Qué es el libre albedrío y su significado

Qué es el libre albedrío y su significado

¿Qué es el libre albedrío? ¿Qué implicaciones tiene en la vida del hombre en general y del cristiano en particular? Conocemos mejor este concepto filosófico y teológico que ha influido tanto en la historia del pensamiento ético y religioso humano.

A la pregunta “¿Qué es el libre albedrío?” la mayoría de las personas probablemente responderían a la libertad de elegir qué hacer en una circunstancia determinada. Esta respuesta no es incorrecta, incluso si está un poco limitada para resolver un concepto tan crucial para la historia y el desarrollo de la humanidad. De hecho, el concepto de libre albedrío precede al advenimiento del cristianismo, aunque a lo largo de los siglos ha encontrado, en el contexto del pensamiento filosófico y teológico cristiano, un terreno infinitamente fértil para la discusión y el debate.

Entonces, ¿qué es el libre albedrío?

Buscando la definición de libre albedrío en el Diccionario Filosófico, leemos en primera instancia: Capacidad de elegir libremente, en actuar y juzgar.

Por lo tanto, el libre albedrío es la condición del pensamiento en virtud de la cual cada individuo puede determinar con absoluta autonomía el propósito de sus acciones. Ninguna fuerza externa que entre en juego, ninguna entidad superior que sostiene las cuerdas de destino. Todos los aspectos de la actuación y el pensamiento de un hombre se reducen a un acto de voluntad.

Pero, ¿cómo es posible conciliar una tal reivindicación de libertad con el concepto de Dios omnisciente y omnipotente presente en la religión cristiana? ¿Qué es el libre albedrío para un cristiano?

¿Destino o libre albedrío?

El problema no sólo está relacionado con la religión. La historia del pensamiento filosófico es atravesada por el debate sobre qué determina el destino del hombre, sobre la presencia o no de factores sobrenaturales, como el destino, o naturales, y en este caso hablamos de determinismo. Sin mencionar la predestinación o el fatalismo.
Muchos filósofos y pensadores se han preguntado, a lo largo de la historia de la humanidad, sobre la posibilidad de que parte de la vida humana, o incluso su totalidad, pueda o no ser predeterminada incluso antes del nacimiento del individuo.

Si permanecemos en un contexto religioso, debemos preguntarnos sobre la existencia o no de una divinidad, de una voluntad superior que otorga la libertad de elegir a sus criaturas, en cambio, en un contexto ético, debemos preguntarnos sobre el concepto de responsabilidad, es decir, sobre el hecho de que un hombre debe o no dar cuenta de sus acciones, en el caso de que esas estén determinadas por algo externo a él. Nuevamente, en el contexto científico, el análisis se centraría en determinar si la mente humana tiene alguna interferencia con los eventos, o si todo está confiado totalmente a la aleatoriedad.

El libre albedrío en la Biblia

¿Qué es el libre albedrío según las Sagradas Escrituras? En la Biblia leemos que Dios, en su omnipotencia, sin embargo, elige no preestablecer todo. En particular, Él creó al hombre a Su imagen y semejanza, dándole la posibilidad de trascender su instinto y elegir en qué dirección mover sus acciones. De hecho, es precisamente la posibilidad de elegir, el libre albedrío, lo que nos hace hombres completos, porque depende de nosotros y solamente de nosotros dirigir nuestros pensamientos y acciones a Dios y Su voluntad, sin ninguna constricción. Hay muchas citas bíblicas que subrayan la importancia del libre albedrío, que en el Antiguo Testamento se considera una gran responsabilidad, así como un gran regalo que Dios ha dado a sus hijos predilectos. Por lo tanto, el libre albedrío en la Biblia implica, por un lado, la libertad de elegir e, por el otro, la responsabilidad de elegir correctamente.

