El verdadero significado del Avemaría

El verdadero significado del Avemaría

Hay palabras que se transmiten a lo largo del tiempo, pasando de boca en boca, durante años, siglos, pronunciadas por millones de voces diferentes, en diferentes idiomas. Las palabras de las oraciones, por ejemplo, escritas por hombres y mujeres inspirados por Dios en un tiempo muy lejano, y desde entonces recitadas, susurradas, gritadas por innumerables creyentes que en ellas buscaban consuelo en momentos difíciles, o que sólo querían expresar su propia fe elevándolas con su propia voz.

A veces ocurre que estas palabras repetidas a menudo pierden parte de su significado original. Estamos tan acostumbrados a repetirlas, a escucharlas de otra persona, que el sonido de las palabras se vuelve casi más importante que lo que quieren expresar. El significante excede el significado, o al menos este último está un poco tergiversado, se da por sentado. Y esto no es bueno, especialmente si las palabras de las que hablamos son las de una oración.

El Papa Francisco viene en nuestra ayuda. Específicamente, con su libro “María. Madre de todos” (ediciones San Paolo), recién publicado, el Santo Padre, por un lado, nos hace participar en las reflexiones y oraciones que él dedica a María, por otro lado nos ayuda a comprender a fondo, o sólo a recordar, la verdadera significado de las palabras de la oración más famosa y antigua dedicada a la madre de Jesús: el Avemaría, de hecho.

La figura de Nuestra Señora ha sido fuertemente amada e invocada por los cristianos desde la antigüedad. Ella representa no solamente la voluntad de Dios Padre para reconciliarse con el hombre, después de eso debido a otra mujer, Eva, la humanidad ha perdido la gracia y ha sido echada del Edén. María es la nueva Eva, la segunda posibilidad concedida a los hombres para demostrar que merecen el amor y la confianza de Dios, ella, nacida sin pecado, elegida para concebir al Hijo de Dios sin conocer la contaminación de la carne. Una chica modesta, aparentemente común, llamada para asumir una gran y terrible tarea, y que esa tarea la aceptó con humildad y sumisión, consciente del dolor que le habría causado. En su libre elección de confiarse completamente a Dios, de hacerse un instrumento dócil de Su plan misterioso y vasto, Nuestra Señora asume un papel de modelo y ejemplo para todos nosotros.

Pero hay más. Precisamente por su valiente elección, de ser la madre del Salvador, María también ha adquirido el papel de intermediaria por excelencia entre los hombres y Dios. Ser madre, no solamente de Jesús, sino de todos los hombres, la hace más que nunca, apropiada para llevar nuestras preocupaciones y nuestros dolores a la atención de Dios, para que Él pueda decidir, en Su infinita bondad y misericordia, venir en nuestra ayuda.

La oración del Ave María extendido a lo largo de los años

Es por eso que el Avemaría se ha convertido en una de las oraciones más famosas y difundidas, corazón de la práctica del Rosario, también eso dedicado enteramente a María, y de muchas otras prácticas devocionales.

Pensemos, por ejemplo, en la devoción de las tres Avemarías. Esta oración mariana muy popular fue creada por Santa Matilde de Hackeborn, una monja benedictina que vivió entre 1240 y 1298. Santa Matilde ya había recibido la visita de María en otras ocasiones, y alentada por este favor de parte de la Madre de Jesús, le pidió que la consolara en el momento de la muerte.

Nuestra Señora aceptó, pero como signo de compromiso y dedicación por parte de la Santa le pidió que recitara tres Avemarías especiales todos los días, con la intención de alabar a la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y dar gracias por todos los maravillosos dones con los que Nuestra Señora había sido adornada.

La primera Avemaría estaría dirigida a Dios Padre que en su omnipotencia y omnisciencia tomó la más humilde de las niñas y le dio un poder casi igual al de Él, haciéndola omnipotente en el cielo y en la tierra.

La segunda Avemaría honraría Jesús, Hijo de Dios, que infunde a Nuestra Señora una conciencia y sabiduría inconcebibles para cualquier otro ser humano, permitiéndole disfrutar la visión de la Santísima Trinidad y compartir su luz.

