San Mateo, apóstol, evangelista y mártir

San Mateo, apóstol, evangelista y mártir

El 21 de septiembre se celebra a San Mateo evangelista, apóstol y mártir. ¿Quién era y cómo se convirtió en apóstol?

San Mateo evangelista es considerado el autor de uno de los cuatro Evangelios canónicos, es decir, los evangelios reconocidos por la religión cristiana. En particular, su Evangelio se llama, junto con los de Marcos y Lucas, también Evangelio “sinóptico”. Si tomamos los textos de los tres Evangelios sinópticos y los colocamos en tres columnas paralelas, notaremos muchas similitudes en la narración de los episodios evangélicos, a veces incluso las mismas frases, las mismas palabras.

Los cuatro evangelios canónicos

Te puede interesar:

Los cuatro evangelios canónicos de la religión cristiana
Con la definición Evangelios “canónicos” se indican los cuatro Evangelios oficialmente reconocidos por la Iglesia.

Pero ¿quién era este hombre tan cercano a Jesús que podía ser heraldo de Su mensaje de salvación y Su Palabra?

San Mateo Evangelista es considerado el santo patrón de los banqueros, contables, aduaneros, contadores y la policía financiera. Estos curiosos patronatos se derivan de su vida antes del Llamado de Jesús, de la profesión que ejercía antes de convertirse en uno de los doce apóstoles. De hecho, San Mateo fue lo que en su tiempo se llamaba un publicano, es decir un recaudador de impuestos. En la sociedad judía, manejar el dinero romano se consideraba un pecado grave. Para remediar este problema, los publicanos adelantaban el dinero de los impuestos a los funcionarios imperiales enviados para tal fin, y luego exigían impuestos al pueblo. Esto los convertía en usureros muy odiados, y también pecadores despreciados por todos, porque al tocar el oro de los romanos, en el que estaba impresa la efigie del Emperador, se convertían en cierto sentido en idólatras.

Por lo tanto, Mateo era un publicano, y vivió en Cafarnaúm, una antigua ciudad de Galilea, que se encuentra en la costa noroeste del lago Tiberíades, en Israel, donde Jesús vivió después de salir de Nazaret. No se sabe mucho sobre él, la información biográfica es muy limitada. Lo que sabemos se remonta a después del encuentro que cambiaría su vida: el con Jesús.

San Mateo Apóstol

En los evangelios de Marcos y Lucas se narra el encuentro entre Jesús y un publicano.
Y al pasar, vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: «Sígueme». Y levantándose, le siguió. (Marcos 2,14)
Después de esto, Jesús salió y se fijó en un recaudador de impuestos llamado Leví, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: «¡Sígueme!».  (Lucas 5,27)

Pero aquí, en el episodio análogo narrado en el Evangelio de San Mateo, leemos: Cuando Jesús se fue de allí, vio a un hombre llamado Mateo, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: «¡Sígueme!». Y levantándose, le siguió. (Mateo 9,9)

Es plausible que Levi y Mateo sean en realidad la misma persona. Probablemente, cuando recibió el llamado de Jesús para convertirse en apóstol, el publicano Leví cambió su nombre, al igual que Simón, que se convirtió en Pedro, y Saulo, que se convirtió en Pablo. El significado del nombre Mateo, que significa Don de Dios, no hace más que corroborar esta hipótesis.

Esto fue suficiente para que Jesús cambiara por completo la vida de un hombre acostumbrado a ser malquerido por sus semejantes, obligado por las circunstancias a un trabajo detestable. Ese Sígueme fue suficiente, quizás acompañado de una sonrisa, una mano extendida, y toda la vida de Levi/Mateo ya no tuvo ningún valor, ningún sentido. Sin decir una palabra, él se levantó de su escritorio y siguió al hombre extraordinario, sólo porque él se lo había pedido.

A partir de ese momento, Mateo se convierte en realidad en uno de los doce apóstoles. Como tal se menciona en Hechos (1,13) después de la Ascensión de Jesús al cielo. Siempre con ellos participó en la elección de Matías, elegido para reemplazar a Judas Iscariote, y en el descenso del Espíritu Santo sobre la multitud en el día de Pentecostés.

Posteriormente, como todos los demás apóstoles, partió y comenzó a difundir la Buena Nueva primero en Palestina, luego dondequiera que sus pasos y fervor pudieran llevarlo.

Aunque algunas tradiciones afirman que murió de muerte natural, la Iglesia lo venera como un mártir.

Martirio de San Mateo

Según la Leyenda Áurea de Jacopo da Varazze, San Mateo el evangelista viajó por Etiopía y pudo convertir al rey Egipo (o Hegesipo) después de haber resucitado milagrosamente a su hija Efigenia. Precisamente por este milagro, y la consiguiente promesa de proteger la virtud de la niña, que se había consagrado al Señor, de los propósitos de su tío Hirtaco, que quería casarse con ella, san Mateo habría encontrado la muerte mientras celebraba la misa. Habría sido un sicario enviado por Hirtaco quien lo apuñaló con una espada por orden del vengativo rey.

Entre las diversas representaciones de arte sacro que han contado la muerte del Santo, una de las más famosas y sugestivas es sin duda El Martirio de San Mateo pintado por Caravaggio. Es una maravillosa pintura al óleo sobre lienzo realizada entre 1600 y 1601 por el artista encargado por la familia Contarelli. Se puede admirar en la Capilla que lleva su nombre en la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma.

