El Bautismo: el significado, los símbolos y cómo organizarlo

El Bautismo: el significado, los símbolos y cómo organizarlo

El bautismo es el primero de los Sacramentos, el que sanciona el verdadero nacimiento de un cristiano. Gracias al Bautismo, somos purificados del Pecado original y nos convertimos en parte de la Iglesia y del cuerpo de Cristo.

Gracias al Bautismo tenemos acceso a los otros sacramentos y comenzamos a emprender el camino del Espíritu. Purificados por el perdón incondicional de Dios, nos convertimos, a todos los efectos, en sus hijos.

La palabra Bautismo proviene del griego βάπτισμα, báptisma, “inmersión”. Eso es exactamente lo que es, una inmersión en agua purificadora. El simbolismo del agua como un medio de purificación ocurre en muchas religiones de la antigüedad. En particular, en el judaísmo era necesario practicar abluciones purificadoras antes de poder acceder al culto. El agua limpiaba el cuerpo y con ella el espíritu de todas las impurezas, lavando y quitando el pecado. Con el tiempo, estas prácticas que contemplaban el agua como un medio de purificación, se extendieron más y más, tomando diferentes formas en diferentes comunidades.

Abluciones rituales y baños purificadores son de alguna manera el preludio del Bautismo como lo conocemos, pero ya en el Antiguo Testamento los hombres habían reconocido el poder salvífico del agua, su ser un instrumento de la voluntad de Dios para salvar a los justos. Pensamos en el Diluvio Universal, o el pasaje del Mar Rojo por Moisés y el pueblo elegido para huir de Egipto

Debemos esperar al Bautismo de Juan el Bautista para encontrar algo que esté más cerca de nuestra idea del Bautismo. De hecho, además de usar la función purificadora del agua, hizo que quienes lo recibieron formaran parte integral de los descendientes de Abraham, la gente que esperaba con fe y esperanza el advenimiento del Mesías. Para acceder al Bautismo de Juan, era necesario arrepentirse de sus pecados e implorar el perdón. Aquellos que lo exigían, tenían que ser conscientes del alcance de esta elección en su vida y comprometerse a perpetuarla hasta el final. El mismo Juan declara que su Bautismo es solo provisional, que es el preludio del Bautismo que traerá el Mesías: un Bautismo hecho con agua esperando eso hecho con el fuego.

Cuando Jesús apareció a Juan para recibir el Bautismo, realmente acepta su propio destino. Al salir del agua, Jesús ve el cielo abrirse y el Espíritu Santo aparecer en forma de paloma, mientras desde el cielo se oye una voz: “Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto”. El Espíritu Santo desciende sobre él, invirtiéndolo en su papel, transformándolo en el Cordero de Dios. Es el comienzo de una nueva vida y la premonición de la muerte, que conducirá a la Resurrección. El destino de un hombre y de toda la humanidad se logra en las orillas del Jordán, en un único gesto de sumisión y humildad destinado a cambiar todo.

El significado del Bautismo cristiano

El Bautismo Cristiano nace con Pentecostés, o con el descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, cincuenta días después de la Resurrección de Jesús.

Como el Bautismo de Jesús en las aguas del Jordán representó el comienzo de su ministerio entre los hombres, el Pentecostés, el Bautismo de fuego del Espíritu Santo, representa el comienzo de la misión de los Apóstoles y, en todos los aspectos, el comienzo de la Iglesia cristiana. Según lo ordenado por Jesús, a partir de este momento Pedro y los otros discípulos comienzan a predicar la necesidad de arrepentirse de sus pecados y recibir el Bautismo para obtener el perdón y el don del Espíritu Santo.

El Bautismo cristiano implica la inmersión en agua o, alternativamente, la aspersión de agua en la cabeza. La inmersión en el agua simboliza la muerte de Jesús, mientras que emerge de ella la Resurrección. En el agua, el pecado muere, como muere simbólicamente el cuerpo que está contaminado por él.

