La Candelaria: historia y curiosidades

La Candelaria: historia y curiosidades

La Candelaria, la historia de una fiesta con grandes sugerencias que tiene sus raíces en los ritos precristianos vinculados al triunfo de la luz. Veamos qué simboliza para los creyentes y por qué.

La Candelaria, historia de una fiesta con mil matices. La Fiesta de la Candelaria, celebrada por los católicos el 2 de febrero, ha adquirido diferentes significados a lo largo de los siglos.
Nacida como una celebración Mariana, conmemoraba la Purificación de la Virgen, pero más tarde se convirtió en una fiesta Cristológica, centrada en la figura de Jesús y su reconocimiento como Salvador del mundo.
No menos importante es la dimensión popular de esta fiesta, atestiguada por proverbios y costumbres, vinculados en particular al paso del invierno a la primavera que representa este día. Por nombrar unos cuantos: “Que la Candelaria llore o cante, invierno atrás y adelante”, o “Cuando la Candelaria llora, el invierno está fuera“.

Una fiesta vinculada al triunfo de la luz sobre la oscuridad, como lo demuestra la tradición de bendecir y encender cirios y velas, pero también un pasaje simbólico que determina el final de las vacaciones navideñas y el comienzo del camino pascual.

La Candelaria, historia de una fiesta con muchos significados religiosos y simbólicos, que esperamos ayudarte a descubrir.

Por qué encender una vela en la iglesia

Te puede interesar:

¿Por qué encender una vela en la iglesia?
Encender una vela en una iglesia es un signo tangible de fe. De la vela bautismal la luz como símbolo del amor hacia Dios.


Por qué se celebra y cuándo

Candelaria es un término popular con el que se recuerda y se celebra el día de la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén. De hecho, de acuerdo con la ley de Moisés, los padres tenían que acompañar al primogénito varón al templo, cuarenta días después de su nacimiento, para presentarlo oficialmente. Nuestra Señora y San José lo hicieron por el pequeño Jesús, y cuarenta días después de Navidad lo llevaron a Jerusalén.

Este episodio de la vida de Jesús lo cuenta Lucas (Lc 2,22-39) y la Iglesia Católica lo celebra el 2 de febrero, pero también lo celebran la Iglesia Ortodoxa y algunas iglesias protestantes.

Según Lucas, con motivo de la presentación de Jesús en el templo, un anciano llamado Simeón, que había esperado por mucho tiempo la venida del Mesías y había tenido la promesa de Dios de que no habría muerto sin verlo, vio al Niño Jesús, lo tomó en sus brazos y dijo: “Según tu palabra, Soberano Señor, ya puedes despedir a tu siervo en paz. Porque han visto mis ojos tu salvación, que has preparado a la vista de todos los pueblos: luz que ilumina a las naciones y gloria de tu pueblo Israel” (Lucas 2,29-32)

En la práctica, Simeón había reconocido al tan esperado Mesías en Jesús. Pero, sus revelaciones no terminan ahí. Dirigiéndose a José y María, sorprendidos por su gesto, continuó diciendo:  Este niño está destinado a causar la caída y el levantamiento de muchos en Israel, y a crear mucha oposición, a fin de que se manifiesten las intenciones de muchos corazones. En cuanto a ti, una espada te atravesará el alma.” (Lucas 2,34-35)

Una profetisa, Ana, hija de Fanuel, que había llegado en ese momento, a su vez comenzó a alabar a Dios y a hablar del niño como el Redentor.

El curioso nombre que ha asumido la fiesta se debe al hecho de que, con motivo de esta celebración, se bendicen las velas, que luego se distribuyen a los fieles. Estas velas representan a Jesús, la luz del mundo, parafraseando las palabras que el viejo Simeón dijo tomando a Jesús en sus brazos: “Porque han visto mis ojos tu salvación, que has preparado a la vista de todos los pueblos: luz que ilumina a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.” (Lc 2,30-32)

Originalmente, la fiesta de la Candelaria se llamaba Ipapante, palabra griega que significa encuentro, en referencia al encuentro entre la Sagrada Familia y Simeón y Ana en el templo. Se ha atestiguado desde el siglo IV, en Oriente, y posteriormente, gracias al Papa Sergio I, también se extendió en Occidente. Se celebraba encendiendo cirios y velas en abundancia.

