10 bendiciones que deberían conocerse

10 bendiciones que deberían conocerse

Las bendiciones que deberían conocerse, algunas notas, otras curiosas. Instrumentos de fe y gracia para invitar al Espíritu Santo a descender sobre aquellos que lo merecen.

Las bendiciones siempre han recorrido las vidas de los fieles con fórmulas antiguas, rituales hechos de gestos que a menudo damos por sentado, pero que en cambio expresan una herencia milenaria, llena de significados (y significantes) que hunden sus raíces en la historia de la religión misma.

Si buscamos en el diccionario el término “bendición”, leemos las siguientes definiciones:

  1. Acto litúrgico, ceremonia, con la que se bendice alguien o algo: b. del agua; acto en virtud del cual la gracia divina desciende sobre los fieles: impartir la b. || b. urbi et orbi, solemne bendición papal para la ciudad de Roma y para el mundo.
  2. Gesto que, en forma autorizada, simboliza una disposición de buen auspicio y protectora: dar la b. a los hijos; deseo, invocación del bien: tendrás la b. de todos los beneficiarios
  3. Persona o cosa que es origen del bien

Por supuesto, nos interesa en particular la primera, que es el significado más importante del término. Para la Iglesia Católica, la bendición es una petición ejercida por alguien, generalmente un ministro religioso, como un obispo, un presbítero o un diácono, para hacer que la gracia de Dios derrame sobre alguien más. Es una invocación de favor y benevolencia para alguien o algo. La Iglesia incluye la bendición entre los Sacramentales, es decir que son aquellos “signos sagrados con los que, por una cierta imitación de los sacramentos, se simbolizan y obtienen efectos sobre todo espirituales, por la impetración de la Iglesia” (Artículo 1677 del Catecismo de la Iglesia Católica). Estas son principalmente fórmulas verbales, aunque a menudo también contemplan el uso de gestos particulares: un ejemplo para todos es el signo de la cruz, con el movimiento de la mano, o la aspersión con agua bendita. En algunos casos, también puede ser el Cabeza de familia quien las invoca sobre sus seres queridos.

En el Antiguo Testamento, las bendiciones eran pensadas sobre todo como una forma de pedirle a Dios de influir sobre la vida material y terrenal de los que confiaban en Él. Se le pedía garantizar a aquellos que eran bendecidos una familia sana y numerosa, larga vida, prosperidad.  Pero en algunos libros encontramos la referencia a bendiciones mucho más espirituales, como la sabiduría, la paz y la justicia. Jesús estará conectado a esta visión de bendiciones en el Nuevo Testamento. Aún en la esfera de la cultura judía, la bendición sigue siendo una prerrogativa divina, incluso cuando es pronunciada por un hombre. En este caso, es Dios quien usa un intermediario para enviar sus bendiciones (o incluso maldiciones). Estos hombres se convierten, en cierto sentido, en bendiciones para otros hombres, a su vez, elegidos por Dios para llevar su favor o condena entre sus semejantes.

En el Nuevo Testamento, Jesús se convierte en la encarnación de la bendición de Dios, Su instrumento de benevolencia y redención para todos los hombres. Jesús no sólo bendice a sus discípulos, a los enfermos, a los niños, sino que él mismo es una bendición, una fuente inagotable del Amor de Dios, de Su infinita generosidad.
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1,3).
San Pablo habla de la ” plenitud de las bendiciones de Cristo” (Rm 15,29).

La Iglesia ha reunido todas las bendiciones en un libro litúrgico, el Bendicional. Contiene todas las fórmulas de bendición útiles para cada ocasión y los ritos de las bendiciones que los presbíteros y diáconos deben conocer. Examinemos algunas de las bendiciones más importantes y difundidas. Hemos identificado diez.