Este gesto simbólico, seguido de la imposición de las manos del celebrante, sanciona la liberación de todo pecado y la investidura del Espíritu Santo.

A partir de este momento, el fiel se unirá a Cristo, en su muerte, resurrección y glorificación. El hombre viejo ya no existe, ahora hay un hombre nuevo, un cristiano libre del mal y un verdadero miembro de la Iglesia. En todos los sentidos, se convirtió en un Hijo de Dios, renació por medio del agua y del Espíritu, fue regenerado por el Espíritu Santo, iluminado por la luz de Cristo y salvado de la oscuridad del pecado, que es parte del nuevo pueblo de Dios.

Los símbolos del Bautismo

El bautismo, como todos los Sacramentos, implica el uso de elementos materiales, palabras y canciones, gestos simbólicos y signos no verbales que todos juntos dan a luz a esta celebración preciosa e imprescindible en la vida de un cristiano.

En particular, vale la pena examinar algunos elementos simbólicos:

  • El agua de inmersión
  • El crisma
  • Óleo de los catecúmenos
  • La luz de la vela
  • La vestidura blanca

El agua, como se mencionó anteriormente, tiene la función de purificar el bautizando, lavar de su cuerpo y su alma cada signo de pecado. El agua es universalmente reconocida como el símbolo de la vida por excelencia. Es el elemento que refresca y nutre la tierra, para permitirle dar sus frutos. Hace que todo sea limpio, y también lava nuestra alma de toda mancha.

El crisma sirven para consagrar y sancionar la entrada del bautizando en la gran familia de la Iglesia. Es un aceite perfumado y consagrado. Usado no solo para el Bautismo sino también para la Confirmación y la ordenación sacerdotal. En el Bautismo se usa para ungir la cabeza del bautizando, imprimiéndole una especie de sello que lo consagra a su nuevo papel. En la Confirmación, el sacerdote traza una cruz en la frente del confirmando como símbolo del Espíritu Santo que desciende sobre él para infundirle la fuerza de ser un ‘soldado’ de Cristo. En la Ordenación se usa para ungir las palmas de las manos de los presbíteros y las frentes de los obispos.

Junto con el óleo de los enfermos y óleo de los catecúmenos es bendecido una vez al año por el obispo durante la misa crismal del Jueves Santo y luego distribuido a cada parroquia.

También el óleo de los catecúmenos tiene una gran importancia simbólica. De hecho, decreta la investidura del bautizando como un luchador de la fe, paladín de la cristiandad. No es coincidencia que en la antigüedad el óleo solía ser utilizado por los atletas para ungir a sus extremidades antes del entrenamiento y por los luchadores para escapar del agarre de los oponentes. Con el óleo de los catecúmenos, el sacerdote traza una cruz en el pecho y otra entre las escápulas del bautizado. Simboliza la fortaleza en la lucha contra las tentaciones, una especie de escudo contra el pecado.

La vela que se entrega a los padres o el padrino del bautizando simboliza a Cristo, la luz del mundo, con la esperanza de que Él ilumine al niño y permita que aquellos que lo aman y lo apoyan, lo acompañen en la fe. Simboliza la ayuda que la Iglesia tiene que proporcionar a su nuevo miembro para encontrar su propia luz en el mundo. La luz fue el primer don de Dios, su primera creación. En el Antiguo Testamento era un símbolo de Fe, y con el advenimiento de Jesús, este simbolismo se ha enriquecido con nuevos significados fundamentales en la vida de un fiel. “Yo soy la luz verdadera”, Jesús dijo a sus discípulos: “Vosotros sois la luz del mundo… Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” (Mt 5,16).

La vela o vela bautismal representa el compromiso del cristiano de encontrar la luz de la propia vida de fe, para ser a su vez la luz del mundo a través de sus obras y acciones.

La vestidura blanca se entrega durante el Bautismo como símbolo de una nueva vida, la nueva dignidad que cubre el bautizado. En la antigüedad, quien iba a ser bautizado tenía que usar un vestido nuevo y blanco antes de unirse a los otros fieles en la Iglesia. La vestidura blanca expresa la pureza del alma sin mancha después del Bautismo, el cambio profundo y la renovación interna que el sacramento ha traído a quien lo recibió.

