Los buenos modales en Navidad: las reglas a seguir en vista de la Navidad

Los buenos modales en Navidad: las reglas a seguir en vista de la Navidad

¿Cómo se pone la mesa durante las fiestas navideñas? ¿Como comportarse? ¿Como vestirse? ¿A quién está bien dar regalos y de qué tipo? ¿De qué deberíamos hablar (o no hablar) alrededor de la mesa de Navidad? Unas normas de etiqueta para Navidad pueden ayudar.

¿Por qué hablamos de normas de etiqueta navideña? Parece extraño, pero la Navidad no se trata solamente de crear la atmósfera correcta en tu hogar, con adornos, luces, velas y música adecuada. Ni siquiera se trata de cocinar manjares, quizás ofreciendo recetas familiares transmitidas por generaciones, y que todo el mundo espera degustar con motivo de las Fiestas. Los días festivos crean una situación anómala en muchos sentidos, obligando a las personas que no se ven con regularidad durante el resto del año a reunirse en el mismo lugar, alrededor de la misma mesa interactuando. Esto puede generar fácilmente tensión y vergüenza, lo cual es bueno saber cómo manejar y prevenir. La convivencia forzada, los almuerzos interminables, los temas de conversación incómodos, los regalos inapropiados pueden generar incidentes diplomáticos, con el riesgo de arruinar la fiesta para todos. Es recomendable armarse de una dosis extra de paciencia y diplomacia para gestionar todas estas situaciones sin volverse loco y poder disfrutar al máximo de la ocasión festiva. Algunas sencillas reglas de etiqueta navideña pueden ayudar.

La Navidad entonces, tal como la vivimos hoy, se transmite a través de toda una serie de convenciones más o menos explícitas, el tipo de reglas que todo el mundo conoce, o debería saber, aunque en muchos casos es difícil recordar por qué se siguen. Aún así, existen reglas reales de comportamiento, una etiqueta navideña que se debe seguir, para evitar malentendidos desagradables o simplemente para hacer que las fiestas sean realmente especiales.

Felicitaciones de Navidad e invitaciones para las Fiestas

invitaciones para las Fiestas
Vivimos en una época dedicada a la velocidad, a la inmediatez. Todos se quejan de la falta de tiempo para dedicarse a sí mismos y a sus seres queridos, perdiendo de vista que, muy a menudo, se pierde mucho tiempo, demasiado en las redes sociales. La comunicación también adolece de esta contradicción. Es cada vez más raro recibir cartas largas, incluso por correo electrónico. En la mayoría de los casos, ya sea por trabajo o por placer, nos limitamos a mensajes breves a través del chat o SMS, que a menudo no son demasiado precisos desde el punto de vista gramatical.

Quizás no todo el mundo siente la falta de intercambios de correspondencia largos y articulados, pero creemos que hay caminos intermedios razonables y que, al menos en determinadas ocasiones, es buena idea dedicar un tiempo a escribir un mensaje escrito con el corazón, pensando sobre la persona que lo recibirá, y tratar de hacerlo de la mejor manera posible. Una de estas ocasiones es sin duda la Navidad. Incluso si no sientes nostalgia por las tarjetas de felicitación en cartulina de colores, escritas a mano y enviadas a familiares y amigos, nadie te impide aprovechar las nuevas tecnologías de forma específica y original. Los mensajes estándar para las felicitaciones navideñas, tal vez copiados de la red y enviados a todos nuestros contactos, o a todos los amigos de Facebook, son realmente tristes. Es cierto que personalizar el mensaje para cada una de las personas que conocemos requiere tiempo y esfuerzo, pero al menos para los más cercanos a nosotros vale la pena un poco de esfuerzo. Recibir un mensaje de saludo escrito de manera distraída, sin que el pensamiento del remitente se haya demorado ni siquiera un momento en nosotros, duele más que no recibir nada.

Entonces, si queremos enviar felicitaciones navideñas por mensaje o correo electrónico, respetamos las reglas de etiqueta navideña y tratamos de transmitir un poco de pasión en el frío del medio tecnológico.

Alternativamente, existen los sistemas antiguos. Sigue siendo una gran emoción abrir el buzón y encontrar un sobre que contiene una tarjeta de felicitación, con unas palabras escritas con sincero cariño, con un pensamiento profundo. Es parte de esa atmósfera navideña de la que hablamos en un artículo anterior, hecha de calidez, emoción, sugerencias reconfortantes.

