Madre Teresa símbolo de caridad

Madre Teresa símbolo de caridad

Un nuevo año ha comenzado. Tiempo para presupuestos y buenas intenciones. ¿Qué pasaría si nuestro propósito más importante y sincero fuera la caridad hacia los demás? Madre Teresa de Calcuta fue maestra en esto.

¿Por qué empezar el año hablando de la Madre Teresa de Calcuta? La temporada de vacaciones nos predispone a reflexionar sobre muchos aspectos de la vida en los que tendemos a no pensar demasiado durante el resto del año. Tal vez depende de la dilatación del tiempo, que caracteriza estos días diferentes de todos los demás días. Quizás sea la cercanía con amigos y familiares, incluso con personas que no solemos frecuentar, por falta de tiempo, por la distancia.

Madre Teresa de Calcuta

Te puede interesar:

La historia de Madre Teresa de Calcuta
De Madre Teresa de Calcuta, siempre recordaremos la voluntad incansable para llevar ayuda a los últimos, a los desheredados, a los pobres. Hoy en día es…

La vida moderna es extraña, a menudo incluso cruel. Incluso la Navidad, en nuestras ciudades, parece perder su connotación de celebración religiosa, reduciéndose a una ocasión para el consumismo y el desperdicio. Las luces brillantes en las tiendas, las luces que iluminan las calles, deberían recordarnos el nacimiento de Jesús, el inmenso don que Dios nos hizo al enviar a Su Hijo a vivir entre nosotros, a morir por nosotros. En cambio, a menudo, con demasiada frecuencia, esas luces son solamente una invitación a comprar, para hacer regalos incluso caros que muchas veces ni siquiera son dones, porque no provienen del corazón. La misma sensación de calidez, de ‘sentirse mejor’, con demasiada frecuencia sigue siendo una manifestación superficial, que no se manifiesta de ninguna manera. Comemos, bebemos, intercambiamos regalos, y luego volvemos a nuestras vidas, donde no hay espacio para quienes están cerca de nosotros, y mucho menos para quienes están más lejos de nosotros.

Sin embargo, la Navidad nos hace pensar, y afortunadamente. Porque para aquellos que realmente creen, es el momento en que más que en cualquier otro periodo del año podemos y debemos acoger el Amor de Dios. Pero no sólo. En el mismo momento en que este amor único y especial entra en nuestras vidas y en nuestros hogares, nosotros mismos nos convertimos en su instrumento, voces pequeñas pero preciosas, en un coro que canta justicia, paz y verdad para todos los hombres del mundo.

Sobre todo, la renovación del milagro del nacimiento de Jesús, de ese Niño puro e inocente en presencia del cual los pastores y los Reyes Magos se inclinan de la misma manera, debería despertar a la mejor parte de nosotros, que la teología cristiana quiso definir con las virtudes teologales, es decir, aquellas virtudes que deberían estar en la base de la vida cristiana y la relación de cada hombre con Dios.

En la Primera epístola a los Corintios leemos: “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y la caridad, estas tres; ¡pero la mayor de ellas es la caridad!” (1 Corintios 13,13).

Aquí están las virtudes teologales: Fe, gracias a la cual el hombre se confía completamente a Dios, creyendo en todo lo que Él ha revelado; Esperanza, es decir confianza en la promesa de la vida eterna y el compromiso de vivir de una manera para merecerla; Caridad, vínculo y punto de partida, pero también de llegada, de las otras virtudes. Queremos aprender más sobre esta última en este artículo.

Pero qué es la caridad

Ya hemos tratado el concepto de caridad cristiana en otro artículo, reflexionando sobre cómo no debe confundirse con el simple acto de dar limosna.

La caridad es la virtud en cuyo nombre el hombre ama a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a sí mismo.

Es Jesús mismo quien comunica este nuevo mandamiento a sus discípulos:
“Cuando salió, dice Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto. Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con ustedes. Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Que, como yo los he amado, así se amen también ustedes los unos a los otros. En esto conocerán todos que son discípulos míos: si se tienen amor los unos a los otros.”  (Juan 13,31-33a.34-35)

La caridad es, por lo tanto, sobre todo amor. Amor por los demás, por aquellos que están cerca, pero también por aquellos que no lo están, pero que necesitan nuestra ayuda, nuestro amor, de hecho. Un amor que debe ser gratuito, auténtico, ofrecido y vivido en el nombre de Jesús, con una sonrisa en los labios y un corazón ligero y lleno de felicidad.

