Desde el cubre cáliz hasta el corporal, todos los tejidos de la Liturgia

Desde el cubre cáliz hasta el corporal, todos los tejidos de la Liturgia

Los servicios para la misa son complementos que siempre están presentes en las celebraciones religiosas. Vamos a conocerlos mejor y descubrir lo hermosos que pueden ser.

A veces damos por sentado ciertos objetos que pertenecen al ceremonial de la Misa, pero que quizás toman un poco el segundo lugar en comparación con otros objetos litúrgicos, como el cáliz o la patena, y con el mobiliario sagrado en general.

Estos son los servicios para la misa o servicios de altar, también llamados conjuntos de altar o conjuntos de misa.

Realizados de tela, suelen ser cuatro piezas coordinadas entre sí: el corporal, la palia, el purificador y el manutergio.

También hay otros objetos litúrgicos en tela que se pueden combinar con estos cuatro, como el mantel de altar, el amito y otros.

Aquí está en detalle lo que es:

  • Corporal (se trata de un paño de forma cuadrada, un poco rígido, generalmente de lino almidonado, pero como veremos también con otros tejidos. Se utiliza doblado durante la celebración de la Misa para cubrir el cáliz. Durante el Ofertorio está tendido en el altar para recibir la patena y el cáliz de la Eucaristía. Debido a que “sostiene” el cuerpo de Cristo, ha tomado este nombre);
  • Palia (también llamada hijuela, es un cuadrado de tela, generalmente blanco. Suele ser almidonada, pero puede tener una textura dura y blanda. Se utiliza para cubrir el cáliz, sobre el cual también se coloca el corporal doblado, y la patena. Esto evita que el polvo o los insectos contaminen su contenido antes de la Consagración.);
  • Manutergio (o paño litúrgico, è es una toalla blanca rectangular de varios tamaños. Es utilizado por el sacerdote antes de la Misa y luego durante el Ofertorio para el Lavado de las manos);
  • Purificador (es un rectángulo de tela, que puede tener varias dimensiones. Lo utiliza el sacerdote durante la celebración litúrgica para limpiar la patena antes de colocar la hostia sobre ella, para limpiar el cáliz antes de llenarlo y para secarlo al final de la comunión, para secarse los labios después de beber).

Estos paramentos, precisamente por su importancia en la celebración litúrgica, no pueden ser piezas ordinarias de tela. Deben ser de calidad, elaborados con tejidos finos, o al menos con cuidado.

Los colores de los servicios para la misa también son muy importantes. Hablamos de ello en un artículo anterior sobre la importancia de los colores en la liturgia católica y su significado. Los paramentos litúrgicos de los sacerdotes católicos durante las celebraciones religiosas y las numerosas vestiduras sagradas que utilizan difieren según una gama de colores que tienen un significado simbólico preciso. Los principales colores litúrgicos, codificados en el Rito Romano en 1969, son cuatro: blanco, verde, rojo y morado.

Los colores en la liturgia católica

Te puede interesar:

Los colores en la liturgia católica y su significado
Los colores de las vestiduras litúrgicas recuerdan el tiempo litúrgico o la ocasión festiva presente.

El blanco simboliza la alegría y la pureza derivadas de la Fe y la Resurrección, y está vinculado en particular a la adoración de Jesús y la Virgen. Se utiliza prácticamente todos los días, independientemente del tiempo litúrgico y la festividad actual.

El verde es un símbolo de esperanza, constancia y escucha.
El morado o púrpura simboliza la penitencia, la espera y el luto y, por lo tanto, se usa durante el Adviento y la Cuaresma, o para las Misas de difuntos.

El rojo simboliza la pasión de Cristo y se usa para las vestiduras litúrgicas el Domingo de Ramos, Viernes Santo, Pentecostés, etc.

Otros colores no han sido codificados, pero están igualmente presentes en las vestimentas sagradas y también en los servicios de altar, o al menos en sus decoraciones y bordados, como el azul, el color Mariano por excelencia, o el oro, que simboliza la majestad.

Aquí hay más información sobre los conjuntos de altar que puedes encontrar en nuestra tienda. Todos los elementos están disponibles tanto en conjuntos como vendidos individualmente.