La tercera Avemaría estaría dirigida al Espíritu Santo que invistió a Nuestra Señora de la plenitud del amor de la que está compuesto, haciéndola bueno, dulce y dócil sobre todas las mujeres y hombres de todos los tiempos. A cambio de este acto devocional, Nuestra Señora habría concedido a Santa Matilde, en el momento de su muerte, su presencia, su luz y todo su amor divino.

En la práctica, cada una de las tres oraciones se dirige a uno de los atributos conferidos a María por la Santísima Trinidad:

El poder otorgado por Dios Padre.

La sapiencia, la sabiduría dada por el Hijo.

El amor y la misericordia del Espíritu Santo.

Con esta práctica devocional se reconoce a María una excelencia incomparable en poder, sabiduría y misericordia. María es proclamada por la Iglesia como Poderosa Virgen, Madre de la Misericordia y Sede de la Sabiduría.

La práctica devocional de recitar el Avemaría tres veces todavía está muy extendida. Con ella queremos honrar a la Santa Madre y eventualmente solicitar su mediación para obtener una gracia o favor especial de Dios. De hecho, como Nuestra Señora le prometió a Santa Matilde su ayuda en el momento de la muerte, de la misma manera renueva su promesa por la vida y la muerte a aquellos que recitan las tres Avemarías todos los días.

Devoción de las Tres Avemarías

Así es como se compone la devoción de las Tres Avemarías:

María, Madre mía, líbrame de caer en pecado mortal.

  1. Por el poder que te concedió el Padre Eterno.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

  1. Por la sabiduría que te concedió el Hijo.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

  1. Por el Amor que te concedió el Espíritu Santo.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén. 

Pero volvamos al Avemaría.

ave maria anillo de plata
Anillo ajustable Ave María de Plata 925

La oración como la conocemos y recitamos hoy en día, apareció en Brescia en 1498, en la colección Triumphi, sonetti, canzon e laude de la Gloriosa Madre de Dio Vergine Maria, una obra dedicada a la Virgen compuesta por Gasparino Borro, un sacerdote perteneciente a la Orden de sirvientes de María. En 1568, el Papa Pío V, en la Liturgia de las Horas, impuso a todos los sacerdotes a recitar el Padre Nuestro seguido de un Avemaría al comienzo de cada hora del Oficio Divino.

La oración del Avemaría hoy es, junto con el Padre Nuestro, una de las más difundidas y famosas, la que se repite con mayor frecuencia grabada en anillos y brazaletes de oración. El Rosario es todavía una práctica devocional extendida por todo el mundo, y la corona del Rosario a menudo trasciende la práctica de la oración misma, convirtiéndose en un amuleto de buena suerte, una protección contra el mal, una forma de sentir siempre a María a nuestro lado.

Así es como el Papa Francisco nos lleva al redescubrimiento de esta maravillosa oración:

El Arcángel Gabriel se dirige a María y la llama “llena de gracia” (Lc 1,28). De la misma manera nos dirigimos a la Virgen María cuando oramos: Dios te salve María, llena de gracia.

El Papa Francisco explica el significado de esta apertura: en María “no hay lugar para el pecado, porque Dios siempre la ha elegido como la madre de Jesús y la ha preservado del pecado original”.

Continuando dirigiéndose a María, Gabriel agrega: “El Señor está contigo

El Papa Francisco explica que, como el Señor ha estado con María, así que puede ser con todos nosotros, si estamos dispuestos a recibir Su palabra y seguir Sus dictados.

Es como si Dios adquiriera carne en nosotros. Él viene a habitar en nosotros, porque toma morada en aquellos que le aman y cumplen su Palabra. No es fácil entender esto, pero, sí, es fácil sentirlo en el corazón […] ¿Pensamos que la encarnación de Jesús es sólo algo del pasado, que no nos concierne personalmente? Creer en Jesús significa ofrecerle nuestra carne, con la humildad y el valor de María”.

El ángel continúa y le dice a María: “Bendita tú eres entre todas las mujeres

Recordamos que María era una chica humilde y modesta, probablemente incapaz de entender completamente el plan de Dios, el destino que Él tenía reservado para ella. Y, sin embargo, no dudó en aceptarlo. ¿Qué la hace tan especial, bendita entre las mujeres? Simplemente su simplicidad

A la pregunta de cómo eligió seguir su fe María, el Papa Francisco responde: “La vivió en la sencillez de las mil ocupaciones y preocupaciones cotidianas de cada mamá, como proveer al alimento, al vestido, la atención de la casa… Precisamente esta existencia normal de la Virgen fue el terreno donde se desarrolló una relación singular y un diálogo profundo entre ella y Dios, entre ella y su Hijo.”