El Bautismo del Código de Derecho Canónico

El Código de Derecho Canónico prevé para el Bautismo el uso de agua bendita y la fórmula aprobada.

El Bautismo para adultos o, en cualquier caso, para niños mayores de siete años requiere un período de catecumenado, que los prepara para el paso al que se enfrentan. Además, para recibir el Bautismo, un adulto debe haber manifestado la voluntad de recibirlo; haber sido educado en la fe y en sus deberes como cristiano; haber dado pruebas de la vida cristiana durante el catecumenado; haberse arrepentido de sus pecados.

Para el Bautismo de los niños se requiere que los padres den su consentimiento y se comprometan a darles una educación cristiana católica. El Código también establece que, en caso de una amenaza de muerte, un niño también puede ser bautizado en contra de la voluntad de sus padres. El Bautismo debe ser impartido por el Ministro ordinario de la parroquia de pertenencia, pero este último puede otorgar permiso a cualquier persona en caso de necesidad.

Cómo organizar el Bautismo

El Bautismo, especialmente el de un niño, es una ocasión importante, la primera gran fiesta para recibir a un nuevo cristiano en su Familia. Hay que celebrarlo de la mejor manera.

En primer lugar,  es necesario ponerse en contacto con su propio párroco y buscar una fecha libre para organizar la ceremonia. Entonces es necesario elegir al padrino y la madrina, que acompañarán al niño en este día especial, pero también todos los días de su vida como Cristiano, enseñándole los valores de la Iglesia.

En la ceremonia, se requerirá un refrigerio, un almuerzo, un buffet, quizás un pícnic o un aperitivo al aire libre, cuando la temporada lo permita, a lo cual se invitarán a familiares y amigos. Tendrá que ser una fiesta alegre, así como de alegre es la ocasión que se celebra. Lo ideal sería que la fiesta refleje al pequeño niño celebrado, o sus padres, su forma de ver la vida y sus esperanzas para el futuro del pequeño.

Qué regalar al bautismo

El día del Bautismo es un día importante. Para el bautizando, porque comienza su nueva vida en el vientre de la Iglesia. Para su familia, que haciéndolo bautizar declara su intención de criarlo de acuerdo con ciertos valores, un camino de vida espiritual bien definido.joyas religiosas

Los regalos para el Bautismo deberían tener en cuenta la importancia de este día y estas intenciones. Deberían tener un valor material, pero sobre todo simbólico, y acompañar al niño en su vida recién iniciada.
Están bien seguramente los regalos útiles, para el niño y los padres, desde cochecitos y sillas de paseo, hasta un set de comida o de baño para bebé. Los regalos religiosos también pueden ser adecuados porque simbolizan el comienzo de un viaje religioso y espiritual: medallas sagradas, pequeños íconos religiosos, la efigie del Ángel de la Guarda. Regalos preciosos, joyas religiosas en oro y plata, pueden ser objetos importantes para preservar, pero igualmente bien aceptados, serán los regalos más simples y originales, tal vez hechos por aquellos que conocen bien a sus padres y saben que ellos podrían apreciar un regalo extravagante, pero apropiado, para su bebé.

La elección de la bombonera para el Bautismo

La bombonera para el bautismo tiene la intención de recordar a las personas que participarán, la alegría de este día especial. Hay todos los gustos y todos los materiales, desde tela hasta papel, decoradas con cristales de Swarovski, acompañadas por pequeñas esculturas que representan ángeles o pequeños animales. Incluso en esto, como en otros aspectos de la organización del Bautismo, es correcto hablar con el corazón y elegir algo significativo, que hable del bebé y su familia. Hermosas también las bomboneras hechas en casa, para las mamás que tienen tiempo y una buena destreza manual: bolsas bordadas a mano, objetos pequeños en masa de pan o de fimo. Serán recuerdos bonitos y muy personales.