El Santuario de Padre Pío en San Giovanni Rotondo

El Santuario de Padre Pío en San Giovanni Rotondo

¿Qué impulsa a miles de personas a visitar el Santuario de Padre Pío en San Giovanni Rotondo cada año? Conocemos mejor uno de los sitios de peregrinación más famosos del mundo.

Padre Pío de Pietrelcina es probablemente una de las figuras más emblemáticas de la historia del Cristianismo moderno. La devoción reservada para él, ya cuando todavía estaba vivo, adquirió dimensiones impresionantes después de su muerte. Mérito de su fama de taumaturgo, que ha ido más allá de su muerte corporal, incitando a miles de personas que sufren a visitar cada año los lugares que lo han visto vivir y practicar, en primer lugar, el Santuario erigido en San Giovanni Rotondo, en la provincia de Foggia, al que está dedicado este artículo.

Ya hemos hablado de Padre Pío en muchas ocasiones, dedicándole artículos que han tratado de profundizar diferentes aspectos de su sorprendente parábola humana y espiritual. En particular, en el artículo sobre Padre Pío y la orden de los Frailes Menores Capuchinos, hemos recorrido la aventura humana y espiritual de este hombre nacido y vivido entre dos siglos, desde su temprana vocación religiosa, favorecida por la profunda devoción de su madre, al servicio sacerdotal que comenzó a los 23 años, a la visión y los estigmas, que el Fraile recibió precisamente en San Giovanni Rotondo, en el convento donde Jesús mismo le había sugerido que se detuviera, para cuidar su mala salud. El convento que aquí se ubicaba y que albergó al futuro santo, se convirtió, desde entonces, en un destino para peregrinaciones de todo el mundo, no solamente para los fieles y los enfermos, sino incluso para los políticos y la realeza de toda Europa. Después de la Segunda Guerra Mundial se desarrollará alrededor del convento y la figura de Padre Pío un verdadero ‘culto al santo viviente’, que nunca se detuvo, y que, después de su muerte en 1968 y su canonización en 1999 y beatificación en 2002, se ha incrementado cada vez más.

Padre Pío y la orden de los Frailes Menores Capuchinos

Te puede interesar:

Padre Pío y la orden de los Frailes Menores Capuchinos
¿Qué hace a Padre Pío, hoy en día conocido como San Pío da Pietralcina, un personaje tan venerado y celebrado, desde que estaba vivo, y sin embargo también tan discutido?

En otro artículo, Padre Pio y su oración favorita, nos enfocamos en la oración que Padre Pio recitaba para aquellos que acudían a él en busca de consuelo y ayuda, es decir una Novena Eficaz Al Sagrado Corazón De Jesús, compuesta por Santa Margarita María Alacoque, monja francesa y mística que vivió en el siglo XVII.

En ambos casos, lo que para nosotros ha sido importante subrayar, más allá de la historia humana, no sin sombras y contradicciones, del Fraile de Pietrelcina, es el poder espiritual de este hombre aparentemente apacible y tranquilo, que sabía cómo encender los corazones de fervor religioso y calmar el espíritu más atormentado con unas cuantas palabras, con su simple mirada. Como todos los Frailes Capuchinos, Padre Pío eligió dedicar su vida a la contemplación y la oración, sin evitar el contacto con las personas, de hecho, haciendo de su presencia dentro del tejido social, cerca de los problemas de las personas, su propia misión. Una vida caracterizada por la pobreza, la obediencia y la castidad, pero también dominada por una profunda empatía y capacidad de ponerse en contacto con las personas, de hablar con cada uno en el lenguaje más fácil de entender y accesible. Frailes del pueblo, frailes del mundo, los Capuchinos.

Padre Pío y su oración favorita

Te puede interesar:

Padre Pío y su oración favorita
Padre Pío es una figura que durante mucho tiempo ha sido controvertida y discutida en el contexto de la Iglesia Católica…

Qué es un Santuario

Una vez más, es necesario abrir el diccionario para obtener una respuesta aproximada a esta pregunta. Establece que el santuario es un “lugar que ha adquirido un carácter sagrado debido a la manifestación o presencia de la divinidad, o porque está conectado a eventos y fenómenos considerados sobrenaturales; en la antigua religión judía, la parte más profunda y más sagrada del templo, es decir, el sancta sanctorum; en la tradición cristiana, lugar de devoción vinculado a eventos o manifestaciones divinas de la Virgen, los santos y los mártires; también, parte de la iglesia donde se conservan reliquias o imágenes milagrosas, que por lo tanto es objeto de veneración particular y destino de peregrinaciones“.

Hay muchos santuarios famosos en España, Italia y en el mundo, lugares llenos de misticismo y esperanza, que cada año atraen a peregrinos de todo el mundo.

En cuanto a Italia, sería realmente difícil identificar un criterio que defina cuáles y cuántos son los santuarios más importantes. Hay muchos, dispersos en todas las regiones, desde el santuario mariano de Loreto, que albergaría los restos de la casa de María de Nazaret, traída allí por los ángeles, hasta el santuario de Pompeya, dedicado a la Virgen del Rosario, desde la iglesia de Monte Berico, teatro de apariciones de la Virgen en 1426 y 1428, hasta el Santuario de Monte Sant’Angelo, en la provincia de Foggia, el único santuario en el mundo que no ha sido consagrado por el hombre, sino directamente por el Arcángel Miguel, solamente por nombrar algunos.