La bendición papal (bendición apostólica)

Las Bendiciones apostólicas son bendiciones especiales que solamente pueden ser otorgadas por el Papa, un obispo o un ministro del mismo nivel. El Papa también puede enviar la bendición apostólica escrita, cuando sea necesario y sólo en ocasiones especiales. Para obtener una bendición papal es necesario presentar una solicitud a la Limosnería Apostólica, enviando una autorización de la autoridad eclesiástica. Las bendiciones papales, impartidas por el Papa o por un Obispo, a menudo han adjuntada la indulgencia plenaria. Antes del Concilio Vaticano II, incluso la bendición impartida por un sacerdote con motivo de la Extrema Unción se consideraba una bendición papal. La bendición papal se concede con ocasión de algunos sacramentos (bautismo, primera comunión, confirmación, matrimonio); cuando un sacerdote es ordenado o toma los votos; cuando un laico toma los votos (consagración secular); cuando un diácono es ordenado permanentemente; para un Aniversario de bodas significativo (bodas de plata, bodas de oro, etc.); para algunos cumpleaños particularmente importantes (18, 50, 100, etc.).

La bendición Urbi et Orbi

La bendición Urbi et Orbi
Papa Francisco – bendición Urbi et Orbi – Navidad 2014

La bendición Urbi et Orbi es probablemente la más conocida entre las bendiciones papales: el Papa la ofrece en algunas ocasiones especiales, durante las fiestas religiosas principales (Navidad y Pascua) y en Año Nuevo. También es la primera bendición pública del Papa después de su elección al solio pontificio. Es una bendición particularmente poderosa e importante, porque con ella también se otorga una indulgencia plenaria, para todos aquellos que están físicamente presentes ante el Papa, pero también para aquellos que asisten a través de los medios de comunicación. La frase latina Urbi et Orbi significa “A la ciudad (Roma) y al mundo”.

El Papa pronuncia la bendición en latín, y los fieles responden “Amén”.

“Que los santos Apóstoles Pedro y Pablo, en cuyo poder y autoridad confiamos, intercedan por nosotros ante el Señor.
Amén.
Que por las palabras y los méritos de la Bienaventurada siempre Virgen María, de san Miguel Arcángel, de san Juan el Bautista, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, Dios todopoderoso tenga misericordia de vosotros y, perdonados todos vuestros pecados, os conduzca por Jesucristo hasta la vida eterna.
Amén.
Que el Señor todopoderoso y misericordioso os conceda la indulgencia, la absolución y la remisión de todos vuestros pecados, tiempo para una verdadera y provechosa penitencia, el corazón siempre contrito y la enmienda de vida, la Gracia y el consuelo del Espíritu Santo y la perseverancia final en las buenas obras.
Amén.
Y la bendición de Dios todopoderoso (Padre, Hijo y Espíritu Santo) descienda sobre vosotros y permanezca para siempre.
Amén.

La bendición eucarística

La bendición eucarística
Bendición eucarística impartida por el cardenal Angelo Scola

Bendición eucarística significa la bendición practicada al exponer el Cuerpo del Señor en el Ostensorio en el altar, donde todos pueden verlo y orar de rodillas. Por lo tanto, está estrechamente relacionada con la práctica de la adoración eucarística. Antes del Concilio Vaticano II, la bendición eucarística era la práctica litúrgica más extendida y solemne de la tarde, ya que veía el pan consagrado en el centro, es decir el Santísimo Sacramento.

La bendición eucarística puede ser impartida por obispos, presbíteros y diáconos. Se divide en momentos diferentes:

  • Exposición: el ostensorio se toma del tabernáculo y se coloca en el altar. Los fieles se arrodillan cantando un himno, mientras el ministro extiende el incienso sobre la Eucaristía;
  • Adoración: cada miembro de los fieles reza en silencio;
  • Invocaciones: se recitan las letanías lauretanas y jaculatorias;
  • Oración: el ministro recita su oración ante el Santísimo Sacramento;
  • Tantum ergo: los fieles cantan las dos últimas estrofas del Pange Lingua, mientras que el ministro vuelve a extender el incienso;
  • Bendición: el ministro levanta el ostensorio y traza el signo de la cruz sobre los fieles, permaneciendo en silencio;
  • Reposición: mientras que el ministro regresa para colocar el ostensorio en el altar, se recita la aclamación Bendito sea Dios. A medida que la oración continúa, el Santísimo Sacramento se pone de nuevo en el tabernáculo.

