Arcángeles: ¿quiénes son y cuál es su función?

Arcángeles: ¿quiénes son y cuál es su función?

La Iglesia Católica reconoce la existencia de solo tres Arcángeles, los tres mencionados en las Escrituras: Miguel (“¿quién como Dios?”), Gabriel (“fortaleza de Dios”) y Rafael (“medicina de Dios”).

Esta aclaración es necesaria, porque se podría argumentar que en los textos del pasado se mencionan otros arcángeles, hasta llegar al número siete en el Libro de Enoc: Uriel, Rafael, Raguel, Miguel, Sariel, Phanuel y Gabriel. El sistema de siete arcángeles es, de hecho, una antigua tradición de la matriz judaica.

La Iglesia Católica, sin embargo, consideró necesario frenar las interpretaciones arbitrarias y demasiado imaginativas de textos que no pertenecían a las Sagradas Escrituras canónicas. Recordemos que todas las tradiciones individuales deben ser examinadas y verificadas de acuerdo con lo que se informa en la Sagrada Escritura canónica, la única y verdadera Revelación.

Entonces, con respecto a los Arcángeles, se estableció en la Edad Media que el culto y la adoración de los únicos tres arcángeles mencionados en la Biblia eran legales. Miguel, Gabriel y Rafael, precisamente. Incluso en el pasado, en la Iglesia primitiva, hubo un gran compromiso para evitar que la adoración de los ángeles, influenciada por las prácticas heterodoxas y las tradiciones paganas de los mensajeros divinos, se convirtiera en una forma de idolatría.

En 1992, el decreto Litteris Diei declaró que “es ilegal enseñar y usar nociones de ángeles y arcángeles, de sus nombres personales y de sus funciones particulares, fuera de lo que se encuentra directamente en la Sagrada Escritura; en consecuencia, está prohibida toda forma de consagración a los ángeles y cualquier otra práctica que no sean las costumbres del culto oficial.”

Dicho esto, ¿quién y qué son los arcángeles?

La existencia de los ángeles es una verdad de fe. Su presencia en la Biblia es el testimonio más incontestable. Se trata de seres incorpóreos, espirituales, perfectos, creadas por Dios al principio de los tiempos con el objetivo de hacerlos sus siervos y mensajeros. Ellos siempre y para siempre han contemplado el rostro de Dios, listos para precipitarse a cada uno de sus comandos, atentos oyentes y ejecutores de Su palabra.

Son, por tanto, espíritus que existen para Él y en Él, y sin embargo, también están cerca del Hombre, a través de los fieles entre la voluntad del Altísimo y sus criaturas.

Por lo tanto, los ángeles viven en la contemplación de Dios y actúan como mensajeros.

¿Y los Arcángeles?

Desde la antigüedad, se considera el hecho que las filas angelicales están organizadas en una especie de Corte celestial, en la que los ángeles tienen diferentes grados y dignidades. Los tres arcángeles ocupan las esferas más altas de esta jerarquía angélica. Ellos también tienen tareas similares a las de los ángeles ordinarios, pero sus deberes son aún mayores e importantes. Es su deber contemplar a Dios, día y noche, glorificarlo incesantemente preservando y protegiendo el misterio. Sus mismos nombres sugieren su papel y su propia naturaleza: todos terminan con “El”, que significa “Dios”.

La Sagrada Escritura atribuye a cada Arcángel una misión particular.

Miguel es el guerrero que lucha contra Satanás y sus emisarios (Gd 9; Ap 12, 7; cfr Zc 13, 1-2), el defensor de los que aman a Dios (Dn 10, 13.21), el protector del pueblo de Dios (Dn 12, 1).

Gabriel es uno de los espíritus más cercanos a Dios, frente a su Trono celestial (Lc 1, 19), quien le reveló a Daniel los secretos del plan de Dios (Dn 8, 16; 9, 21-22),  anunciado a Zacarías el nacimiento de Juan el Bautista (Lc 1, 11-20), y a María el de Jesús (Lc 1, 26-38).