Por esta razón, hablando de la diferencia entre la caridad y la limosna, nos centramos en el hecho de que con demasiada frecuencia esta última se confunde con un gesto de amor y generosidad, mientras que desafortunadamente es solamente una forma de sentirse bien con su propia conciencia, con el menor esfuerzo posible. La caridad no se trata simplemente de dar algunas monedas que pesan en nuestro bolsillo. Es hospitalidad, disponibilidad, voluntad de encontrar tiempo y energía para dedicar al prójimo, quitando ese tiempo a nosotros mismos, sacrificando lo que nos gusta hacer y tener para ponernos al servicio de los demás, de los pobres, de los necesitados, en nombre de un sentido de justicia superior, de un anhelo por lo que es correcto, bueno, hermoso.

limosna

Te puede interesar:

Dar una limosna: ¿es caridad?
La limosna a los pobres es una manifestación de misericordia estrechamente relacionada con los deberes de un buen cristiano…b

Madre Teresa de Calcuta y su obra de caridad

Y llegamos a la Madre Teresa de Calcuta. ¿Quién mejor que ella puede representar el ejemplo más brillante y emblemático de la caridad cristiana? Su caridad es conocida por todos: de cómo, desde muy joven manifestó su vocación al bien, de cómo, misionera en India, recibió lo que ella definía la llamada dentro de la llamada, que la empujó a abandonar la tranquilidad del convento para sumergirse en la pobreza real, mezclándose con los último entre los últimos, reuniendo su sufrimiento y haciéndolo suyo.

¿Quién mejor que ella puede darnos un ejemplo de lo que es la caridad, la verdadera caridad, el amor que no se ahorra, que no se da poco a poco, sino que se otorga sobre la base de las necesidades reales y de manera definida y precisa?

La Madre Teresa tuvo relaciones con jefes de estado y reyes, colaboró ​​con personalidades locales y extranjeras para abrir y administrar centros de acogida y cuidado para los pobres, los enfermos y los leprosos. Pero sería una blasfemia querer considerar su trabajo como un ‘trato’ de cualquier tipo. De hecho, a través de su infinita misericordia, su caridad hecha de oración, pero sobre todo de acción, Madre Teresa durante años denunció a quienes con acciones grandes y pequeñas habían determinado esas situaciones de degradación y sufrimiento en las que vivía, junto con personas que lo habían perdido todo, incluso la dignidad de seres humanos. Precisamente ella, esta pequeña monja incansable, luchó contra la hipocresía de quienes prefieren darse la vuelta, escondiéndose detrás de pretextos y excusas por no reconocer sus responsabilidades, o simplemente su egoísmo y su mezquindad. Ella tomó el nuevo mandamiento de Jesús y lo vivió en su propia piel, en su propia carne, día tras día, hasta su muerte, amando a cualquiera que encontrara en su camino como Jesús lo hubiera amado, dándole la bienvenida, perdonándolo, perdonando sus pecados, cuidando de él como un hermano, una hermana, un hijo.

Así como Jesús fue Maestro de amor, también lo fue Madre Teresa al enseñar a las personas cómo vivir ese amor de la manera más plena y auténtica.

Buenas intenciones para el año nuevo

Volviendo al discurso inicial y las buenas intenciones para el nuevo año, ¿qué podemos hacer para hacer obras de caridad hacia los demás? Hay muchas maneras de expresar la caridad, muchos pequeños gestos diarios para vivirla todos los días, transformándola en un testimonio de fe. No es tan difícil dejar que Jesús entre en tu vida y que sea tu modelo de amor. Cada vez que dedicamos tiempo, energía a alguien, quitándonoslo a nosotros mismos, sin intereses personales, sin motivos ocultos, estamos realizando un acto de caridad. Si brindamos consuelo a los que sufren, con nuestra cercanía, nuestras palabras, incluso con gestos y ayuda práctica, estamos actuando de acuerdo con la caridad y la misericordia que Jesús quería que estuvieran en la base de nuestra juntos.

Si vemos injusticias a nuestro alrededor, si nos damos cuenta de que alguien no está viviendo dignamente, que sufre privaciones y carencias, e intervenimos para mejorar su condición, realizamos un acto de caridad. Todos deberían tener algo para vivir dignamente, porque Dios creó el mundo para que todos puedan disfrutarlo.

Nuestro sacrificio, el gesto, la oferta, el apoyo, las palabras de consuelo son las herramientas más poderosas que se nos ha dado para hacer del mundo en que vivimos un lugar mejor. Depende de nosotros usarlas de la mejor manera, no desperdiciar los dones que Dios nos ha ofrecido, no malgastar el amor de Dios sin hacer nuestro mejor esfuerzo para amplificar su mensaje y difundirlo a nuestro alrededor. Y no sólo en Navidad.