Las apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe

Las apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe

Con Apariciones de Guadalupe, indicamos las cuatro apariciones de Nuestra Señora a Juan Diego Cuauhtlatoatzin, un azteco convertito al cristianismo. Estas apariciones tuvieron lugar en unos pocos días en diciembre de 1531 en el cerro del Tepeyac, cerca de la Ciudad de México. La definición Apariciones de Guadalupe proviene del Monasterio de Guadalupe, y quizás también de la expresión azteca Coatlaxopeuh, “la que aplasta la serpiente” (cfr. Génesis 3,14-15), transcrita en español y referida a la Virgen. En cualquier caso, Nuestra Señora y en particular las Estatuas de Nuestra Señora de Guadalupe, se han convertido desde entonces en el símbolo de la veneración de todos los países de habla hispana, y de Sudamérica en particular. Su aspecto la hace particularmente querida por las personas que la veneran: de hecho, es representada como una mujer joven de piel oscura, con rasgos que recuerdan a las chicas mestizas, con características en común con los indios o los habitantes actuales de México. Sus fieles se vuelven hacia ella como Virgen morenita.

Con más de 20 millones de peregrinos visitándola cada año, la Basílica de Santa María de Guadalupe, construida en el lugar donde tuvieron lugar las apariciones, es uno de los lugares de culto más visitados del mundo, incluso más que Lourdes y Fátima, y el primero en América. La Basílica, que se encuentra donde antes se había erigido en primer lugar una pequeña capilla, luego un Santuario, alberga el manto de Juan Diego Cuauhtlatoatzin, que lleva la imagen de la Virgen y que es el objeto de una veneración comparable solamente a la dedicada a la Sábana Santa.

La Virgen de Guadalupe representa una forma devocional sorprendente, no sólo por los muchos eventos milagrosos que la han caracterizado a lo largo de los siglos, sino también por las asombrosas propiedades del manto de Juan Diego Cuauhtlatoatzin, con su misteriosa imagen impresa, cuyo origen milagroso innumerables estudios científicos y exámenes cada vez más precisos no han sido capaces de negar incluso hoy en día.

El hecho de que la Santísima Virgen María se haya presentado rodeada de flores y música celestial, que haya prometido la salvación y protección a todos los hombres que hablando en náhuatl, la lengua uto-azteca hablada en México, fue la razón de la propagación inmediata de este culto. Nuestra Señora de Guadalupe ha representado para las poblaciones indígenas de América del Sur una especie de elemento de continuidad con los dioses antiguos, haciéndolo más dulce y comprensible, el paso de los indios del paganismo a la nueva religión. En unos pocos años, especialmente gracias a esta Virgen de piel oscura y la cara latina, casi nueve millones de personas indígenas aceptaron la conversión. Así que su historia y su culto han representado una piedra angular indispensable para la difusión del cristianismo en una tierra devastada por la violencia, mojada por mucha, demasiada sangre inocente, muy a menudo derramada de la mano de aquellos que se presentaron bajo la efigie de la cruz para justificar sus prevaricaciones. Nuestra Señora de Guadalupe tuvo éxito donde la arrogancia de los conquistadores había fallado.

El Papa León XIII declaró el 12 de octubre de 1895 el día de la coronación de la imagen milagrosa de Nuestra Señora de Guadalupe. El Papa Juan Pablo II definió a esta Virgen morena como la “Madre de las dos Américas”.

Las apariciones

Las apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe tuvieron lugar diez años después de la caída del imperio azteca y once después de la llegada de los conquistadores. El clima político y religioso no era el mejor. Los nuevos gobernantes de esas tierras lejanas maltrataban a los nativos, dificultando la vida incluso para los misioneros que se habían propuesto evangelizarlos. Los nativos mismos, acostumbrados durante siglos a adorar a las deidades que reclamaban tributos de sangre, lucharon por comprender el verdadero significado del mensaje evangélico y, complices la violencia y las prevaricaciones a las que eran sometidos diariamente por sus nuevos amos, vivían en el terror del inminente fin del mundo.

En este sangriento escenario dominado por el miedo, las apariciones de las que Juan Diego fue protagonista resultan ser un rayo de luz, un mensaje de esperanza en la más sombría desesperación.

La Virgen apareció por primera vez al indio el 9 de diciembre de 1531, con la apariencia de un joven mestiza envuelto en ropa que brillaba como el sol. Después de presentarse a sí misma como la Virgen María, le ordenó ir al obispo y decirle que deberían construir una iglesia en la colina.

Después de la primera reacción incrédula de los religiosos, Nuestra Señora se apareció nuevamente a Juan Diego, animándolo a volver al día siguiente para hablar con él y convencerlo. El Obispo todavía se mostró escéptico y exigió una señal. La Virgen apareció por tercera vez al indio y le prometió una para el día siguiente, pero en los días siguientes Juan Diego no pudo ir a la colina, porque tuvo que ayudar a un tío enfermo.