Rafael está frente al trono de Dios (Tb 12, 15; cfr Ap 8, 2), acompaña y protege a Tobías en su peligroso viaje y cura a su padre de la ceguera y su futura esposa de la influencia del maligno.

En general, por lo tanto, la tarea de los tres Arcángeles, aparte de la contemplación de Dios, es comunicar al hombre de diferentes maneras su voluntad, ser una inspiración para los seres humanos, los catalizadores de la Gracia Divina para ellos.

San Miguel

San Miguel
San Miguel

San Miguel aparece en las Sagradas Escrituras, especialmente en el Libro de Daniel, en la Epístola del apóstol San Judas Tadeo y el Apocalipsis.

Su nombre deriva del hebreo Mi-ka-El, que significa “¿quién como Dios?”

La iconografía popular lo representa como un guerrero con armadura que blande una espada, o intento de atravesar a un dragón con una lanza, que simboliza el Demonio. De hecho, este es el papel desempeñado por Miguel, la del luchador en la lucha contra los ángeles rebeldes encabezados por Lucifer. Fue él quien llevó a los ejércitos celestiales en la guerra que condujo a la expulsión del Paraíso de los ángeles rebeldes, y desde entonces continúa erigiéndose como el defensor de Dios contra el Maligno y sus engañadores. Teatro de esta nueva batalla ya no es el cielo, prohibido a Satanás, sino las almas de los hombres, constantemente apuntando a los halagos del Mal, instigadas en todo momento a la rebelión contra Dios. El Diablo trata de convencer a la gente que Dios es un tirano, que limita su libertad y su plena realización en la creación. El Arcángel Miguel es enviado desde el cielo para proteger a los hombres y guiarlos, para enseñarles a distinguir el bien del mal, la verdad de la mentira.

En el Apocalipsis, que él mismo le habría revelado a Juan, se describe como un ser majestuoso investido en la tarea de examinar las almas destinadas al Juicio Final.

Juez de almas, por lo tanto, y protector, defensor de la Iglesia y del pueblo de Dios.

San Miguel Arcángel

No es casualidad Castel Sant’Angelo, la fortaleza donde el Papa se refugiaba en caso de peligro, está vigilada por su estatua, y los viajeros y peregrinos invocaban su nombre y su protección contra los peligros del viaje.

Algunos estudios han querido ver en el Arcángel Miguel la influencia de los antiguos mitos vinculados a la legendaria figura de un dios-héroe asesino de monstruos, como el dios babilónico Marduk, o deidades paganas comprometidas a actuar como mediadores entre el cielo y la tierra, como el dios griego Hermes. La misma festividad dedicada al Arcángel, 29 de septiembre, caería en este día como un legado de las celebraciones del Equinoccio de Otoño, fiesta consagrada en Mitra, divinidad ligada al Sol por los persas y luego por los romanos.

Su culto, dentro de la Iglesia Católica, nació en el Este, pero se extendió rápidamente por toda Europa, sobre todo después de su aparición en el Gargano, en Apulia, cuando el Arcángel apareció en San Lorenzo Maiorano en una cueva que durante siglos se convirtió en peregrinación para papas, soberanos, futuros santos. Cerca de la cueva se levantó entonces la Basílica Santuario, que sigue siendo uno de los lugares de culto más importantes y magníficos dedicados al Arcángel Miguel.

En 2013, el Papa Francisco consagró el Estado de la Ciudad del Vaticano a San José y San Miguel Arcángel, reconociendo una vez más su papel como defensor de la Fe y la Iglesia.

El Arcángel Miguel, el ‘guerrero celestial’, es el protector de los espadachines, de los maestros de armas. Sus habilidades como juez de almas también lo han convertido en un patrón de todos los oficios que implican el uso de una báscula como comerciantes, farmacéuticos, pasteleros. También es patrón de la Policía.