Atmosfera navidena 768x511

Te puede interesar:

Recrear la atmósfera navideña: 10 objetos que no pueden faltar
La atmósfera navideña proviene de una alquimia única y especial, hecha de expectativa, esperanza secreta, una dulce nostalgia por el pasado…

Y si hay una forma y una oportunidad, nada mejor que estar en persona, quizás frente a un chocolate o un plato de dulces navideños, para intercambiar saludos y abrazarnos, o, al menos una llamada telefónica, lo que nos permite un contacto remoto, pero real, con las personas que amamos.

Lo mismo ocurre con las invitaciones para enviar a quienes queramos invitar a una fiesta de Navidad. Ya sea que se comuniquen a través de una nota escrita, por correo electrónico o por teléfono, lo importante es que estén escritos con el corazón, y que contengan toda la información útil para la ocasión: fecha, hora, lugar, estilo de la ocasión, para darles a todos una forma de organizarse.

Si somos los invitados a una ocasión similar, está estrictamente prohibido presentarse trayendo a alguien que no esté incluido en la invitación, ¡a menos que nos encargáramos antes de notificar a la anfitriona de su presencia!

Dar la bienvenida a los invitados a la casa

Dar la bienvenida a los invitados a la casa
Aquí estamos. Se han enviado las invitaciones, la mesa está puesta y la casa está lista para recibir invitados. ¿Y nosotros lo somos? La etiqueta navideña viene en nuestra ayuda.

La Navidad es una celebración de amor y armonía, o al menos debería serlo. Es normal que también nos encontremos lidiando con familiares y amigos con los que nos encontremos en desacuerdo por cualquier motivo, o simplemente personas a las que no les caemos bien. Al menos en esta ocasión intentamos dejar de lado el rencor y la rabia. Si realmente no podemos enterrar el hacha de guerra, tratemos de mantener una actitud cortés, para no perturbar una ocasión alegre y no incomodar a nadie. Para evitar que esto suceda, también es importante elegir temas de conversación que no creen tensión y no susciten controversias innecesarias. Pueden ser problemas personales o políticos, sociales que podrían herir la sensibilidad de los demás. Si nos damos cuenta de que la conversación va a la deriva peligrosamente en esa dirección, tratemos de dar un buen ejemplo y corregir el tiro, será apreciado por todos los comensales. Al fin y al cabo, somos nosotros quienes los hemos invitado a nuestra casa, es justo que sean recibidos con calidez y espíritu navideño, de lo contrario hubiera sido más correcto no quererlos con nosotros.

Damos la bienvenida personalmente a los invitados cuando llegan a nuestra casa, tomando sus abrigos y acompañándolos a la sala donde se realizará la fiesta. Hagamos que se sientan a gusto e inmediatamente envueltos en una atmósfera de calidez y afecto. Lo que vamos a compartir no es una fiesta cualquiera, sino una fiesta de amor. Será importante que quienes entren a nuestra casa lo sientan, incluso antes de poder apreciar las decoraciones y la buena comida. Una sonrisa sincera valdrá más que cualquier regalo costoso.

Si hay niños es bueno que tengan un espacio dedicado a ellos. La Navidad es una fiesta especialmente querida para ellos, no podemos obligarlos a sacrificarse todo el día. Si son numerosos y si es posible, lo ideal sería poner una mesa solamente para ellos, con un menú goloso y atento a sus necesidades y gustos. Y si después de comer quieren jugar, que lo hagan, siempre dentro de los límites de la buena educación y la armonía colectiva. No tiene sentido obligar a un niño a sentarse a la mesa hasta la noche. Después de todo, todos tienen derecho a pasar la Navidad en paz y serenidad. Corresponderá a los padres poner freno a los más ruidosos, y al anfitrión ofrecerles juegos que los mantengan ocupados y tranquilos.

En cuanto a la disposición de los invitados en la mesa, si celebras la Navidad con tus familiares cercanos probablemente no la necesites, pero si organizas una fiesta con más invitados, decides de antemano qué asientos asignarles. También será una excusa para tener unas bonitas tarjetas de lugar que enriquecerán la mesa de tu fiesta. Evita acercar a personas que puedan tener conflictos por algún tema espinoso. Lo ideal es crear un buen equilibrio, asegurarse de que nadie se sienta excluido y combinar a las distintas personas para crear espacios de conversación y cordialidad.

