¿Por qué Jesús en la cruz es un símbolo tan importante para los católicos?

¿Por qué Jesús en la cruz es un símbolo tan importante para los católicos?

La figura de Jesús en la cruz representa para cada cristiano el símbolo del amor por excelencia, la encarnación de su misión de fe y vida. Pero, ¿cómo puede una imagen tan terrible expresar un mensaje tan precioso?

No es fácil explicar esta contradicción, ya que ha pertenecido a la iglesia desde sus orígenes. Puede parecer una paradoja que los cristianos hayan hecho de la cruz, el instrumento utilizado para matar a Jesús, el Salvador, enviado al mundo por Dios Padre, su símbolo principal. Aún más sorprendente es cómo, más allá del poderoso simbolismo de la cruz vacía, la figura de Cristo en la cruz, la representación más o menos realista del Jesús crucificado, se ha convertido a lo largo de los siglos en un emblema de fe aún más poderoso. Es de un hombre torturado, de quien estamos hablando, un hombre golpeado, despojado de toda dignidad, ridiculizado por aquellos que había venido a salvar, y finalmente matado de una manera bárbara y horrible. No obstante, aquellos que creen en Él, no pueden evitar mirar la representación de Su agonía sin experimentar un arrebato de amor.

Porque esto es exactamente lo que simboliza la figura de Jesús en la cruz: un acto de amor misericordioso, gratuito e inmenso. Es en la figura atormentada de Jesús en la cruz que se cumple el destino de la humanidad, en la renovación de esa Alianza con Dios frustrada por la desobediencia de Adán y Eva. La sangre de Jesús, sus lágrimas, purifican al hombre de toda culpa, allanando el camino para la salvación.

adan y eva

Te puede interesar:

La historia de Adán y Eva
¿Quién no conoce la historia de Adán y Eva, el primer hombre y la primera mujer?…

Pero, ¿cómo llegamos a este terrible acto de violencia, que tal vez constituye el momento culminante en la historia del Cristianismo? ¿Quién crucificó a Jesús?

¿Por qué Jesús fue puesto en la cruz?

La historia contada en los Evangelios y en los textos sagrados es conocida por todos. Jesús fue arrastrado ante el tribunal del Sanedrín acusado de “blasfemia”. De hecho, como aprendemos de los Evangelios, él había pasado los últimos años vagando y predicando la proclamación del Reino de Dios, y no sólo eso. Jesús afirmaba ser el Hijo de Dios y, como tal, haber sido enviado a juzgar a los hombres.
Cuando los sacerdotes le preguntan al respecto, Él les responde sin temor: “¿Eres el Cristo, el Hijo del Bendito?” le preguntó de nuevo el sumo sacerdote. “Sí, yo soy — dijo Jesús —. Y ustedes verán al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo”. “¿Para qué necesitamos más testigos?” dijo el sumo sacerdote, rasgándose las vestiduras. “¡Ustedes han oído la blasfemia! ¿Qué les parece?”. Todos ellos lo condenaron como digno de muerte.” (Mc 14,61-64).

Pero la condena de los sacerdotes no hubiera sido suficiente para enviar a Jesús a la muerte.

La Judea, donde vivía Jesús, estaba dominada por los romanos, y solamente el Imperio Romano estaba a cargo de decidir quién debía morir o no. Las autoridades religiosas judías tuvieron que convencer al gobernador romano del peligro extremo que representaba Jesús, para que él también validara la sentencia. Poncio Pilato, acorralado por el fanatismo de los sacerdotes, acusará a Jesús de proclamarse Rey Mesías, cuestionando la autoridad legítima de Roma sobre esas tierras. Esta es la acusación con la que Jesús será enviado a morir, este es el titulus crucis, el signo que se colocó en la cruz para indicar el motivo de la condena: Jesús de Nazaret Rey de los Judíos.

¿Cuáles fueron las últimas palabras de Jesús en la cruz?

Hay varias versiones en los Evangelios sobre el relato de los últimos momentos de la vida de Jesús. Según algunos historiadores modernos, estas fueron inserciones hechas por los evangelistas, impulsados por sus creencias, y no hechos que realmente sucedieron. Es natural que la importancia de las últimas palabras pronunciadas por Jesús en la cruz pudiera justificar la voluntad, por parte de aquellos que querían contar su historia y difundir su mensaje, de transformarlas en una especie de profecía.