En cuanto al resto del mundo, mencionaremos solamente algunos de los santuarios marianos más famosos y visitados, verdaderos puntos de referencia de la devoción popular a través de los siglos. Pensemos en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en Francia, el de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en Portugal, el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, en la Ciudad de México, al que hemos dedicado un artículo reciente.

Nuestra Señora de Guadalupe

Te puede interesar:

Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México
La Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe está dedicada a la Virgen de Guadalupe, la protectora de todos los pueblos de habla hispana…

Santuario de Padre Pío en San Giovanni Rotondo

Pero hablemos del Santuario de Padre Pío en San Giovanni Rotondo. Se encuentra en la montaña de San Giovanni Rotondo, en el espolón del Gargano, en Apulia, no lejos del convento donde vivió y trabajó Padre Pío durante la mayor parte de su vida. Es una de las iglesias más grandes de Italia y se construyó casi en su totalidad gracias a las ofrendas y legados de los fieles. Iniciado en 1994, fue inaugurado el 1 de julio de 2004.

El edificio, diseñado por el arquitecto Renzo Piano, tiene la forma de una concha gigantesca que se desarrolla en espiral a partir del gran pilar central, de acuerdo con proporciones geométricas perfectas. La estructura se eleva en dos pisos: el inferior está dividido en segmentos de 10° cada uno, y alberga principalmente las salas de conferencias, las salas de recepción para peregrinos y las áreas de servicio. El piso superior consta de tres áreas distintas: la sala litúrgica, dividida en tres grandes naves semicirculares sostenidas por 21 arcos que convergen hacia el pilar central; la capilla de la Eucaristía y la sacristía. Dos grandes arcos, uno al lado del otro, saludan la llegada de los peregrinos a la iglesia. Uno alberga una vidriera de colores que recuerda el tapiz medieval francés de Angers, y cuenta el Apocalipsis de San Juan en 84 paneles. El otro, más pequeño, es la entrada real.

Toda la estructura está construida en piedra de Apricena, una piedra caliza que se extrae en Apulia en las laderas del Gargano. Además de la construcción de los arcos, pilares y estructuras portantes, la piedra de Apricena también constituye el mobiliario litúrgico y el piso.

El gran parvis, conectado a la iglesia por la enorme vidriera con las escenas del Apocalipsis, y la avenida de entrada son una parte integral del complejo arquitectónico. El parvis es triangular y está delimitado por el campanario horizontal original, un muro equipado con 12 campanas y adornado con 8 águilas con alas abiertas, listas para volar hacia la Iglesia, así como una mancha de 24 olivos. 12 tinas de piedra, de forma trapezoidal, canalizan el agua a una gran pila bautismal octogonal. El parvis también tiene un gran altar móvil para celebraciones al aire libre. El pavimento de piedra de Apricena en el parvis se inclina suavemente hacia la iglesia. Toda la superficie exterior mide 8000 m² y, además de los olivos ya mencionados, está adornada con muchos otros árboles y arbustos: cipreses, pinos, madroños, arbustos de mirto, lavanda, hiedra. Una gran cruz hecha de piedra de Apricena se eleva con vistas al Gargano.Santuario de Padre Pío en San Giovanni Rotondo

A primera vista, la iglesia tiene una imponente doble cubierta de madera y placas de cobre pre-oxidado. La cubierta inferior es una tapa de madera, que cubre toda la estructura, mientras que una segunda capa de madera laminada cubierta con cobre pre-oxidado, forma nueve capas superpuestas. La estructura parece muy grande en el interior, pero en realidad tiene solamente 16 metros de altura, y esta pequeña altura, combinada con las placas de cobre pre-oxidado, permiten que no sea demasiado invasiva para el paisaje, conformándose agradablemente a él.

Mobiliario litúrgico hecho por algunos de los mejores artistas italianos contemporáneos decoran el interior. Por nombrar sólo algunos, hay obras de Arnaldo Pomodoro, Giuliano Vangi y Floriano Bodini, autores respectivamente del altar y la cruz de bronce, el ambón y el gran tabernáculo octogonal.

Por último, un tramo de escaleras conduce a la cripta, que alberga los restos del Santo, y está decorada con mosaicos de Marco Ivan Rupnik.

Logo del Jubileo de la Misericordia

Te puede interesar:

Logo del Jubileo de la Misericordia: qué es y quién lo diseñó
El logo del Jubileo extraordinario de la misericordia fue concebido y diseñado por un artista y un religioso que supo cómo inculcar…

El 23 de septiembre

El 23 de septiembre, aniversario de la muerte de Padre Pío de Pietrelcina, el santo se celebra con solemnes ceremonias y conmemoraciones. Las novenas de preparación y las vigilias de oración a menudo también se organizan en las salas en el piso inferior del Santuario de San Giovanni Rotondo. Los Frailes Capuchinos también organizan procesiones durante las cuales la reliquia del cuerpo del Santo se lleva al parvis del santuario y a la iglesia, para que los peregrinos puedan expresar su devoción.