La dimensión del encuentro con Jesús sigue siendo un elemento muy importante de esta fiesta. La presentación en el templo de Jesús coincidió con su reconocimiento por parte de Simeón y Ana, dos personas que siempre han estado esperando su venida. Pero también está la revelación hecha a María, la profecía sobre el futuro de su hijo y el inmenso dolor que tendrá que sentir, esa espada que traspasará su alma.

Historia

Al igual que muchas fiestas religiosas, la Candelaria también ha evolucionado con el tiempo. Podemos hablar de Candelaria, historia de una fiesta que reúne en sí misma muchas fiestas y tradiciones diferentes.

En el pasado, antes de la reforma litúrgica que siguió al Concilio Vaticano II, la fiesta de la Candelaria se llamaba Purificación de la Santísima Virgen María. Esta definición, sin embargo, ignoraba por completo el origen de la fiesta, es decir, la presentación de Jesús en el Templo y el encuentro con Simeón, quien primero lo aclamó como la luz del mundo.

La elección del nombre Candelaria deriva, en cambio, de los ritos anteriores, de la similitud de la práctica del Lucernario en las vísperas del rito romano, que preveía el encendido de una lámpara al atardecer para simbolizar la luz de Cristo que derrota la oscuridad y el pecado.

Pero esta fiesta también es probable que se derive de las celebraciones precristianas que tenían el triunfo de la luz sobre la oscuridad como su denominador común y, en consecuencia, implicaban el uso de antorchas y lámparas.

Pensamos en la tradición romana de las Lupercales, con sus antorchas con poder purificador. Las Lupercales se celebraban precisamente en febrero, lo cual, para los romanos, era muy importante desde un punto de vista religioso y simbólico, como el último mes de invierno.  En particular, era dedicado a los ritos de purificación y fertilidad, tanto que el verbo latino februare, “purificar”, dio el nombre al mes. El mismo verbo también deriva del nombre de un dios etrusco del inframundo, Februus, quien en esta época del año era venerado con sacrificios.

También en el mundo romano en las calendas de febrero (en los primeros días del mes), se celebraba la Diosa Februa, o Juno Februata, en honor de la cual se encendían antorchas.

Otra fiesta antigua similar a la Candelaria es el festival celta de Imbolc, que sancionaba la transición entre el invierno y la primavera, entre la oscuridad y la luz.

La purificación de María

Mencionamos en el párrafo anterior cómo hasta el Concilio Vaticano II (1962-1965), pero aún hoy por la forma extraordinaria del rito romano, la recurrencia del 2 de febrero se llamaba Fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen María. Según la tradición judía, una mujer era considerada impura durante los cuarenta días posteriores al nacimiento de un hijo varón. Al final de este período, durante el cual no podía tocar nada sagrado o entrar en santuarios, tenía que ir al templo para purificarse.

Aquí está la referencia a la purificación descrita en Levítico: “Cuando una mujer conciba y dé a luz un niño, quedará impura durante siete días, como lo es en el tiempo de su menstruación. Al octavo día, el niño será circuncidado. La madre deberá permanecer treinta y tres días más purificándose de su flujo de sangre. No tocará ninguna cosa santa, ni irá al santuario, hasta que termine su período de purificación”. (Lev 12,2-4)

La fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen María sancionaba el fin de las celebraciones navideñas y abría el nuevo período litúrgico para la Pascua.

Velas litúrgicas

Te puede interesar:

Velas litúrgicas: cuándo y por qué son importantes
La luz siempre ha tenido un significado muy profundo e imprescindible para los hombres.

Esta tradición vinculada a la purificación de la Virgen se extendió especialmente en Occidente, al menos hasta la reforma litúrgica decretada por el Concilio Vaticano II, que en cambio quiso cambiar la centralidad del rito de la madre al Hijo Redentor, Luz del Mundo. De una visión mariana a una visión cristológica, por lo tanto. Sin embargo, el recuerdo de la fiesta de la Candelaria como Fiesta de la purificación permanece en parte en algunas costumbres populares. Por ejemplo, en el pueblo siciliano de Chiaramonte, las mujeres suben a la cima de la montaña, un día antes de la fiesta, y se purifican con rocío.