La bendición del Padre Pío

La bendición del Padre Pío

Entre los santos ‘modernos’, Padre Pío es quizás el que más animó a aquellos que acudieron a él en busca de consuelo y consejo a confiarse en Dios en cada momento de sus vidas. El único camino que merece ser recorrido por el Santo de Pietrelcina es aquel en el que Dios es una presencia constante a nuestro lado, y el hombre no debe hacer nada sino conformar su voluntad con la de Él, dejar que el Espíritu Santo actúe a través de él, con confianza y fe ciega, sin clamor, sin ansiedad, porque Jesús sabe lo que es mejor y puede hacer que todo suceda de acuerdo con la voluntad de Su Padre.

Las bendiciones que Padre Pío otorgaba a sus devotos, por lo tanto, se centraban precisamente en esta invitación a dejar toda la ansiedad, todo el dolor, y a confiar en Dios y en Su infinita misericordia, a amarlo por encima de todo lo demás y esperar con confianza los frutos de ese amar.

Aquí por ejemplo una bendición de las buenas noches:

¡Que la bendición de Dios sea una escolta, un apoyo y una guía para ustedes! Formen una familia cristiana, si quieren algo de paz en esta vida. El Señor les de hijos y luego la gracia de dirigirlos en el camino al cielo.

No te canses de las cosas que generan solicitud, disturbios y preocupaciones. Sólo una cosa es necesaria: elevar el espíritu y amar a Dios. Con este pensamiento les doy las buenas noches… en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, y así sea. Alabados sean Jesús y María. Y buenas noches para todos“.

La bendición de San Francisco

La bendición de San Francisco

Entre los muchos compañeros amados por San Francisco, el Fraile León desempeña un papel especial. No por casualidad, sus restos están enterrados junto a los del pobre hombre de Asís. Era un hombre dotado de gran cultura y calígrafo hábil, y también actuó como secretario de Francisco, permaneciendo cerca de él en todos los momentos más significativos de su vida, apoyándolo también en la redacción de la Nueva Regla. También era su padre confesor. Francisco lo llamaba oveja de Dios, en virtud de su pureza, su sencillez de corazón, y fue a él a quien le permitió ver y tocar los Estigmas que recibió en el Monte de la Verna. El amor que le traía Francisco era grande, y podemos percibirlo incluso hoy en día, gracias a una reliquia muy preciosa que nos ha llegado y que se conserva en la Basílica de San Francisco de Asís: la chartula. Es un pedazo de papel que lleva a un lado el texto de las Alabanzas al Dios Altísimo y al otro una bendición que San Francisco dedicó al Fraile León para que lo apoye en un momento difícil:

Benedicat tibi Dominus et custodiat te,

ostendat faciem suam tibi et misereatur

tui convertat vultum suum ad te

et det tibi pacem.

Dominus benedicat frater Leo, te

Benedicat, benedicat,

benedicat tibi Dominus

et custodiat te Frater Leo, te

 

El Señor te bendiga

y te guarde;

te muestre Su faz

y tenga misericordia de ti.

Vuelva su rostro a ti

y te dé la Paz.

El Señor te bendiga, Hermano León

Esta antigua bendición, dictada por el amor entre dos amigos, ha llegado hasta nosotros, adquiriendo un valor universal. La bendición de San Francisco se ha convertido en un don del Santo a todos los hombres, de todos los tiempos, de todos los países, un deseo de disfrutar del amor de Dios, de Su mirada benévola y misericordiosa, que sigue siendo válido incluso hoy, y para siempre, para cualquiera que sea presa de la desesperación y necesite aliento.