Regresó allí el 12 de diciembre, mientras buscaba un sacerdote que diera la extremaunción a su tío que estaba a punto de morir, avergonzado de haberse perdido el encuentro con la Virgen. En el temor de encontrarse con ella tomó el camino más ancho, pero María se le apareció por cuarta y última vez, en una nube dorada. Lo tranquilizó sobre la salud de su tío y le dijo que subiera al cerro, recoger algunas flores y llevarlas al Obispo. Juan Diego obedeció y subió al cerro, que en ese momento era yermo y estéril, pero lo encontró cubierto de hermosas rosas de Castilla. Recogió tantos que tuvo que deshacer el tilmatli, un manto compuesto por dos hojas de fibra de agave cosidas juntas, y usarlo para contenerlas todas. Con su carga sobre sus hombros fue al Obispo y frente a él y a otras personas desató su manto. Pero cuando las flores se derramaron, la imagen de la Santísima Virgen apareció impresa en la tela cruda.

Desde ese momento nadie dudó más de las palabras de Juan Diego. Inmediatamente se erigió una capilla en el lugar indicado por él, y dentro se colocó el manto milagroso. Todavía se conserva en la Basílica que ahora ocupa el lugar de la primera construcción humilde, protegida en una vitrina y venerada como la más preciosa de las reliquias. Se dice que el 26 de diciembre de 1531, mientras una procesión llevaba el manto en la capilla recién construida, un joven bailarín asesinado por una flecha fue colocado al pie del tilmatli e inmediatamente resucitó.

El manto de Juan Diego

El tilmatli de Juan Diego siempre ha sido guardado en la Basílica de Santa María de Guadalupe. Incluso cuando, en 1921, un terrorista explotó una bomba debajo del altar que albergaba su vitrina, el manto se quedó intacto.Estatua Señora de Guadalupe

El tilmatli, o Tilma es una capa áspera, formada por dos hojas de fibra de agave cosidas con hilo blanco. La imagen de la Virgen que está impresa tiene 143 centímetros de alto. La Virgen tiene la piel oscura, como una indio, los rasgos faciales no son ni de tipo europeo ni indio, sino más bien mestizos. Está envuelta en un vestido rosa con flores y un velo azul marino cubierto de estrellas doradas que le cubre su cabeza y cae al suelo. Ella está de pie sobre una luna dorada y doce rayos solares le enmarcan el rostro.

Como es comprensible, la tilma de Juan Diego fue sometida a innumerables exámenes científicos a lo largo de los años, desde 1666.

Desde entonces, los estudiosos han afirmado que una imagen tan clara no podría haber sido pintada al óleo o témpera sobre ese tejido crudo y sin tratar, y que incluso si hubiera sido remotamente posible, el paso del tiempo habría dañado irreparablemente la pintura.

En 1751 una nueva inspección llevada a cabo por siete pintores llegó a las mismas conclusiones: la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe no podía ser una pintura, porque los colores se habían incorporado por completo a la trama y su conservación no habría sido posible bajo ninguna circunstancia. Por lo tanto, el manto de Juan Diego se considera achiropita “no realizado manualmente”, como la Sábana Santa guardada en Turín, que representa la imagen de Jesús impresa en la sábana en la que estaba envuelto después de la deposición de la Cruz.

La tilma fue el objeto de muchos otros eventos prodigiosos.

En 1791, algunos trabajadores encargados de la limpieza del marco que la contenía inadvertidamente dejaron caer en la tela algunas gotas de una solución acuosa de ácido nítrico al 50%, que debería haber dañado irreparablemente tanto los colores como las fibras de la tela. En cambio, el líquido se evaporó sin dejar ningún rastro, excepto un ligero halo que luego se desvaneció con el tiempo.

Un análisis en profundidad del tejido realizado en 1936 reafirmó que en él no había rastros de tintes de ningún tipo, como si esa imagen no hubiera sido pintada por la mano humana. Esto también se demuestra por el hecho de que, a lo largo de los siglos, se han agregado figuras pintadas en la tilma, pero se han desvanecido y se han borrado, mientras que la imagen original sigue siendo clara y perfecta.

En 1929 se descubrió, entre otras cosas, que en las pupilas de los ojos de María se reflejan las figuras de Juan Diego y de los otros testigos del milagro de las rosas. Entre 1956 y 1958, nuevos exámenes llevados a cabo con máquinas más modernas y sofisticadas demostraron que estas figuras no podrían haber sido pintadas, porque su ángulo no es reproducible, si no con una fotografía. Los estudios en los ojos de Nuestra Señora de Guadalupe han continuado a través de los años y continúan hasta nuestros días, enriqueciendo la historia de estas apariciones prodigiosas de detalles cada vez más significativos y convincentes.