El concepto de libre albedrío para Dante

A todo el que se le da mucho, también mucho se le exigirá (Lc 12,39-48). Esta declaración del Evangelio de Lucas es emblemática para comprender la visión de Dante Alighieri, el poeta de la Divina Comedia, con respecto a la cuestión del libre albedrío. Dante, un hombre de intelecto, pero también de acción, tenía un profundo desprecio por una categoría de hombres en particular: los ignavos, es decir los indiferentes, aquellos que a pesar de tener la libertad y la capacidad de elegir cómo actuar, renuncian a ella por miedo o pereza o debilidad, y dejan que otros elijan por ellos. Él los desprecia hasta el punto de dedicarles palabras muy duras en el tercer canto del infierno, donde los encuentra en el llamado Vestíbulo. Estos son hombres y mujeres que durante la vida nunca han actuado en el Bien o el Mal, sino que se han limitado a seguir la masa, sin tomar posición, permaneciendo neutrales. La condena que el poeta establece para ellos es ejemplar: dado que no fueron lo suficientemente malos como para merecer las penas del infierno, pero ni siquiera lo suficientemente bueno para poder ascender al Paraíso, deben correr desnudos por la eternidad persiguiendo una insignia blanca (su incapacidad para decidir), mientras las avispas y las moscas los pican y los gusanos comen su sangre y sus lágrimas. Virgilio, acompañando a Dante lejos de esas figuras tristes, lo insta:

No tienen ni esperanza de la muerte,

y es su ciega existencia tan escasa,

que envidian de otros réprobos la suerte.


No hay memoria en el mundo de su raza;

caridad y justicia los desdeña;

¡no hablemos de ellos; sino mira y pasa!

infierno dante alighieri
Infierno – Dante Alighieri

La condena de Dante es clara y severa: ¡ay de aquellos que, habiendo recibido la libertad de elegir, el libre albedrío, la abandonan para seguir el camino más fácil. Renunciar a la libertad, y las responsabilidades que se derivan de ella, es equivalente a renunciar a la propia dignidad humana.

Libre albedrío para San Agustín

Dios, quien te creó sin ti, no te salvará sin ti (San Agustín, Sermo CLXIX, 13)

Para San Agustín, la Gracia divina juega un papel preponderante en el destino del hombre con respecto al libre albedrío, que el filósofo también reconocía. En la práctica, Dios creó al hombre libre para elegir. El hombre ha elegido el mal, cometiendo el Pecado original.

Desde ese momento, Dios, que es omnisciente y que siempre ha sabido que el hombre, dejado libre, habría pecado, continúa dejándolo en plena libertad, sin interferir con su libre albedrío. Entonces Dios deja al hombre libre para pecar. Sin embargo, precisamente porque Dios sabe quién se salvará y quién no, él ilumina a los hombres mostrándoles lo que es bueno, lo que es malo, y dándoles la fuerza para actuar bien a través de la Gracia.
Por lo tanto, para San Agustín el hombre es libre. Dios, en su presciencia divina, le deja la libertad de hacer el bien o el mal, dando a algunos, a través de Grace, la oportunidad de salvarse. La voluntad de Dios precede a la del hombre, sin imposiciones y, por lo tanto, es la voluntad humana de querer hacer el bien lo que hace que cada individuo sea digno o no para ser salvado. Sin embargo, ningún hombre puede salvarse solamente con su propia voluntad. Es la gracia divina lo que lo ayuda. “Entonces, ¿quién podrá salvarse?”. Jesús, mirándolos, les dijo: “Para los hombres eso es imposible, pero para Dios todo es posible”. (Mateo 19,25-26)
Pero, ¿cómo decide Dios a quién iluminar con gracia y quién no? Esto trasciende de la posibilidad del juicio humano. Ciertamente, el hombre no puede permitirse el lujo de criticar a Dios, ya que no tiene las herramientas para comprender Su voluntad y Su plan, como recordaba Pablo de Tarso: “¿Quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios? ¿Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela: “Por qué me hiciste así?”. ¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso para uso honorable y otro para uso ordinario?” (Romanos 9,20-21).

Para San Agustín, por lo tanto, el libre albedrío requiere el auxilio de la Gracia, ya que el hombre tiene derecho a elegir el bien, pero desde el momento en que se separó de Dios perdió la capacidad de implementarlo.