La mesa de la Fiesta: ¿cómo ponerla?

mesa de la Fiesta
Durante las fiestas la mesa no es un simple soporte alrededor del cual comer. Se convierte en el núcleo alrededor del cual se reúne toda la familia, el centro de la casa, desde donde debe desprenderse la atmósfera navideña. Por lo tanto, la mesa de Navidad debe ser más refinada de lo habitual, con un lindo juego de platos y vasos, y algunas decoraciones, tarjetas de lugar hechas con acebo, o pequeños adornos en forma de ángel o Papá Noel, y un bonito centro de mesa, quizás con velas para encender durante la comida, para calentar aún más el ambiente. Los colores que serán más populares serán el blanco, el rojo, el dorado, el verde, pero sin exceder, y sin que sea difícil para los comensales sentarse a la mesa, debido a la sobreabundancia de decoraciones.

En cuanto a la comida, que sea abundante y sabrosa, pero no te condenes a pasar todas las fiestas en la cocina, mientras los demás están alrededor de la mesa. Es una fiesta para todos, incluso para los que cocinan, y los que vienen a tu casa a celebrar la Navidad ciertamente no lo hacen solamente para comer. Asegúrate de que ninguno de tus invitados padezca intolerancias o que en general no puedan comer determinados alimentos, y ajusta el menú teniendo en cuenta las necesidades de todos. También evita servir alimentos que puedan ser difíciles de comer para algunos invitados y que los avergüencen.

Una regla preciosa y esencial: no traer teléfonos celulares a la mesa. Al menos durante el almuerzo de Navidad tratamos de concentrarnos en los que están frente a nosotros. Ciertas ocasiones no deben darse por sentadas y deben disfrutarse al máximo.

Algunas reglas curiosas:

  • El pan nunca debe cortarse, sino partirse con las manos.
  • El panetón debe presentarse entero en la mesa, con un cuchillo para cortarlo.
  • El pandoro, por otro lado, debe ofrecerse ya en rodajas, que luego se pueden dividir aún más.

Regalos

regalos
Así como para saludos o invitaciones, evita comprar regalos triviales, aptos para todos, simplemente para no causar una mala impresión en caso de que alguien te haga un regalo y te encuentres con las manos vacías. Los regalos de Navidad son una costumbre, pero no deberían ser una obligación y mucho menos una fuente de estrés, como suele ocurrir. Das con alegría y con la misma alegría que recibes, incluso si el regalo que has desenvuelto no es exactamente emocionante. El espíritu es más importante que la sustancia, en estas ocasiones, y elegir cuidadosamente qué regalar a quienes amamos debe ser un momento de felicidad y satisfacción, no de ansiedad y descontento. No al reciclaje, especialmente si no recordamos quién nos dio un objeto en particular. Correríamos el riesgo de devolverle a la persona en cuestión el mismo don, obviamente no apreciado, que nos dio hace dos años, creando una situación de vergüenza inmanejable. Nunca nos presentemos con las manos vacías, especialmente si nos han invitado a algún lugar. Entre los regalos más agradecidos encontramos una planta, un centro de mesa, una tarta casera. También un bonito regalo religioso si sabes que la persona interesada lo agradecería. Puedes encontrar algunas ideas en nuestro artículo anterior.

10-Ideas-para-hacer-un-regalo-religioso-en-Navidad-768x511

Te puede interesar:

8 Ideas para hacer un regalo religioso en Navidad
Navidad, tiempo de regalos. De hecho, para algunos la carrera ya ha comenzado, porque hay que estar preparados, y no hacer…

Si, por el contrario, somos nosotros los que damos la bienvenida a los invitados a la casa durante las fiestas, nos aseguramos de que todos tengan un pequeño paquete para desenvolver, en el momento del intercambio de regalos. Evitamos los obsequios que son demasiado caros, que podrían avergonzar a alguien o crear vergonzosas disparidades entre los invitados. Y recordemos agradecer, siempre y en todo caso, en persona, con una llamada telefónica o con un mensaje (¡siempre escrito con el corazón!).