La oración continúa: “Bendito el fruto de tu vientre, Jesús

María no se limitó a consentir que el Hijo de Dios se convirtiera en carne y sangre en su vientre. “Primero concibió la fe y luego el Señor”, dice el Papa Francisco. Su elección no es pasiva, ella primero acepta el Espíritu Santo en el corazón y luego en el vientre. “Como, a nivel físico, recibe el poder del Espíritu Santo pero después da la carne y la sangre al Hijo de Dios que se forma en Ella, así, en el plano espiritual, acoge la gracia y corresponde a ella con la fe”.

La segunda parte de la oración del Avemaría se abre con una nueva invocación a Nuestra Señora, que ahora se llama: “Santa María, Madre de Dios

Como dijimos antes, ser Madre de Jesús la hace única entre nosotros, los hombres y Dios. El Papa Francisco dice: “nos precede y continuamente nos confirma en la fe, en la vocación y en la misión. Con su ejemplo de humildad y de disponibilidad a la voluntad de Dios, nos ayuda a traducir nuestra fe en un anuncio del Evangelio gozoso y sin fronteras”.

Incluso la petición “Ruega por nosotros pecadores” está vinculada al papel de María como intermediaria entre nosotros y Dios, la madre de todos los hombres, infinitamente buena y misericordiosa, atenta a nuestras necesidades, siempre dispuesta a aconsejarnos. El Papa Francisco dice: “Este es el don del consejo. Ustedes mamás que tienen este don, pídanlo para sus hijos. El don de dar consejo a los hijos es un don de Dios”.

El Papa concluye su explicación del Avemaría explicando el último versículo: “Ahora y en la hora de nuestra muerte

El Papa dice que debemos confiar en ella “para que Ella, como Madre de nuestro hermano primogénito, Jesús, nos enseñe a tener su mismo espíritu materno hacia nuestros hermanos, con la capacidad sincera de acoger, perdonar, dar fuerza e infundir confianza y esperanza. Esto es lo que hace una mamá”.

Siguiendo el ejemplo de María, aceptando la carga que Dios ha elegido para nosotros, ya hemos comenzado en un camino impracticable, pero eso nos garantizará la salvación, y en cada instante, ahora y en la hora de nuestra muerte, nuestra Madre celestial estará a nuestro lado.

Esta visión de Nuestra Señora como la madre de todos fue realzada por el Papa Francisco a lo largo de su pontificado. En particular, en 2013, al final de la Misa celebrada el 13 de octubre en San Pedro, con motivo de la Jornada Mariana, consagró el mundo entero a la Virgen de Fátima. Esta consagración se informa en el libro del Papa dedicado a Nuestra Señora “María. Madre de todos”.

Acto de Consagración a la Virgen de Fátima

 Bienaventurada María Virgen de Fátima,

con renovada gratitud por tu presencia maternal

unimos nuestra voz a la de todas las generaciones

que te llaman bienaventurada.

Celebramos en ti las grandes obras de Dios,

que nunca se cansa de inclinarse con misericordia hacia la humanidad,

afligida por el mal y herida por el pecado,

para curarla y salvarla.

Acoge con benevolencia de Madre

el acto de consagración que hoy hacemos con confianza,

ante esta imagen tuya tan querida por nosotros.

Estamos seguros de que cada uno de nosotros es precioso a tus ojos

rosario madonna fatima centenario de la aparición
Rosario Virgen de Fátima centenario de la aparición plata

y que nada de lo que habita en nuestros corazones es ajeno a ti.

Nos dejamos alcanzar por tu dulcísima mirada

y recibimos la consoladora caricia de tu sonrisa.

Custodia nuestra vida entre tus brazos:

bendice y refuerza todo deseo de bien;

reaviva y alimenta la fe;

sostiene e ilumina la esperanza;

suscita y anima la caridad;

guíanos a todos nosotros por el camino de la santidad.

Enséñanos tu mismo amor de predilección

por los pequeños y los pobres,

por los excluidos y los que sufren,

por los pecadores y los extraviados de corazón:

congrega a todos bajo tu protección

y entrégalos a todos a tu dilecto Hijo, el Señor nuestro Jesús.

Amén.