Libre albedrío para Lutero

Martín Lutero, padre y defensor de la Reforma Protestante, basó en las palabras de San Agustín, su concepto de libre albedrío, o más bien, de la negación del mismo: el albedrío esclavo.

El cisma protestante atacó el concepto de libre albedrío desde el principio. De hecho, para los padres del Protestantismo, la existencia humana se basa en la predestinación absoluta. Ninguna posibilidad de elección, ningunas variables vinculadas a nuestras decisiones, a nuestras acciones. Paradójicamente, Lutero y Calvino basaron esta declaración en el pensamiento de San Agustín sobre el libre albedrío. Pero hay diferencias. Es cierto que San Agustín veía la primera elección equivocada del hombre en el Pecado original, con el consiguiente alejamiento de Dios, pero nunca afirmó que el Pecado original había aniquilado la naturaleza humana, reduciendo al hombre a un animal en presa de su instinto y destinado a sucumbir a la voluntad de Dios o del Demonio sin poder hacer ninguna elección. “La voluntad humana es puesta en medio cual bestia [Dios y Satanás] de carga: si se sienta encima Dios, quiere lo que Dios quiere y va en la dirección que Dios le indica, […]; sí se sienta encima Satanás, quiere lo que Satanás quiere y va en la dirección que Satanás le indica. Y no está en su libre elección correr hacia un jinete u otro y buscarlo, sino que los jinetes mismos se disputan su adquisición y posesión”. (Lutero, De servo arbitrio).martin lutero

Por lo tanto, Martín Lutero niega la existencia del libre albedrío, reduciendo toda la vida humana a la predestinación. El hombre no tiene esperanza, su voluntad de hacer el bien no vale nada. Solamente la fe puede salvar al hombre, la fe en un Dios que lo empuja hacia la salvación en lugar de la condenación. Después de él, Juan Calvino, otro padre de la Reforma, desarrolló una visión aún más determinista, según la cual solamente la Providencia determina el destino del hombre, independientemente de sus méritos. El hombre sólo puede captar los signos de benevolencia divina en lo que puede hacer bien durante su vida.

Libre albedrío según Erasmo de Róterdam

Erasmo de Róterdam se opuso al pensamiento Luterano. Aunque admite que el Pecado original ha dañado la naturaleza humana, sin embargo, afirma la necesidad, por parte del hombre, de ser libre, porque si no fuera así, la Gracia, la justicia y la misericordia de Dios no tendrían sentido. Según Erasmo, por lo tanto, el hombre debe ser libre de aceptar o rechazar la Gracia divina, pero debe darse cuenta de que no puede hacerlo solo.

siete pecados

Te puede interesar:

El significado de los siete pecados capitales
¿Cuál es el significado de los siete pecados capitales? ¿De dónde vienen, cómo se definieron en la historia? ¿Por qué son precisamente 7?

Erasmo usa un padre y un hijo como ejemplo. El hijo pequeño quiere tomar una fruta en un árbol, pero no podría alcanzarla si el padre no lo levanta en sus brazos. Así, la ayuda del padre (Gracia) le permite al hijo (hombre) obtener lo que anhela (salvación). Sin el padre, el hijo ni siquiera habría visto la fruta en las ramas. Por lo tanto, sin la Gracia divina, el hombre no puede hacer nada, a pesar de que lo mueva una fuerte voluntad.

Erasmo dice que, a pesar del Pecado original, todavía hay libre albedrío en el hombre, lo que le permite decidir en qué dirección moverse, hacia el bien o el mal. Sin embargo, también afirma que el hombre puede hacer el bien y el mal solamente con el consentimiento de Dios, y Dios le da la Gracia al hombre para ayudarlo a elegir. En particular, la Gracia interviene en la primera y última fase de la acción humana, que podemos dividir en: inicio, desarrollo y resultado final. Por lo tanto, la Gracia afecta al hombre en la intención, en la voluntad de hacer, y le permite lograr lo que ha establecido. El cómo, sin embargo, se define por el libre albedrío del hombre.