Pero más allá de las disertaciones y motivaciones teológicas, las últimas palabras pronunciadas por Jesús poco antes de su muerte constituyen un reflejo esencial de la fe para cada cristiano.

Según el Evangelio de Lucas, justo antes de morir, Jesús habría dicho: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23,46).

También a Lucas, se atribuye la otra frase pronunciada por el moribundo Jesús: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23,34), aunque no todas las fuentes documentales confirman esto.

Según el Evangelio de Juan, en cambio, la oración pronunciada por Jesús crucificado antes de expirar habría sido: “¡Todo se ha cumplido!” (Juan 19,30).

Otras frases que Jesús pronuncia en la cruz, según los otros evangelistas:

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27,46)
“En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (dirigido a uno de los dos ladrones crucificados con él, Lucas 23,43)
“Mujer, ahí tienes a tu hijo”“Ahí tienes a tu madre” (dirigido a la Virgen María y el apóstol Juan al pie de la cruz, Juan 19,26-27)
“Tengo sed” (dirigido a los soldados romanos, que le dieron vinagre a través de una esponja en un bastón, Juan 19,28)

Está claro que, a pesar de las diferencias entre las diferentes redacciones evangélicas, todas las palabras de Jesús en la cruz están llenas de significados proféticos, que formarán la base de muchos aspectos del culto dedicado a él, posteriormente. Porque no era un hombre común que murió en el Calvario ese día, y las consecuencias de esa condena injusta cambiarían para siempre la historia de la humanidad, de una manera insospechada para aquellos que lo habían perseguido con tanta determinación. Cada palabra sugiere el profundo amor que animó a Cristo incluso en ese momento de sufrimiento absoluto, incluso cuando duda de que Dios, su Padre, lo haya abandonado. No obstante, incluso entonces, ni una palabra de culpa por sus torturadores, ni una frase por los hombres que lo están matando. Porque no saben lo que están haciendo, y por lo tanto merecen perdón, merecen el paraíso, ese paraíso que Jesús le da al mundo a través de su sangre, su cuerpo, su inmenso sacrificio.

¿Por qué es un símbolo tan importante para los católicos?

Ya hemos respondido en la introducción a esta pregunta, y habiéndonos centrado en las últimas palabras de Jesús, hemos resaltado aún más el significado profundo que lleva al crucifijo a ser uno de los símbolos más importantes y preciosos de los cristianos. En la figura de Jesús en la cruz está todo el inmenso amor de Dios por la humanidad y el recuerdo de la esperanza de la Resurrección.

Las representaciones de Jesús en la cruz

Los primeros cristianos no representaban a Cristo crucificado. Para escapar de la persecución tuvieron que recurrir a símbolos que se parecían a la figura de una cruz en la que estaba sentado un hombre, como las letras griegas tau (T) y rho (P), o símbolos tomados de la mitología u otras religiones, como el delfín y el tridente.

tipos de ruces

Te puede interesar:

Tipos de Cruces y sus significados
La cruz es un símbolo antiguo, que ha conocido muchas y diferentes variaciones a lo largo del tiempo…

Después del reconocimiento de la religión cristiana, sin embargo, las representaciones del Cristo crucificado inmediatamente comenzaron a extenderse. Algunas, muy antiguas, nos han llegado, como la gema de jaspe, probablemente de origen sirio, que data del siglo II d. C., grabada con la figura de un hombre desnudo con los brazos atados en el travesaño de una cruz, o la caja de marfil conservado en el Museo Británico de Londres, que data del 420-430 d.C. y representa la crucifixión, sólo por nombrar algunas.

La evolución de las formas de arte, así como de la iglesia, con sus vicisitudes, condujeron a una distinción de la iconografía del crucifijo que continuó cambiando con el tiempo. Todavía hoy, sin embargo, la imagen de Cristo en la cruz es objeto de representaciones pictóricas y artísticas de todo tipo, desde iconos rusos y griegos, típicos de la Iglesia de Oriente, hasta estatuas y bajorrelieves, hasta los relicarios eucarísticos. Y, por supuesto, crucifijos y colgantes de todos los materiales y tamaños, para ser usados o exhibidos en su propio hogar, para llevar siempre consigo y siempre tener ante los ojos el símbolo del sacrificio de amor de nuestro Señor.