La consagración del Sagrado Corazón de Jesús

La consagración del Sagrado Corazón de Jesús

La adoración del Sagrado Corazón de Jesús para los cristianos tiene un doble sentido: por una parte significa adorar al corazón de Jesús como símbolo de su humanidad, de su haberse hecho hombre y sacrificado para todos nosotros; por otra se reconoce en él el símbolo del amor de Jesús para los hombres, de su Pasión en su nombre.

La misma representación del Sagrado Corazón de Jesús recuerda los símbolos de la Pasión: la Corona de espinas, la cruz, la herida infligida por la lanza. Las llamas a su alrededor simbolizan el amor ardiente del Salvador, su misericordia.

Sagrado Corazón de Jesús
Sagrado Corazón de Jesús

La consagración del Sagrado Corazón de Jesús como símbolo de devoción ocurrió en el siglo XIX, en manos de Papa León XIII, pero los ejemplos que se dirigen a el se remontan a la Edad Media. La adoración del Sagrado Corazón de Jesús nació desde la Alta Edad Media, en manos de algunos místicos alemanes, y se sometió a un mayor desarrollo en el siglo XVII mediante, entre otros, la Compañía de Jesús.

También fue objeto de fuertes debates teológicos y diatribas. Algunos veían en la devoción al Sagrado Corazón de Jesús una manifestación de idolatría, en cuanto objeto hecho de carne y relacionado únicamente al cuerpo. Para otros fue claro el valor puramente simbólico, su ser la representación del amor de Cristo.

Objeto de discusión fue también la aparición de Jesús a Santa Margarita María de Alacoque. A la Santa Jesús habría comunicado la “Gran promesa”: cualquier persona que se había comunicado, en un estado de gracia, el primer viernes de nueve meses consecutivos, habría obtenido el perdón de todos los pecados. De aquí nació la práctica devocional de los “Nueve primeros viernes de mes“.

La festividad del Sagrado Corazón nació en Francia alrededor de 1672, pero posteriormente fue reconocida por toda la Iglesia. Se celebra entre el 29 de mayo y el 2 de julio, dependiendo de la fecha en que cae la Pascua. En Trentino-Alto Adigio en ocasión de la festividad es tradición encender unas hogueras, en honor al Sagrado Corazón de Jesús.

En el nombre del Sagrado corazón de Jesús nacieron numerosas congregaciones religiosas.

Las estatuas que representan al Sagrado Corazón de Jesús suelen mostrar la figura entera del Salvador en posición bendecidor, con relieve en el pecho el corazón cercado de espinas y rodeado por las llamas.