Los tejidos de los servicios para la misa

Anteriormente, los servicios masivos estaban hechos principalmente de lino, la fibra natural más resistente que existe. Hoy en día existen conjuntos de misa hechos con muchos otros tipos de tejidos, cada uno con sus propias características.

Lino

Todavía muy usado, es ligero y siempre elegante. Sus ventajas incluyen que se seca muy rápidamente y esto permite un lavado frecuente sin riesgo de daños. La textura regular lo hace especialmente adecuado para bordados en punto cruz y otros bordados de hilo contado, y esto también es una gran ventaja para realizar las preciosas decoraciones de los servicios de misa.

Algodón

Suave y con elevadas propiedades de absorción, incluso el algodón es especialmente adecuado para secar bien las manos del sacerdote y el cáliz. De aspecto brillante, se puede lavar a mano o en lavadora sin problemas particulares.

Poliéster mixto algodón

Algunos conjuntos de misa modernos están hechos en parte de poliéster y en parte de algodón. El poliéster es muy resistente especialmente al desgarro y la abrasión y no requiere mucha atención. También tiene la ventaja de ser bastante elástico y no se arruga.

Seda, raso y tejidos finos

Desde la antigüedad, los tejidos finos como la seda y el raso también se han utilizado para vestimentas sagradas y para servicios de misa. Se trata de tejidos lisos, suaves al tacto y brillantes que comunican de inmediato la elegancia y el refinamiento del producto. Sin embargo, a diferencia de los tejidos anteriores, todos muy delicados, estos requieren un mayor cuidado para mantener intactas sus características de brillo y suavidad.

cubre caliz tejido cortado con laser
cubre caliz tejido cortado laser
Cubre cáliz tejido cortado con láser
Compra Ahora
palia mariana raso bordado mano
palia mariana de raso bordado a mano
Palia Mariana de raso bordado a mano
Compra Ahora
servicio altar algodon bordado
servicio de altar algodon bordado cruz blanca plata
Servicio de altar algodón bordado cruz blanca plata
Compra Ahora
juego completo 100 lino pan y pescados
Juego completo 100% lino pan y pescados
Compra Ahora

Decoraciones y tipo de bordado de los servicios de altar

Los servicios para la misa también difieren en el tipo de decoración con el que se embellecen.

En primer lugar, el dobladillo, que puede ser con vainica o simple, hecho a mano o a máquina.

El bordado también se puede realizar a máquina o a mano, según la calidad del artículo, pero también según el tema representado. Hay servicios de altar decorados con diseños sencillos como pequeñas cruces blancas sobre fondo blanco o diseños más elaborados. Por regla general, los bordados representan los símbolos de la liturgia: la cruz, el cáliz, las uvas, las espinas, la Eucaristía, el símbolo IHS dorado, la paloma o los símbolos marianos. Las diferentes simbologías se adaptan perfectamente a la sensibilidad y preferencia de cada uno y al tiempo litúrgico.

La palia

Entre los elementos que componen el servicio para la misa, la palia, o cubre cáliz, merece un análisis aparte.

La palia puede tener diferentes formas, redonda o cuadrada. Además, se puede realizar con un tejido más o menos rígido, como el lino almidonado o el poliéster.

Algunos modelos incluso tienen cartón o un pequeño panel de plástico en su interior, lo que permite que la palia permanezca rígida. El cartón se puede quitar gracias a las cómodas aberturas para facilitar el lavado. En algunas palias particulares y con labores importantes, el cartón no se puede quitar, para no dañar el objeto.

Otra peculiaridad, presente solamente en algunos modelos, es la esquina plastificada. De hecho, algunos modelos tienen una de las esquinas cubierta con plástico. Esto permite al celebrante atrapar la palia sin que el tejido se ensucie o se desgaste con el tiempo.

Algunas palias cubre cáliz son decididamente más valiosas que otras, no solamente por la tipología de tejido utilizado, sino sobre todo por los bordados decididamente más elaborados y realizados exclusivamente a mano.

Esta tipología de producto, dado su valor precioso, también puede convertirse en una idea de regalo para una ocasión especial: un seminarista que se convierte en sacerdote, un sacerdote que celebra un aniversario particular, etc.