La bendición nupcial

La bendición nupcial
bendición nupcial

La bendición nupcial es el momento de la ceremonia nupcial en la que el Ministro bendice a los dos esposos. Por lo general, se lleva a cabo después del intercambio de los anillos o después de la liturgia eucarística, pero se puede arreglar con el sacerdote para que se pronuncie en diferentes momentos. Del mismo modo, se puede elegir fórmulas de bendiciones para la pareja que difieren ligeramente entre sí. En términos generales, el Matrimonio católico que tiene lugar durante una Celebración Eucarística se divide en estos momentos:

  1. Rito de introducción
  2. Memoria del Bautismo
  3. Lecturas bíblicas
  4. Homilía
  5. Manifestación del consentimiento
  6. Entrega de los anillos
  7. (Bendición nupcial)
  8. Oración de los fieles
  9. Invocación de los santos
  10. Liturgia eucarística
  11. (Bendición nupcial)
  12. Ritos de conclusión

La costumbre de que un sacerdote o un obispo imparta la bendición nupcial es antigua. Algunos documentos muestran que en el siglo IV ya estaba muy extendida, pero no obligatoria. De hecho, en esa época el matrimonio era principalmente un pacto privado entre los cónyuges y sus familias, en el que posiblemente un sacerdote podría participar para bendecir a la pareja. A partir del siglo XI, comenzó a establecerse la presencia de un sacerdote que celebra la boda, y con el Concilio de Verona (1184), el matrimonio comenzó a ser oficialmente catalogado como un sacramento, y como tal, regulado por las leyes eclesiásticas. A partir de 1215, con el IV Concilio de Letrán, la Iglesia define la liturgia del matrimonio en todos sus aspectos religiosos y jurídicos. Los Concilios posteriores confirmarán y ampliarán este reglamento.

Esto es lo que prevé la Liturgia:

  1. Después del Padrenuestro y omitido el Líbranos, Señor, el sacerdote, vuelto hacia el esposo y la esposa, invoca sobre ellos la bendición de Dios, la cual nunca debe omitirse. En la introducción pueden omitirse, si alguno de los esposos no va a comulgar, las palabras que van entre corchetes. En el último párrafo de ésta oración también pueden omitirse las palabras entre corchetes, según lo aconsejen las circunstancias, por ejemplo si los esposos son de edad avanzada.

Los esposos se acercan al altar o, según la oportunidad, se arrodillan en sus lugares. Si la oración de bendición ha sido anticipada después del intercambio de los anillos, la celebración continúa con el Padrenuestro, el Líbranos, Señor y por lo tanto como en el Misal Romano.

Decíamos que se puede elegir diferentes fórmulas para la bendición nupcial. Veamos sólo una:

(El sacerdote, con las manos juntas, invita a los presentes a la oración con estas u otras palabras)

Queridos hermanos, oremos al Padre para que bendiga a estos hermanos nuestros que se han unido en Cristo; que Él derrame su gracia, y a quienes unió con una alianza santa, [por el sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo], los confirme en el amor recíproco.

(Todos oran en silencio durante breves momentos. Después, el sacerdote con las manos extendidas sobre los esposos, prosigue diciendo)

Dios nuestro,

que con tu poder hiciste todas las cosas de la nada,

desde el principio todo lo ordenaste,

haciendo al hombre a tu imagen,

le diste al varón la ayuda inseparable de la mujer,

para que ya no fueran dos, sino una sola carne

y enseñaste que nunca será lícito separar

lo que Tú has querido unir para siempre.

 

Dios y Padre, que consagraste la vida conyugal

por medio de un sacramento tan grande,

prefigurando en el matrimonio

la unión que existe entre Cristo y la Iglesia.

 

Dios y Padre, que unes al varón y a la mujer

y concedes a esta unión, establecida desde el principio,

la única bendición que no fue abolida

por la pena del pecado original,

ni por la sentencia del diluvio.

 

Mira con bondad a estos hijos tuyos

que, unidos por el vínculo conyugal,

imploran tu bendición.

Envía sobre ellos la gracia del Espíritu Santo,

para que, por la efusión de tu amor en sus corazones,

permanezcan fieles en la alianza nupcial.

 

Concede a tu hija N. el don del amor y de la paz,

y la gracia de seguir siempre

el ejemplo de aquellas santas mujeres

que son alabadas en la Sagrada Escritura.

 

Que el corazón de su esposo N.

confíe en la que ahora es su esposa

y, reconociéndola como su compañera y coheredera

de la vida de gracia,

la respete y la ame como Cristo ama a su Iglesia.

 

Y ahora, Padre, te suplicamos por estos hijos tuyos:

que la firmeza de la fe

y el cumplimiento de tus mandamientos

los mantenga íntimamente unidos,

y haga de ellos un ejemplo para los demás,

de manera que, inspirándose en el Evangelio,

den a todos un buen testimonio de Cristo.

