Vestimenta del clero: la elegancia simple del clergyman

Vestimenta del clero:  la elegancia simple del clergyman

Simplicidad y sobriedad: así es como uno se espera que se vista un sacerdote. Vestiduras prácticas, que le permiten identificarlo de inmediato por lo que es, por el papel que desempeña. Pero, ¿qué define la vestimenta del clero hoy?

¿Cuál es el hábito eclesiástico más apropiado para el sacerdote moderno?

En el pasado, la indumentaria eclesiástica estaba regulada por leyes estrictas y codificadas. Los sacerdotes y los frailes se identificaban fácilmente por las vestiduras que llevaban. Incluso, era posible comprender de inmediato a qué orden religiosa pertenecía un hombre de Iglesia desde el tipo de vestimenta que usaba, del color de la túnica o del hábito, por el hecho de que llevaba un escapulario o una capucha, y así sucesivamente.

Con el advenimiento de la modernidad, estas reglas también han cambiado. Los sacerdotes de hoy necesitan poder moverse con practicidad, cumplir con sus deberes como guías espirituales, pero también poder prestar ayuda y apoyo en asuntos mucho más prácticos y terrenales a los fieles que se les confían.

Al mismo tiempo, sin embargo, el sacerdote debe, con su apariencia y su vestimenta, continuar expresando su pertenencia a la Iglesia y a Dios, encarnando de alguna manera la presencia de Dios entre los hombres.

El artículo 284 del Código de Derecho Canónico establece: “Los clérigos han de vestir un traje eclesiástico digno, según las normas dadas por la Conferencia Episcopal y las costumbres legítimas del lugar”.

El papa Juan Pablo II en sus enseñanzas escribió: “La preocupación por la querida diócesis de Roma me trae a la mente numerosos problemas, entre los cuales parece digno de consideración, por sus consecuencias pastorales derivadas, el relacionado con la disciplina del hábito eclesiástico. Muchas veces, en reuniones con sacerdotes, he expresado mis pensamientos sobre esto, destacando el valor y el significado de este signo característico, no solamente porque contribuye al decoro del sacerdote en su comportamiento externo o en el ejercicio de su ministerio, sino sobre todo porque destaca en la Comunidad eclesiástica el testimonio público de que cada sacerdote debe dar su propia identidad y pertenencia especial a Dios”.

Por lo tanto, el uso de ropa sacerdotal es una manera de recordar a sí mismos y a los demás su propio papel, su cercanía espiritual a Jesús. El impacto psicológico y social es fuerte, en aquellos que conocen a un hombre de iglesia, porque es como si estuviera llevando alrededor un testimonio viviente de Dios.

No obstante, muchos sacerdotes son intolerantes a la vestimenta religiosa y se niegan a usar incluso el alzacuello eclesiástico. Sin embargo, esto ya sería suficiente para que el sacerdote sea identificable con facilidad e inmediatez. El alzacuello eclesiástico se introdujo en el siglo XIX. Originalmente era de algodón o lino blanco y estaba abotonado alrededor del cuello, por encima de la ropa. Hoy en día, los alzacuellos a menudo están hechos de plástico y pueden reemplazarse por el alzacuello parcial, metido debajo del cuello de la camisa o la sotana, de modo que sólo se vea una pequeña porción.

Entre las vestimentas religiosas, el clergyman responde de manera práctica y funcional a la necesidad de parte de los sacerdotes de combinar la comodidad. Es una prenda sacerdotal compuesta por pantalón, camisa y chaqueta. Por lo general, la chaqueta y los pantalones son negros o grises o azules oscuros. Debajo del cuello de la camisa, del mismo color que el traje, se inserta el alzacuello eclesiástico, o en cualquier caso un alzacuello blanco. En lugar de la chaqueta, en la camisa del sacerdote, se puede usar un chaleco o un suéter simple para ocasiones más informales. El clergyman es una alternativa práctica a la sotana.

El catálogo de Holyart ofrece una rica variedad de vestimenta religiosa en línea. En nuestra tienda encontrarás, de hecho, camisas para sacerdotes y ropa eclesiástica moderna y funcional de cualquier tipo: camisas clergyman, chaquetas, chalecos, jerseys, cárdiganes, forros polares y camisas polo con cuello clergy. Toda la ropa sacerdotal de Holyart está hecha en Italia y está garantizada por la marca Marcellino y otras marcas renombradas. Son productos de excelente mano de obra, elegantes y de ajuste cómodo, que incluyen modelos clásicos en lana, con botones y bolsillos, pero también suéteres modernos con cremalleras y bolsillos y chaquetas en lana, de punto, muy cálidas y prácticas, apropiadas para enfrentar el invierno.

Las camisas clergyman para el clero del catálogo Holyart están disponibles en filafil, un tejido transpirable, ligero y resistente creado con el entretejido de dos hilos de algodón fino, popelina o mixto. Los colores disponibles son gris oscuro, gris claro, azul claro, blanco, negro. Con mangas cortas o largas, todas son de excelente calidad, elegantes y cómodas de llevar, con prácticos bolsillos y botones ocultos en la parte delantera.

Como alternativa a la camisa, el sacerdote moderno puede optar por usar una práctica camisa polo con cuello clergy o cuello ‘civil’. Todas las camisas polo del catálogo de Holyart son realizadas por la empresa de tricotaje Marcellino, con hilos finos y de excelente calidad, para garantizar tejidos ligeros y prácticos, adecuados para usar incluso debajo de una chaqueta. Hay modelos de manga larga y manga corta, todas completamente elaboradas y confeccionadas en Italia.

Por encima de la camisa o camisa polo, el sacerdote puede elegir si usar una chaqueta, un chaleco, un jersey. El tricotaje creado para Holyart por la empresa Marcellino ofrece soluciones para todos los gustos y todas las ocasiones, desde el clásico jersey con cuello en V hasta los cárdigans de lana con botones y bolsillos.

Además de la ropa para sacerdotes, el catálogo de Holyart ofrece broches clergyman, para aplicar a la chaqueta o camisa, para destacar con sobriedad y elegancia en cada situación.