El martirio de San Mateo puede considerarse a todos los efectos una obra de la madurez artística de Caravaggio. De hecho, muchas de las características distintivas del maestro recurren en la obra, desde el uso de la luz, proveniente de una fuente externa, que apenas ilumina la escena envuelta de otro modo en la oscuridad, hasta la presencia de muchos personajes, algunos apenas visibles. Aunque Caravaggio había propuesto diferentes escenas, para contar el martirio de San Mateo, al final lo que propuso fue la representación del santo tendido al pie del altar en el que estaba celebrando la misa, mientras que el soldado enviado por el rey de Etiopía para asesinarlo lo domina. El soldado tiene la boca entreabierta, el rostro contraído por la furia asesina. El santo extiende su mano al cielo, donde un ángel se asoma entre las nubes ofreciéndole la palma del martirio. Las otras figuras representan a los que asistían a la misa, ahora asustados e incapaces de reaccionar ante la violencia.

santos martires

Te puede interesar:

Santos Mártires: sacrificar la propia vida en el nombre de Dios
Los Santos Mártires son hombres y mujeres que sacrificaron su vida por el amor de Dios, y por ello merecieron la beatificación.

También en la Capilla Contarelli, en la Iglesia de San Luis de los Franceses en Roma hay otra espléndida pintura de Caravaggio dedicada a San Mateo Evangelista: La Vocación de San Mateo. La pintura hace referencia a la llamada de Mateo por parte de Jesús (Mateo 9,9-13) y representa a San Mateo sentado en una mesa con un grupo de personas, en una escena de taberna, y Jesús que lo llama señalándolo con la mano extendida.

Por fin, para concluir el ciclo dedicado a San Mateo, Caravaggio fue llamado a pintar el retablo central que representa a San Mateo y el Ángel, para colocarla sobre el altar de la Capilla. En esta pintura, San Mateo está representado con un ángel detrás de él, concentrado en escribir el Evangelio, mientras que el mensajero celestial le sugiere las palabras.

San Mateo evangelista

El Evangelio de Mateo es objeto de controversia. Aunque se ha atribuido a San Mateo, los estudios sobre la Biblia desde el siglo XVIII en adelante han cuestionado si realmente fue escrito por el apóstol de Jesús. Se piensa principalmente en un autor cristiano anónimo que pudo haberlo escrito alrededor de finales del siglo I, basándose en gran parte en el Evangelio según Marcos, así como en la llamada fuente Q. La fuente Q es una colección de dichos de Jesús que proporcionaría la base narrativa de todos los Evangelios sinópticos.
Otra escuela de pensamiento dice que el Evangelio de Mateo fue el primero en escribirse y que proporcionó la inspiración para los Evangelios de Marcos y Lucas.
Además, el hecho de que de todos los evangelios el de Mateo sea el más cercano al judaísmo, tanto por la atención a la cultura judía, como por el deseo de reiterar cómo Jesús encarnó el cumplimiento de las profecías hebreas, ha insinuado la duda de que el autor del Evangelio de Mateo fuera en realidad un judío cristiano.  En efecto, podemos afirmar que en muchos aspectos el Evangelio de Mateo constituye un puente entre la Sagrada Escritura judía y la cristiana. Jesús está plenamente identificado allí como el Mesías y Rey del Reino de los Cielos que Dios ha prometido al pueblo elegido.

Más allá de las dudas sobre su atribución, el Evangelio según Mateo es el más largo de los Evangelios. De hecho, se compone de veintiocho capítulos, contra veinticuatro de Lucas, veintiuno de Juan y dieciséis de Marcos.

Narra el nacimiento de Jesús y Su infancia, con especial relevancia en episodios como la huida a Egipto y la matanza de los Inocentes; Su predicación y Su misión entre los hombres, así como cinco discursos sobre el Reino de los Cielos; y, finalmente, Su muerte y resurrección.

Las enseñanzas de Jesús se transmiten en forma de sermones, parábolas e instrucciones. Estas enseñanzas se entienden como necesarias para convertirse en seguidores de Jesús y, en consecuencia, dignos del reino que Él traerá a la tierra.

En particular, San Mateo se centra en la enseñanza del amor, ese undécimo mandamiento que se puede resumir en estas declaraciones de Jesús:

  • La regla áurea: “Así que, todo lo que quieran que la gente haga con ustedes, eso mismo hagan ustedes con ellos, porque en esto se resumen la Ley y los Profetas” (Mateo 7,12);
  • El doble mandamiento del amor: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Éste es el primero y más importante mandamiento. Y el segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 22,37-39);
  • La tríada sobre la parte determinante de la ley: “Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas que pagan el diezmo de la menta, del anís y del comino, y han descuidado los preceptos más importantes de la ley: ¡la justicia, la misericordia y la fidelidad! Estas son las cosas que debían haber hecho, sin descuidar aquellas.” (Mateo 23,23);
  • Las seis obras de misericordia: Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me recibieron; estuve desnudo, y me cubrieron; estuve enfermo, y me visitaron; estuve en la cárcel, y vinieron a visitarme.” (Mateo 25,35-36).

Los Discursos de Jesús también ocupan un papel de primera importancia en el Evangelio de San Mateo, como confirmación de las profecías del Antiguo Testamento: el Sermón de la Montaña (capítulos 5-7); el discurso de la misión (capítulo 10); las parábolas del Reino de los Cielos (capítulo 13); discurso eclesial o comunitario (capítulo 18); el discurso sobre la venida del Hijo del Hombre (capítulos 24-25).

El Evangelio de San Mateo es también el que da mayor espacio a la misión que Jesús confía a Pedro, de fundar la Iglesia y convertirla en instrumento de difusión de Su Palabra.

La prosa rítmica y poética ha hecho del Evangelio según San Mateo, desde sus orígenes, una lectura agradable y fácil en comparación con los otros Evangelios sinópticos.