[Que sean padres fecundos y de reconocida virtud

y puedan ver a los hijos de sus hijos].

Y después de una vida larga y feliz,

gocen de la paz de los santos en el Reino de los cielos.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

 

La bendición de los animales

La bendición de los animales
17 de Enero – Fiesta de Sant’Antonio Abate

La costumbre de bendecir a los animales se remonta a la Edad Media y tiene orígenes campesinos. En esa época se bendecían vacas, terneros, ovejas, cerdos, animales de granja. Entonces, el bienestar animal estaba estrechamente relacionado con el de los hombres, ya que gran parte del sustento de las familias enteras dependía de la leche, los huevos y la carne obtenida de ellos. Hoy las cosas han cambiado, y los perros, los gatos y otras mascotas pequeñas son llevados para recibir la bendición. Los animales no son necesarios, como en el pasado, pero con su compañía y su afecto hacen que la vida de los humanos que los reciben sea más agradable en el hogar, y recuerdan a los hombres lo importante que es respetar y cuidar a las pequeñas criaturas.

En el nuevo Bendicional se lee:

Puesto que muchos animales, según los designios de la Divina Providencia del Creador, comparten en cierto modo la vida del hombre, por cuanto le sirven de ayuda en su trabajo, o le proporcionan alimento y compañía, nada impide que, en determinadas ocasiones, por ejemplo, en la fiesta de algún santo, se conserve la costumbre de invocar sobre ellos la bendición de Dios.

Este rito pueden utilizarlo el sacerdote, el diácono, y también el laico, con los ritos y fórmulas previstos para él.

(Nuevo Bendicional, cap. XXXIV, titulo Bendición de los animales, nn. 1058-1059/1074.)

Por lo tanto, la bendición de los animales debe leerse como una acción de gracias a Dios por haberlos creado para que puedan ser de ayuda, consuelo y apoyo para el hombre. Al bendecirlos, damos gracias por toda la creación, por el inmenso regalo que Dios nos ha dado, elevándonos por encima de todo, dándonos un mundo maravilloso para que podamos disponerlo como nos plazca.

El rito de bendición de los animales se celebra en la Fiesta de San Antonio, considerado el protector de los animales domésticos, el 17 de enero.

La bendición dice:

Oh Dios, que todo lo hiciste con sabiduría

y que, después de crear al hombre a tu imagen,

le diste, con tu bendición,

el dominio sobre todos los animales,

extiende tu mano con benevolencia

y concédenos que estos animales nos sirvan de ayuda

y nosotros, tus servidores,

ayudados con los bienes presentes,

busquemos con más confianza los futuros.

Por Jesuscristo, nuestro Señor.

Amén

La bendición de la casa

La bendición de la casa

Incluso las bendiciones de las casas, como las de las familias que viven allí, son una práctica común en nuestro país. Estas bendiciones son llevadas a cabo por el párroco o sus colaboradores, que van a casa por casa, generalmente con motivo de ocasiones solemnes, como la Pascua. Al hacerlo, los ministros religiosos toman el ejemplo de los discípulos de Jesús, quienes, a petición Suya, iban en los hogares para traer el don de la paz (Mt 10,13). En esta ocasión, las familias que viven en las casas y en las habitaciones mismas se rocían con agua bendita.

El nuevo Bendicional dice:

“Obedeciendo al mandato de Cristo, los pastores, entre los principales deberes de su actividad pastoral, han de ser solícitos en visitar las familias cristianas y anunciarles la paz de Cristo, que dio este encargo a sus discípulos: “Cuando entréis en una casa, decid primero: Paz a esta casa” (Lc 10,5).

Por tanto, los párrocos y sus ayudantes han de considerar que es de su particular incumbencia visitar cada año a las familias que viven en su territorio, principalmente durante el tiempo pascual. Es una ocasión magnífica de ejercer la función pastoral, tanto más eficaz cuanto que les brinda la oportunidad de conocer a cada una de las familias.”

