¿Por qué encender una vela en la iglesia?

¿Por qué encender una vela en la iglesia?

Encender una vela en una iglesia es un signo tangible de fe. De la vela bautismal, a las velas votivas, la luz como símbolo del amor hacia Dios.

Ya hemos hablado previamente de la importancia de la luz en la religión cristiana, y de la importancia de las velas encendidas en la iglesia que se expresan en esta visión de la luz como una manifestación del amor de Dios. El cirio pascual, la vela bautismal, la vela llevada por los novios con motivo de la boda, las velas encendidas alrededor del ataúd de un difunto, son simplemente algunos ejemplos del uso que se hace de las velas litúrgicas en las ceremonias religiosas.

La luz como manifestación de Dios, por lo tanto, como Su primera manifestación, ya que es la primera cosa que Él ha creado, en su infinita bondad y sabiduría, y con ella ha hecho visible el resto de la Creación. La luz como símbolo de Cristo, quien dijo de sí mismo: “Yo soy la luz verdadera”, y que para nosotros todos personifica la Luz de Dios que ilumina al mundo, que derrota a la muerte y obliga a la oscuridad a retirarse. Durante el Bautismo, el sacramento que sanciona la entrada del nuevo cristiano en su vida religiosa, el padre o el padrino enciende la vela para el bautismo, tomando la llama del cirio pascual que arde cerca de la pila bautismal o del altar para la ocasión. De esta manera hacen que el niño se convierta en un hijo de luz, destinado, con su vida, sus acciones, su fe, para alimentar ese fuego de amor ardiente para saludar su renacimiento. El cirio pascual, por otro lado, recuerda la Resurrección, la nueva vida que comienza con la pérdida del pecado, gracias al sacrificio que Jesús hizo por todos nosotros.

Luz manifestación de Dios.

Pero hay una dimensión más íntima, relacionada con la práctica de encender una vela en la iglesia, algo que concierne a de cada creyente, y su diálogo silencioso con Dios. Una vela encendida se convierte en el símbolo del fuego divino que arde en cada uno de nosotros, la expresión de un ardor que nos inflama, nos calienta, nos convierte en parte integral de esa Luz de la cual Jesús es un símbolo, pero de la cual todos nosotros, como cristianos, somos parte. Entonces, cada vez que compramos velas votivas, cada vez que, vamos a la iglesia, nos detenemos a encender una vela a la Virgen, o en la capilla dedicada a un Santo al que nos sentimos particularmente cercano, hacemos un gesto de amor hacia Dios, hacia Jesús, hacia su Santa Madre, y este amor hecho del fuego vibrante de esa pequeña llama, pero sobre todo de la devoción que nos impregna, de la oración que susurramos al realizar ese simple gesto, adquiere un inmenso valor simbólico. Por supuesto, no se trata solamente de encender la vela, o de la capacidad de obtener un lugar de honor en el candelero de la iglesia, ¡tal vez apagando la vela de otra persona para obtener una posición privilegiada! Si lo hacemos pensando en otra cosa, con la mente que ya persigue todo lo que nos espera fuera de la iglesia, los compromisos, los pensamientos, las preocupaciones, es mejor que no lo hagamos. Ciertamente no es ver una llama encendida lo que hace a Dios satisfecho o complacido. ¡Él creó la luz, no necesita nuestra vela!

Velitas no goteantes
Velitas no goteantes Paquete 100 piezas

Todo reside en el espíritu con el que realizamos este gesto de devoción y fe, del significado que lo cubrimos, desde el momento de comprar la vela, hasta su encendido, hasta cuando la colocamos sobre su soporte. Precisamente con este punto de vista, el uso de las velas eléctricas de iglesia no quita nada de la solemnidad y lo sagrado de nuestro sacrificio. Las velas eléctricas pueden ser un poco menos atractivas desde el punto de vista estético, pero tienen muchas ventajas en términos de seguridad y limpieza, y su uso es tan agradable a Dios como el de las velas tradicionales. Por supuesto, lo mismo se aplica a las velas alimentadas con cera líquida, que pueden rellenarse y que también son, en cierto modo, más seguras. Aún por estas razones, no es necesario gastar una fortuna para comprar velas enormes o especialmente decoradas. Una vela tan grande como la vela bautismal no nos garantizará una mayor gracia, y también será bastante difícil de colocar.

Pero hay más. Encender una vela en una iglesia, o sostener una vela encendida durante una procesión, o un ritual comunitario, tiene una función unificadora profunda. En estas ocasiones nuestro amor se vuelve coral, como un himno cantado al unísono por muchas voces festivas. No estamos sólo nosotros, no sólo hay nuestra llama oscilante, sino que nos convertimos en parte de una unión hecha de amor y calidez, tantos fragmentos de luz que se calientan en el ardor de la fe, en la mirada infinitamente benevolente y brillante de Dios.

Una vez más, la vela simboliza la luz del conocimiento, que puede guiarnos a través de la oscuridad. Un conocimiento que reside únicamente en la palabra de Dios, guía y faro en el camino de aquellos que creen y confían en Él. La ignorancia, la incapacidad de recibir esta conciencia, condenan la alma a la oscuridad y la muerte, en las que esa solamente puede vagar sin esperanza

La vela es, por lo tanto, un símbolo, un medio para expresar nuestro amor, nuestra devoción. No es el fin. Acompaña la vida de los fieles incluso fuera de la celebración litúrgica, manifiesta la intención de orar a Jesús, a Nuestra Señora, a los Santos, más bien, podemos decir que encender una vela prolonga la oración, ¡la amplifica! También puede ser una solicitud de ayuda, una súplica silenciosa con la que tratamos de atraer la atención de Alguien que está más arriba, que puede ayudarnos con un estímulo, una bendición. En una palabra, encender una vela es un signo tangible de fe, especialmente si está acompañado por una oferta que, aunque pequeña, manifiesta un sacrificio personal que sólo puede ser apreciado por quienes lo reciben.

También hay Fiestas relacionadas con las velas. Pensemos en la religión judía, con el encendido de las velas el viernes por la noche, para celebrar el inicio del Shabat, o la Fiesta de Janucá, la Fiesta de las Luces o Luminarias, con motivo de la cual cada noche durante ocho días consecutivos se enciende una vela que conmemora la consagración de un nuevo altar en el Templo de Jerusalén. En la religión católica podemos considerar a la Candelaria como la “fiesta de las velas”. Esta fiesta se celebra cuarenta días después de Navidad y recuerda la Presentación del Jesús en el templo. Es una ocasión de fiesta, durante la cual, entre otras cosas, se bendicen muchas velas, que luego se encienden para celebrar a Jesús como el portador de la Luz, pero también para celebrar el fin del invierno, porque, según las antiguas tradiciones campesinas, de aquí en adelante nos fijamos en la primavera que vendrá.

¿Dónde se pueden comprar velas votivas para encender en la iglesia?

Se encuentran fácilmente en tiendas de artículos religiosos, en las tiendas que a menudo se levantan cerca de las basílicas, los baptisterios. En los últimos años, la venta en línea de velas se ha extendido mucho, y hay tiendas de comercio electrónico con una gran variedad de velas de todo tipo, desde simples velas de iglesia, a cirios pascuales, hasta velas de Adviento, para ser encendidas en vista de la Navidad.