las potestades, contra los caudillos de estas tinieblas del mundo, contra los espíritus malignos esparcidos por el aire.

Ven en auxilio de los hombres que Dios hizo a su imagen y semejanza, y rescató a gran precio de la tiranía del demonio. A ti venera la Iglesia como a su guardián y patrono. A ti confió el Señor las almas redimidas para colocarlas en el sitio de la suprema felicidad.

Ruega, pues, al Dios de paz que aplaste el demonio a nuestros pies, quitándole todo el poder para retener cautivos a los hombres y hacer daño a la iglesia. Pon nuestras oraciones bajo la mirada del Altísimo, a fin de que desciendan, cuanto antes las misericordias del Señor, y sujeta al dragón, aquella antigua serpiente, que es el diablo y satanás, para precipitarlo encadenado a los abismos, de manera que no pueda nunca más seducir a las naciones.

Más allá de la profecía y el exorcismo de León XIII, está claro sin embargo que, ahora más que nunca, la gravedad de lo que está sucediendo a nuestro alrededor, la sucesión de guerras, los sufrimientos, las prevaricaciones, ahora tan frecuentes y constantes como para ser normales, dados por sentado, requiere la intervención de una fuerza benigna equipada con las armas apropiadas para derrotar al mal. San Miguel Arcángel es un símbolo de fuerza espiritual inagotable, de coraje, lealtad y pureza que aún es capaz de guiar y salvar a las almas que desean seguir el camino correcto.

Otra oración dedicada a San Miguel Arcángel, que vale la pena recordar, es la Coronilla a San Miguel Arcángel, también llamada Rosario de los Ángeles, compuesta por Antónia de Astónaco, una monja carmelita portuguesa, en 1751. Reconocida por el Papa Pío IX, es una especie de Rosario, que está dirigida sobre todo a los Arcángeles y los coros angelicales. Es de hecho, compuesta de una invocación a Dios (Gloria), una invocación (que consiste en un Padre Nuestro y tres Avemarías) para cada uno de los nueve coros angélicos y cuatro Padre Nuestro, tres para cada uno de los Arcángeles y otro para el Ángel de la guarda.

Las presentaciones de San Miguel Arcángel en el arte y en la imaginación colectiva

En general, las principales características con las que se representa San Miguel Arcángel son la armadura, la espada o la lanza, la actitud de guerra. Debido a que el culto de San Miguel Arcángel nació en Oriente, o en todo caso en el contexto bizantino, esto significa que muy a menudo es retratado con ropa elegante de dignatario bizantino, como se puede ver en muchos iconos de San Miguel Arcángel, sino también en las obras de Simone Martini, por ejemplo. En este ámbito, el Santo generalmente está vestido con la clámide púrpura o el lóros imperial; en la mano que lleva lábaro, un estandarte en la que aparece el trisághion, un antiguo himno que dice «Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.». Con respecto a la devoción a San Miguel por los bizantinos, vale la pena recordar que el emperador Constantino I hizo construido en su nombre en Constantinopla el Michaelion, un gran santuario, mientras que en Occidente la primera basílica dedicada al Santo, probablemente se remonta al siglo V.iconos de san miguel

Con respecto a la iconografía bizantina, la occidental prefiere el San Miguel presentado en el Apocalipsis, el guerrero celestial, el príncipe en armadura que con sus alas extendidas guía a los ejércitos divinos contra el Malvado. El Arcángel Miguel generalmente se representa a pie, con la apariencia de un hombre joven sin barba, hierático, con las alas extendidas, en la mano una lanza o una espada, en el otro el globo coronado por una cruz. Lleva una túnica fluyente, a veces un manto, siempre la armadura.

Por el contrario, le debemos a la tradición islámica la recurrencia, en algunas de sus representaciones, de la balanza con la cual el Arcángel sopesa las almas, en vista del Juicio. Es una tradición que tiene sus orígenes en el paganismo, particularmente en el mito egipcio de Osiris y en la mitología Persa, pero que ha sido retomada pictóricamente por muchos artistas. Se extendió especialmente en el ámbito románico-gótico, tanto en el Este como en el Oeste. En este sentido, San Miguel Arcángel aparece como protector de los difuntos, psicopompo, es decir su guía, como ya lo fue Hermes o Caronte en la tradición griega, y pesador de almas.

Por otra parte, la iconografía de San Miguel, como aparece en los iconos, las pinturas, las estatuas que lo representan, debe mucho a la de los dioses y los héroes de los mitos paganos, donde se produce desde los albores del tiempo la figura del héroe brillante que derrota al Mal, a menudo representado por un monstruo. Pensar en el dios babilónico Marduk, Mitra, Hermes, todos acumulados por características de mediadores entre los poderes celestiales y el hombre, portadores de luz y salvación, y otras cualidades que encontramos en San Miguel.

En cuanto a las estatuas dedicadas al Arcángel Miguel, que son innumerables, y reanudan la iconografía pictórica del guerrero armado con una espada que derrota al Diablo, o el Dragón, sino también la, más oriental, de San Miguel que juzga las almas.

Además de los bajorrelieves bizantinos y románicos, de los cuales hay muchos ejemplos en todo el mundo, pensamos especialmente a la estatua del Arcángel Miguel en la Basílica en Monte Sant’Angelo, o las numerosas estatuas de San Miguel que se han producido en la parte superior del Castel Sant ‘Angelo en Roma, la primera, de madera, desde el siglo XI, y así sucesivamente, hasta San Miguel de Raffaello da Montelupo, en mármol y metal, pintado con magníficas alas, que lamentablemente se han perdido, y la estatua de bronce de Peter Anton von Verschaffelt, erigida en 1752, que aún hoy vigila la Ciudad Eterna.