(Nuevo Bendicional, cap. XIII, título Bendición anual de las familias en sus propias casas, nn. 434-435.)

La visita incluye la lectura de la Palabra de Dios y la oración de bendición, con especial atención en caso de presencia de niños o ancianos. La fórmula de la bendición tiene varias variantes, aquí hay una:

Bendito seas, Dios, Padre nuestro,

por esta casa, destinada por tu

bondad a que viva en ella esta familia.

Haz que sus habitantes reciban

los dones de tu Espíritu y que el don

de tu bendición se haga patente en ellos

por su caridad efectiva, de manera

que todos los que frecuenten

esta casa encuentren siempre en ella

 aquel amor y aquella paz

que sólo tú puedes dar.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

 

La bendición irlandesa

La bendición irlandesa
San Patricio – Patrón de Irlanda

Más conocido como la Bendición del viajero irlandés, es una bendición que nos dejó San Patricio, santo patrón de Irlanda. Nacido en una familia de la nobleza romana, fue secuestrado en su adolescencia por piratas irlandeses y vivió como esclavo de un Rey en Irlanda del Norte. Posteriormente, habiendo recibido la llamada, pasó su vida en la evangelización de los irlandeses, que luego vivían agrupados en un gran número de tribus. Por lo tanto, pasó la mayor parte de su vida moviéndose, viajando y entrando en contacto con diferentes personas y culturas. Su bendición también expresa esta propensión a viajar. Es una bendición para aquellos que nunca están cansados de aprender sobre nuevos lugares, nuevas personas.

Que la tierra se vaya haciendo camino ante tus pasos,

que el viento sople siempre a tus espaldas,

que el sol brille cálido sobre tu cara,

que la lluvia caiga suavemente sobre tus campos y,

hasta tanto volvamos a encontrarnos,

que Dios te lleve en la palma de su mano.

 

La bendición pascual

La bendición pascual
La bendición de la Pascua celebra la resurrección de Jesús.

La Bendición Pascual celebra la Resurrección de Jesús y hace que los que la reciben comparten Su fuerza, Su victoria sobre la muerte. Con esta bendición, recitada por el cabeza de familia con motivo de la Pascua, una fiesta que celebra precisamente el triunfo de Jesús, el cumplimiento de su misión de amor y salvación, se bendicen los fieles como hijos de Dios, y por lo tanto, indirectamente, Dios mismo, en un círculo de fe salvadora y Amor mutuo.

Para la bendición pascual, se usa agua bendita, que recuerda el Bautismo y el renacimiento de cada cristiano, y el olivo bendito, símbolo de paz y reconciliación. ¡No se debe absolutamente considerar la bendición pascual como una especie de ritual para alejar los problemas de la casa! No es un ritual que debe dejar espacio para la superstición: el mal permanece lejos de los hogares, no gracias a la bendición, sino porque quienes la reciben y viven en ella, viven en armonía y serenidad y dialogan con Dios. No hay magia, entonces, sino que la unión de una familia santificada y bendecida a los ojos de Dios. Toda la familia debe participar en la bendición pascual. También puede establecer un pequeño altar, con una imagen de Jesús junto con fotos de miembros de la familia. Antes del almuerzo de Pascua, la familia se reúne alrededor de la mesa y el cabeza de familia introduce la oración:

CABEZA DE FAMILIA: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amén.

CABEZA DE FAMILIA: Del Evangelio de Lucas (Lc 24, 30-31)

Y aconteció, que estando sentado con

ellos a la mesa, tomando el pan,

bendijo, y partió, y les dio.

Entonces fueron abiertos los ojos de ellos, y le conocieron.

Breve pausa de silencio.

TODOS: Padre nuestro…

CABEZA DE FAMILIA: Te bendecimos, Dios Padre,

Señor del cielo y de la tierra,

porque en la Resurrección de Jesús de los muertos

nos de la esperanza de una vida nueva y eterna.

Bendice a nuestra familia reunida alrededor de la mesa,

fortalece los lazos que nos unen

y permítenos difundir el gozo del Señor resucitado

a todas las personas que conocemos.

Él que vive y reina por los siglos de los siglos.

TODOS: Amén. Aleluya.