San Gabriel

San Gabriel
San Gabriel

El Arcángel Gabriel, como Miguel y Rafael, también se celebra el 29 de septiembre.

Su nombre proviene del hebreo y significa “Poder de Dios” o “Dios es fuerte”.

Arcángel San Gabriel

En la tradición bíblica, era considerado uno de los ángeles más cercano al trono de Dios, hasta el punto de ser llamado “la mano izquierda de Dios”.

En la Biblia también se presenta como el ángel de la muerte, mientras que para los islamistas es uno de los principales Mensajeros de Dios y el ángel que reveló el Corán a Mahoma.

En la tradición cristiana, Gabriel es recordado sobre todo por su papel como mensajero.

Él reveló a Zacarías el futuro nacimiento de Juan el Bautista, apareció en sueños a José para hacerle desistir de repudiar a María, debido a su embarazo fue la obra del Espíritu Santo, y por supuesto, fue el autor del anuncio a María misma, de su concepción milagrosa y del nacimiento de Jesús. En este caso, más que cualquier otro, se consagra en su ser el mensajero de Dios. Fue Gabriel el que se apareció a María y le dijo que Dios la había elegido como madre para Su único Hijo. Sin impuestos, sin obligación. Solo una solicitud, dirigida por uno de los más poderosos entre los ángeles a una chica sencilla y humilde. El papel de Gabriel es por lo tanto fundamental. Él trae el mensaje de Dios a los hombres, haciéndolo comprensible para ellos, ayudándolos a ponerse a la escucha con el corazón puro y aceptar la voluntad del Todopoderoso.

Algunas interpretaciones han querido ver en él al ángel que soplará el cuerno anunciando el Día del Juicio, de acuerdo con el Apocalipsis de Juan.

Gabriel es considerado el protector de quienes trabajan en comunicaciones, carteros, embajadores, periodistas y mensajeros.

La iconografía cristiana lo representa como un joven efebo alado, que a menudo pone en sus manos un lirio, símbolo de la Anunciación a María.

San Rafael

San Rafael
San Rafael

Rafael es el arcángel cuya misión es traer sanación. De hecho, su nombre proviene del hebreo y significa “Medicina de Dios”.

En la Biblia, él está entre los ángeles más cercanos al trono de Dios, quien lo elige como la guía de Tobías en su viaje para recoger el crédito dejado por su padre. Durante el viaje, Rafael, en forma humana, encuentra una novia adecuada para Tobías y hace recuperar la vista al padre del chico.

Rafael es considerado el patrón del amor conyugal, de los jóvenes, los novios, los cónyuges, los farmacéuticos, los educadores, los viajeros y los refugiados. Aunque no se cita en el Corán, para los islamistas es el ángel a cargo de tocar el cuerno que señalará el comienzo del Día del Juicio (según otras tradiciones esta tarea sería para Gabriel).

A menudo se representa con un frasco que contiene medicinas y pescado, patrón de farmacéuticos, viandantes y refugiados.

Su papel como sanador, de “medicina de Dios”, siempre se interpreta como la voluntad de sanar el alma, aliviarla de sus sufrimientos para hacerla dispuesta a recibir a Dios. Devolviendo la vista al padre de Tobías, Rafael abre los ojos al la Verdad del Todopoderoso, así como al expulsar a los demonios que persiguen a la chica que se le prometió, hace posible su matrimonio y amor. Por esta razón, también se considera que es el protector de los novios y el amor conyugal. Por lo tanto, dos sanaciones simbólicas y significativas. El poder del Arcángel Rafael cura la ceguera, como la fe y el amor que cada día los sacerdotes nos muestran y nos comunican abre nuestros ojos a Dios. Igualmente, la intervención divina, a través de su emisario, disipa las nubes entre hombre y mujer, los hace puros y apropiados para unirse en el nombre del amor bendecido por Dios y la Iglesia.

A través de San Rafael, el poder curativo y purificador del amor de Dios desciende sobre nosotros, haciéndonos más dignos, más cercanos a Dios.